Archive for the ‘TIC EN EDUCACIÓN’ Category

¿Por qué las TIC en Educación? ¿Qué debería hacer la Administración Educativa? 2/2

domingo, octubre 14th, 2012

2.- ¿Qué debería hacer la Administración Educativa?

Tenemos claro que hay que integrar las TIC en la Educación, y en el artículo anterior «¿Porqué las TIC en la Educación?«, hemos dado nuestros argumentos en tal sentido. Presentamos a continuación una panorámica general de las actuaciones que a nuestro juicio deberían realizar la Administración Educativa y los titulares de centros docentes para lograr una adecuada integración de la tecnología en la Educación, y lo que es más importante, la consecuente mejora en la formación de todos los estudiantes.

Afortunadamente, muchas de estas actuaciones – no todas – no sólo se han puesto en marcha desde hace años, sino que también lo han hecho de manera adecuada y con unos resultados aceptablemente buenos, si tenemos en cuenta que siempre nos movemos dentro de unas restricciones económicas que no permiten hacer todo lo que se querría hacer.

Dejamos a discreción del lector, y de los propios responsables de llevar a cabo estas actuaciones, la valoración del sobre hasta qué punto se han hecho bien las cosas, o se están haciendo bien en la actualidad. Sin embargo, en algunos casos sí incluimos en los apartados siguientes nuestro juicio sobre cómo se deberían desarrollar estas actuaciones.

 

1. – Tener un plan. Ante todo es necesario que la Administración Educativa tenga un plan de actuación, que incluirá los aspectos que se enumeran en este artículo y que será evaluado periódicamente para poder introducir los ajustes necesarios y asegurar su eficacia.

Este plan conviene que cuente con la aceptación y compromiso de la comunidad educativa.

2. – Dotación de las infraestructuras adecuadas. Si no tenemos TIC, no podemos usarlas a la Educación, y si queremos usar bien las TIC, es necesario que éstas sean las adecuadas (pe suficiente ancho de banda de Internet…). Habrá tres ámbitos principales de actuación:
– Las infraestructuras que necesita la propia Administración Educativa, con el fin de aprovechar las ventajas que puede comportar la tecnología para mejorar la eficacia y la eficiencia de sus tareas (por ejemplo bases de datos con una amplia y actualizada información sobre todos los centros docentes), y también para facilitar la integración de las TIC en los centros (por ejemplo portal TIC «agrega«, disponer de servidores centralizados que ofrezcan espacio para los blogs docentes y de los centros …)
– Los centros docentes.Se facilitará a los centros docentes infraestructuras tanto para facilitar su gestión administrativa (secretaria…)como para facilitar los procesos de enseñanza, aprendizaje y tutoría.
Y cuáles son estas infraestructuras?En un artículo anterior, «Hoja de ruta (1): integrando las TIC a la Educación … hoy «hacemos una propuesta de los elementos más indispensables, así como sobre prioridades y fases a seguir.

– Los hogares de los estudiantes. También convendrá promover e incentivar que en cada hogar haya por lo menos un ordenador conectado a Internet, elemento indispensable para poder disfrutar también de las ventajas que conlleva vivir en la «Era Internet».

3. – Formación. Para hacer un buen uso de las TIC y poder aprovechar sus aportaciones y ventajas potenciales, es necesario que todos los usuarios tengan una adecuada formación en su manejo y especialmente en las aplicaciones de la tecnología en su campo de actividad. Consideramos aquí cuatro colectivos a los que hay que formar:
– Personal administrativode los centros docentes y de la Administración.
– Profesorado, que requiere una formación no sólo técnica (competencia digital), sino sobre todo sobre «didáctica digital»: actividades de enseñanza, de aprendizaje y de tutoría realizadas con el apoyo de las TIC con unos planteamientos innovadores que faciliten una mejora de los aprendizajes de los estudiantes y de su rendimiento académico.
En el artículo «Hojade ruta (1): integrando las TIC en la Educación … hoy«, ya hacemos una propuesta al respecto, basada en un estudiodel grupo DIM. Además proponemos una formación básica muy práctica y aplicada a la realidad de las infraestructuras de cada centro y de las necesidades del profesorado y del alumnado basada en unos seminarios presenciales – generalmente trimestrales – «in situ» y en la acción de apoyo permanente de uno de los profesores de cada centro que actúa como «profesor asesor». Un buen sistema complementario de formación on-line debe permitir ampliar la formación TIC en profundidad y en temáticas al profesorado que lo desee.

 
No olvidemos que tenemos un preocupante 30% «estructural» de fracaso escolar – desde siempre- al final de la etapa obligatoria, y que sólo si hacemos cosas diferentes (y acertadas, claro) podremos mejorar esta tremenda realidad. Y ahora las TIC nos permiten ensayar nuevas metodologías, nos ofrecen múltiples oportunidades de innovar organizando nuevas actividades de enseñanza y de aprendizaje.
– Alumnado, que deberá desarrollar también su competencia digital e informacional (veraspectos a considerar), con especial atención a la utilidad de los recursos TIC para el aprendizaje autónomo y permanente que necesitará desarrollar a lo largo de toda la vida.
– Familias. Especialmente en los niveles educativos de la enseñanza obligatoria, se debería velar por que la Escuela – quizás con el apoyo de los Ayuntamientos – asegurara una formación digital básica a todos los padres y madres. Además, deberían organizar sesiones informativas para los padres con el fin de orientarles sobre el acompañamiento a sus hijos en los estudios y también sobre el adecuado seguimiento y control del uso que los estudiantes hacen de las TIC en casa.

4. – Recursos multimedia. El hardware requiere software, y si disponemos de dispositivos digitales se trata de aprovechar todo lo que nos puedan aportar: múltiples canales de comunicación interpersonal y entornos para realizar gestiones (compras, estudio, trabajo…) e infinitas fuentes de información y de recursos para el aprendizaje en Internet, entre las que destacaremos los recursos multimedia elaborados especialmente para el mundo educativo. Entre los recursos multimedia que es necesario que los centros dispongan en su sistema informático o en los que puedan acceder a través de los servicios de la web 2.0, distinguimos los siguientes:
– Recursos de apoyo a los entornos educativos: programas para la gestión de escuela, gestión de tutorías, espacio web para el alojamiento de blogs y otros aplicativos (blogs de centro y de los profesores…), editores para la elaboración de materiales didácticos, plataformas educativas…
– Recursos multimedia didácticos:programas y «apps» (aplicaciones para tabletas digitales) sobre temas concretos, plataformas de contenidos educativos, libros de texto digitales… Afortunadamente muchos de estos recursos se pueden encontrar gratuitamente en Internet o en los portalesinstitucionales de la Consejerías de Educación, y además hay una cada vez mejor y amplia oferta del mundo editorial.
Cabe destacar aquí también la excelente labor de algunos profesores que elaboran, recopilan y comparten gratuitamente recursos educativos multimedia, como por ejemplo el colectivo GenMàgicque lidera el profesor Roger Rey.

5. – Personal de apoyo. La integración de las TIC en los centros educativos, genera una serie de trabajos asociados que exigen dedicación y nuevos roles profesionales:
– Técnicos de mantenimiento.Cuando un centro dispone de intranet en todo el centro, plataforma educativa, muchos ordenadores… necesita un técnico a tiempo total o parcial para tener siempre las infraestructuras a punto.
Además puede convenir tener contratado un servicio externo para la reparación de los aparatos más allá de su garantía.
– Coordinador docente TIC.Además de disponer de un técnico de mantenimiento, también será necesario que alguno de los profesores del centro alcance el rol de «coordinador docente TIC» (ver algunas de sus funciones) que también actuará como «profesor asesor» de los compañeros después los seminarios formativos básicos «in situ» para ayudarles cuando sea necesario en el buen uso didáctico de las TIC.
Esta actividad tendrá asignadas unas horas semanales y deberá ser reconocida dentro del plan docente de los profesores que las desarrollen.

6.- I+D+I. La Administración Educativa también debería promover, incentivar y coordinar actuaciones de Investigación, desarrollo e Innovación:
– Investigaciones sobre las posibilidades educativas de determinados recursos TIC. Se hará mediante convenios de colaboración con empresas y universidades.
– Experimentaciones en las aulassobre el uso didáctico de determinados recursos TIC por parte del profesorado especialmente innovador.
– Concursos (unos dirigidos a profesores y otros dirigidos a editoriales) para la búsqueda de «buenas prácticas» en el uso educativo de las TIC y para promover la creación de «buenos materiales didácticos».
– Evaluación de los planes de integración de las TIC que se realicen: dotaciones de infraestructuras y formación, impacto de determinadas tecnologías en los aprendizajes y rendimiento del alumnado …
La Administración deberá realizar actuaciones para que los resultados de todas estas actuaciones tengan una máxima difusión entre la comunidad educativa: a través del portal institucional de la Consejería de Educación, a través de todos los medios de comunicación y en diversas publicaciones educativas y actos presenciales (jornadas, congresos…).
¿Por qué no organizar un evento anual como el BETT inglés?

7. – Ajustes del Sistema Educativo. Los vertiginosos cambios culturales que lideran las TIC y la introducción de nuevas herramientas tecnológicas en la sociedad y en las escuelas, exigirá progresivos ajustes del Sistema Educativo:

 

– Revisar los objetivos educativosde cada etapa. El mundo y la cultura han cambiado mucho en las últimas décadas. Al igual que hace unas décadas las calculadoras nos liberaron de tener que aprender complejas operaciones y de tener que realizar cálculos pesados ​​mentalmente, ahora los dispositivos digitales e Internet nos liberan de tener que memorizar muchos datos y de tener que saber realizar muchas tareas antes imprescindibles... aunque también nos exigen nuevos aprendizajes (la competencia digital y por tratamiento de la información) para poder hacer frente a los requerimientos de la compleja y variable sociedad actual.
Los objetivos de la escuela siempre han sido acercar la cultura a los estudiantes para que éstos puedan desarrollarse en ella como ciudadanos buenos, útiles y felices. Como ciudadanos que puedan adaptarse al medio, y si es necesario, puedan contribuir a transformarlo positivamente. Si la cultura ha cambiado, los objetivos educativos de la escuela también deben cambiar.
– Considerar nuevas metodologíasque se pueden aplicar con el apoyo de los recursos TIC. Ver: «Técnicas didácticascon TIC«

– Modificar los sistemas de evaluación. Hoy, cuando tenemos que hacer cualquier actividad, siempre tenemos a nuestro alcance herramientas para el acceso a la información y para su procesamiento (por ejemplo: tenemos calculadoras, tenemos Internet …) y esto se debe tener en cuenta a la hora de fijar los objetivos educativos, en los procesos de aprendizaje y en la evaluación del alumnado. Ver: «¿Quées el currículum bimodal«
– Considerar ajustes en la organización de los espacios del centro, los alumnos y los tiempos de las actividades educativas que se realizan. Los nuevos objetivos, las nuevas herramientas tecnológicas disponibles, las nuevas metodologías que ahora podemos y conviene aplicar… demandarán muchas veces cambios en las formas tradicionales de compartimentar los espacios de trabajo, la temporalización de las actividades y la manera de clasificar a los alumnos en grupos clase. Y habrá proporcionar orientaciones y facilitarlo.
También habrá que tenerlo muy presente al diseñar nuevos centros docentes.
– Considerar el nuevo papel de las familias (como ente educativo y al mismo tiempo como ente que requiere también una formación continuada) y del entorno del centro, considerando el entorno físico cercano (barrio, ciudad …) y el entorno global a través de Internet.

Y a todo esto hay que añadir la necesidad de que la Administración Educativa ofrezca además un buen servicio de información personal y personalizada – no sólo a través de un espacio web- a profesores, directores de centros educativos, familias y agentes educativos en general sobre todos estos aspectos que se han presentado aquí.
Aunque este servicio tiene un coste, mucho mayor es el coste de tiempo perdido por los agentes educativos cuando necesitan saber algo y no lo encuentran, lo que lleva muchas veces a actuar de manera equivocada y genera aún más malestar y más horas perdidas.
Finalmente destacamos también la conveniencia de tener una buena red social educativa a disposición de todos los profesores, donde también se vehiculen los aspectos relacionados con las actuaciones que aquí hemos descrito: formación, recursos educativos multimedia, planes de actuación en infraestructuras, actuaciones de I + D + I, promoción e incentivación de los ajustes necesarios del sistema educativo…

¿Por qué las TIC en Educación? ¿Qué debería hacer la Administración Educativa? 1/2

martes, octubre 9th, 2012
1.- ¿Por qué las TIC en Educación?
Presentamos a continuación seis razones de peso, y otras consecuencias beneficiosas, que se desprenden de la utilización de las TIC por parte del alumnado.
1. – Competencia digital e informacional del alumnado. Es necesario que los alumnos desarrollen sus competencias digitales e informacionales, ya que la sociedad donde vivimos es digital (llena de tecnología TIC) y exige a sus ciudadanos que la utilicen bien. Y las personas que tienen estas competencias además tienen la posibilidad de aprovechar las TIC que ofrece la sociedad para desarrollarse mejor, adaptarse mejor, encontrar mejores trabajos, etc.
Se dice, y esto provoca confusiones, que nuestros alumnos jóvenes son «nativos digitales» (afortunada expresión de Marc Prensky) y que saben mucho de TIC. Pero esta metáfora provoca confusiones, porque es una verdad a medias … Es verdad que los jóvenes saben mucho de TIC, pero saben mucho sobre el uso – vinculado a sus intereses – que hacen de las TIC: videojuegos, buscar música y películas, redes sociales … Y nos podemos preguntar: ¿los jóvenes tienen buen juicio crítico cuando hacen búsquedas en Internet?, ¿saben hacer un uso inteligente de los programas y apps para aplicarlos a la resolución de problemas reales importantes para los estudios o el trabajo? Todo esto …, y muchas habilidades, conocimientos y actitudes más que integran la competencia digital, requieren MUCHO tiempo de práctica y buena maestría.
Por ello, y por la importancia de la competencia digital hoy en día para todos los ciudadanos, hay que asegurar su aprendizaje en la escuela en la etapa de la enseñanza obligatoria. Y es necesario que se aprenda utilizando los ordenadores y demás dispositivos digitales. Por eso no podemos tener miedo a que los alumnos estén mucho (entre un 30% y un 50% del tiempo de escuela) conectados a Internet … porque los tenemos que educar a ellos como personas morales y usuarias inteligentes de Internet. El aprendizaje de un uso crítico e inteligente de las TIC es como el aprendizaje del montar en bicicleta, cocinar o usar la calculadora científica: es necesario disponer de bicicleta, horno o calculadora, y exige muchas horas de práctica. NO se puede aprender sólo con explicaciones teóricas.
2. – Productividad. Un buen uso de las TIC nos hace más productivos: hacemos el mismo trabajo en menos tiempo, o hacemos mejor el trabajo o realizamos tareas nuevas que antes no podíamos hacer…
La informática es la tecnología que se ocupa del tratamiento automático de la información, e Internet es una red telemática mundial para la información, comunicación y realización de todo tipo de actividades “a distancia” (hay muy pocas cosas que podamos hacer en el mundo físico y no podamos hacer en Internet también) muchas veces con «valor añadido» (no hace falta salir de casa, más rápido, más barato…)
Profesores y alumnos no podemos desaprovechar esta posibilidad de alcanzar una mayor productividad que nos ofrece un buen uso de las TIC. Es como disponer de un poderoso robot cognitivo, que nos ayuda a hacer muchos trabajos: escribir, calcular, crear bases de datos, buscar información, estudiar, comunicarnos, compartir, publicar, trabajar con otros.. Las TIC nos ayudan, sí, pero la inteligencia la tenemos que poner nosotros, nosotros somos los que diremos a las máquinas que deben hacer (la calculadora científica nos puede ayudar mucho, pero como nosotros no sepamos resolver el problema… de poco nos servirá).
¿Qué profesor prepara apuntes o esquemas de la asignatura escritos sólo a mano o con la máquina de escribir? ¿Quien se desplaza a la biblioteca para buscar informaciones que ya sabe que puede obtener también en Internet desde su ordenador?
Y no tengamos miedo del «copia y pega«. Si hacemos que los alumnos tengan que explicar y argumentar sus trabajos a toda la clase (y al profesor) ante la pizarra digital, ya no importará que los estudiantes «se documenten» en Internet. Ver aquí cómo hacerlo.
3. – Recurso didáctico para innovar. Tenemos problemas en la escuela. Un 30% largo de alumnos no aprende lo que consideramos que debería aprender. Y decimos que fracasa: fracaso escolar.
Fracasan los alumnos, fracasa el profesorado, fracasa la escuela, fracasa la Administración Educativa, fracasan los padres, fracasa la sociedad… Debemos hacer algo nuevo. Si seguimos haciendo lo que hemos hecho hasta ahora, el resultado obviamente será el mismo: 30% de fracaso escolar.
Las TIC (hardware, software y materiales multimedia de apoyo) son como un enorme baúl de nuevos instrumentos, que … tal vez … nos podrán permitir hacer cosas nuevas, aplicar nuevas metodologías, que reduzcan el fracaso escolar… tal vez.

Sin duda no basta con los nuevos instrumentos, es necesario aplicar nuevas metodologías. Esta será la clave del éxito. Metodologías como el currículumbimodal, que nos ayudará a evolucionar nuestros sistemas de enseñanza / aprendizaje y de evaluación.

  
4. – Actualización curricular. Las TIC están en todas partes, y casi todas las actividades y campos de conocimiento reciben sus influencias.

Con su apoyo, las tareas se realizan de manera diferente a como lo hacíamos antes: nuevas herramientas en todas partes que modifican la forma de trabajar y también nos permiten hacer cosas nuevas. Nuevas herramientas generales y también nuevas herramientas específicas de cada campo de conocimiento que a su vez pasan a formar parte de los diferentes campos de conocimiento.

Las asignaturas reciben pues nuevos contenidos, al tiempo que las TIC facilitan también el trabajo de sus contenidos tradicionales, como ocurre en el caso de la utilización de Google Earth o las herramientas de geolocalización en Geografía.
5. – Aprendizaje continuo. Las personas que vamos por el mundo con un smartphone en el bolsillo, o que disponemos de una tableta digital o de un ordenador… tenemos a nuestra disposición (casi) toda la información del mundo. Es como si tuviéramos un «genio» o un «espejito mágico» en el bolsillo, a quien pudiéramos pregunle siempre todo lo que necesitamos saber. ¡Fantástico!
Sí, fantástico!, Pero será necesario que sepamos hacer las preguntas adecuadas al «genio», será necesario que sepamos escoger críticamente entre las múltiples respuestas que, a menudo, nos dará el «espejito mágico». Y esto sólo lo aprenderemos, en la escuela o quizás también en casa o en el trabajo, después de MUCHAS horas de práctica: el buen piloto se hace con muchas horas de vuelo.
Las personas que hemos integrado los smartphones y estamos siempre conectados a Internet, los que hemos evolucionado a i-persons,  somos potencialmente mucho más poderosas que los demás «Homo Sapiens» porque nos estamos adaptando mejor al nuevo escenario cultural, somos casi omniscientes. Podemos saberlo casi todo… cuando nos convenga. No necesitamos memorizar las cosas, aunque sí es imprescindible tener un buen vocabulario… ya que de lo contrario nos faltarán palabras para hacer las preguntas adecuadas al «genio».
Además, podemos haber construido nuestra “memoriaauxiliar”, que es como una extensión virtual de nuestro cerebro, libreta de apuntes o un «espacio web personal» que nos facilita tener mucho más a mano las cosas que consideramos más útiles para nuestras actividades.
6. – Comunicación y multipresencialidad virtual. Las TIC nos permiten comunicarnos con cualquier persona que tenga identidad digital y también hacer cosas casi de manera simultánea en varios lugares lejanos entre sí.
Somos esencialmente seres sociales, y con las TIC podemos ampliar nuestro campo de actuación e interrelación. Podemos  enseñar, aprender, ayudar, pedir ayuda, compartir…, podemos tener una vida más plena.
Y además, trabajar con TIC con los alumnos contribuirá a que desarrollen:
– Autonomía: Las TIC nos ponen casi todo a nuestro alcance, nos hacen más autónomos.
– Toma de decisiones: En Internet hay muchas cosas, y deberemos elegir. Tendremos que aplicar criterios.
– Desarrollo de criterio: Aplicaremos criterios para tomar decisiones, que irán bien o no, y así iremos aprendiendo.
– Aprendizaje a partir del error: En Internet podemos hacer muchas cosas, siempre tenemos muchas alternativas. Unas irán bien, otras no, Aprenderemos de los errores.
– Desarrollo de habilidades sociales: Estamos mucho más en contacto con otros: e-mail, redes sociales…
-Trabajo colaborativo: Las TIC nos ofrecen entornos «ad hoc» para el trabajo colaborativo a distancia.
– Compartir y participar: Las TIC nos ofrecen muchos entornos para compartir (preguntas, materiales, alegrías, informaciones…). Y compartir en digital no consiste en dar una cosa y dejar de tener la propiedad de lo que comparto;  compartir en digital es multiplicar: cuando comparto una cosa, ésta se multiplica de manera que todos pueden tener una copia de la misma (siempre que la ley de propiedad intelectual lo permita).
– Creatividad: Tener mucha información nos ayuda a ser creativos (la información es materia prima para la creatividad). Tener muchas herramientas diversas (como nos ofrecen las TIC) nos permite encontrar nuestro «talento» y poder ser creativos desarrollando  «nuestro talento».
– Perseverancia: Las TIC, Internet… nos ofrecen tantas informaciones, herramientas y oportunidades… que si persistimos lo conseguiremos!
– Lenguas: En Internet se ve la importancia de los idiomas. Si tenemos más idiomas disponemos de más información, de más herramientas, más posibilidades… Tenemos motivos para intentar aprender idiomas … y tenemos la oportunidad de practicar y aprender varios idiomas en Internet.

Ver también: Las claves del cambio educativo: Tecnología yMetodología, Currículum y Evaluación
Continuará en el próximo artículo de este blog: ¿Qué debería hacer la Administración Educativa? 

Hoja de ruta (1): Integrando las TIC en Educación… hoy (versión 2.0)

sábado, abril 21st, 2012

Introducción: tenemos un grave problema

Tenemos un grave problema. En gran medida, estamos preparando a nuestros estudiantes para una sociedad que ya no existe. Quizás por ello estamos entre los países de la Unión Europea con mayor fracaso escolar y con mayor paro juvenil, al tiempo en que también nos situamos a la cola de los países de la OCDE en rendimiento académico (según las pruebas PISA).

Y es que estamos haciendo muchas cosas mal. Hemos parcheado nuestro enciclopédico currículum tradicional con los añadidos de las «competencias», en vez de elaborar un nuevo currículum acorde a los requerimientos de nuestros tiempos. Decimos que innovamos con las TIC en las aulas, cuando las utilizamos básicamente para hacer lo mismo que siempre. Seguimos modelando «alumnos-memoria reproductores», cuando la sociedad demanda «personas-Google innovadoras» competentes para afrontar nuevas y cambiantes situaciones.

Esto no puede seguir así. De inmediato debemos hacer un diagnóstico claro y objetivo de lo que va mal y reconocer también los errores cometidos en el pasado, como punto de partida indispensable para ajustar nuestro sistema educativo a los nuevos tiempos y establecer un adecuado plan de actuación en este sentido.

Además, en el marco de la actual situación económica, debemos contar con los limitados recursos disponibles, de manera que una vez elaborado el plan de actuación será necesario temporalizar las actuaciones priorizando aquellas que incidan en los problemas troncales, que constituyen la causa de multitud de problemáticas secundarias, y las que tengan mayor impacto en el rendimiento de los estudiantes y en la calidad de su formación.

En este contexto, iniciamos aquí la publicación de unas «hojas de ruta» que pretenden orientar la toma de decisiones hacia la mejora de la Educación. Considerando las actuales restricciones económicas y los demás condicionantes de los contextos formativos, constituyen guías para introducir algunas de las innovaciones más imprescindibles en nuestro sistema educativo.

Hoja de ruta (1): Integrando las TIC en Educación

Hoy ya son pocos los que se preguntan sobre la conveniencia de integrar las TIC en los centros docentes o sobre la necesidad de que los alumnos las utilicen y adquieran las llamadas competencias digitales o alfabetización digital. Si el lector tiene dudas al respecto le sugiero revisar: «Claves para el cambio educativo: Tecnología y metodología, Currículum y Evaluación«.

Considerando que tenemos claro que hay que integrar las TIC en las aulas y también que tenemos claro el por qué y el para qué, las cuestiones que abordamos en esta hoja de ruta son las siguientes: ¿por dónde empezamos la integración de las TIC en Educación?, ¿cómo lo hacemos teniendo en cuenta las restricciones económicas actuales y los necesarios ajustes con otros elementos clave de nuestra comunidad educativa?

Considerando las «6 claves para una buena integración de las TIC en Educación» a continuación  presentamos la propuesta para las aulas de la etapa de enseñanza obligatoria, contemplando un proceso de integración en dos etapas y un «laboratorio permanente de innovación educativa con TIC».

ETAPA-1: Primeras actuaciones a realizar. Afortunadamente todos los centros de nuestro país ya hace tiempo han empezado el proceso de integración de las TIC, de manera que algunos ya habrán cubierto esta primera etapa. En cualquier caso, y en función de los recursos económicos disponibles, convendría asegurar el logro de estos objetivos en un máximo de 2 o 3 años:

1.- Pizarra digital en TODAS las aulas de clase. Entendemos por pizarra digital un ordenador conectado a Internet y un videoproyector. De todas maneras, si se puede disponer de una pizarra interactiva (PDI), mucho mejor.

Hoy en día no debería haber ninguna aula de clase sin pizarra digital. El abanico de actividades de aprendizaje a realizar se multiplica enormemente. Y además de proporcionar valor añadido a la realización de muchas actividades «tradicionales», permite la realización de muchas nuevas actividades de aprendizaje centradas en la actividad del alumno y en el desarrollo de sus competencias.

Si el aula tiene conexión a Internet, bastaría con conseguir un ordenador antiguo y un videoproyector sencillo de 300 euros para poder disponer de una pizarra digital básica. Cuando haya dinero ya se pondrá la pizarra interactiva. No podemos tener las aulas con pizarras del siglo XIX cuando por poco más de 300 euros podemos dotarlas con una pizarra digital y multiplicar así las posibilidades de aprendizaje del alumnado.

Cuando el profesorado lo demande, se recomienda dotar las aulas también con un lector de documentos.

2.- Disponer de una selección de recursos didácticos multimedia: materiales gratuitos de libre acceso (como los proporcionados por Agrega, Consejerías de Educación, Genmagic…), materiales de las editoriales: libros de texto digitales

Los recursos didácticos multimedia ofrecen a profesores y estudiantes: información y guías sistemáticas para el aprendizaje, infinidad de ejercicios autocorrectivos, grandes bibliotecas y bases de datos donde explorar y buscar datos, simuladores donde realizar todo tipo de experimentos, herramientas para la creación, entornos para el trabajo colaborativo… Bien utilizados en la pizarra digital, y también en los ordenadores de casa o del centro educativo, la permitirán realizar muchas nuevas actividades que facilitarán los aprendizajes del alumnado.

3.- Enfoque curricular bimodal, que asegure a los estudiantes el conocimiento de un vocabulario amplio y al mismo tiempo les prepare para resolver las tareas prácticas utilizando eficientemente la información y las herramientas disponibles (sus apuntes, Internet…).

Modelo «currículum bimodal» (Pere Marquès)



4.- Formación inicial indispensable de TODO el profesorado en el uso didáctico de las TIC, orientando la aplicación de una metodología didáctica actual y acorde con el currículum bimodal en las aulas, y considerando las aportaciones específicas de las TIC a las distintas materias y a su didáctica.

Modelo TPACK (Punya Mishra y Matthew Koehler)

Necesariamente será formación presencial, y mejor que se realice en el propio centro. En próximos artículos se propondrá una hoja de ruta al respecto.

5.- Profesor coordinador TIC. Considerar una disponibilidad horaria suficiente para que un profesor coordinador TIC pueda  facilitar apoyo y formación sobre el uso didáctico de las TIC al resto del profesorado.

6.- Inclusión de las competencias digitales en el currículum. Mención en el Proyecto Educativo de Centro (PEC) y consideración en el PCC y en las programaciones de aula.

7.- Aulas de informática suficientes, según las necesidades del centro. A medida que el centro aumente su dotación de aulas 2.0, carros de ordenadores/tabletas portátiles… disminuirá la necesidad de disponer de estas aulas.

No recomendamos grandes inversiones en aulas informáticas, pues actualmente conviene tender es a la dotación de carros móviles con ordenadores portátiles que puedan ser compartidos por varias clases en función de sus necesidades.

ETAPA-2: Actuaciones progresivas, una vez realizadas por lo menos las 6 primeras de la etapa-1.


Por supuesto que los recursos que se enumeran a continuación son también muy importantes, son imprescindibles para los centros educativos de hoy día. No obstante si disponemos unos recursos económicos limitados nos vemos obligados a priorizar. Y así, por razones de menor coste, facilidad de  manejo y de uso educativo, enorme potencialidad didáctica y eficiencia, hemos priorizado la pizarra digital en la etapa-1: antes que nada, disponer de pizarra digital en todas las aulas


Por otra parte, una vez logrados los objetivos ya «imprescindibles para cualquier centro» de la etapa-1, los objetivos para esta etapa-2 inciden en aspectos clave a atender, pero que según las características de los centros, pueden admitir concreciones distintas a las que aquí se plantean.

8.- Algunos ordenadores o tabletas digitales de apoyo en todas las aulas, según las demandas del profesorado.

En función de los recursos económicos del centro (y quizás con el apoyo del AMPA, Asociación de madres y padres de Alumnos), incluiríamos también aquí otros dispositivos que los docentes demandaran: mesita interactiva para Infantil, sistemas de votación electrónica, tabletas digitales

9.- Plataforma educativa y de gestión de centro, portal web… La intranet educativa facilitará la gestión del centro, el contacto con las familias y la realización de múltiples actividades de enseñanza y aprendizaje.

Algunos centros elaboran ellos mismos su plataforma educativa con recursos gratuitos (como Moodle) o mediante redes sociales cerradas. Pero generalmente los centros aprovechan las plataformas educativas y de gestión que ponen a su disposición algunas Consejerías de Educación o adquieren los servicios que ofrecen editoriales y empresas especializadas.

10.- Formación básica en el uso educativo de las TIC para los profesores. Que, entre otras cosas, asegurará que cada profesor tenga su blog docente (u otro tipo de espacio docente on-line) y se integre en alguna red social de educadores.

Al igual que la formación inicial imprescindible, consideramos que esta formación básica se debe impartir también de manera presencial y en el propio centro. En gran medida puede estar a cargo del «coordinador TIC».

Estaría bien que tendiéramos a que los centros docentes se fueran haciendo autosuficientes en cuanto a formación para el uso didáctico de las TIC, aprovechando los saberes de sus distintos profesores y especialmente al coordinador TIC.

11.- Dotación progresiva de aulas 2.0 (con netbooks o tabletas digitales) y portátiles para los profesores. En las aulas 2.0, se multiplica el abanico de posibles actividades de aprendizaje a realizar con los estudiantes, y además se facilita el uso de los recursos de la web 2.0 y el desarrollo de sus competencias digitales.

Teniendo en cuenta que actualmente en nuestro país alrededor del 90% de las familias con hijos en edad escolar dispone de ordenador en casa, consideramos que resulta más eficiente que los portátiles o las tabletas digitales de las aulas 2.0 sean propiedad del centro y se oriente a los padres para que puedan adquirir  un sencillo ordenador familiar; en casos de pobreza, el centro (quizás el AMPA) podría tener un servicio de becas o préstamos.

Por otra parte, como el uso de los portátiles/tabletas en las aulas 2.0 suele estar entre el 30% y el 50% del tiempo semanal de clase (hay muchas actividades que seguiremos haciendo mejor sin TIC), un carro de portátiles/tabletas puede dar servicio a 2 o 3 aulas. De esta manera se abaratan los costes de compra y mantenimiento de los ordenadores. Sería mejor que cada aula tuviera su carro de ordenadores, pero si no hay recursos económicos suficientes, ésta puede ser una buena opción.

12.- Técnico de mantenimiento en el centro. de la misma manera que en los centros hay conserjes y personal administrativo, cuando aumenta el parque tecnológico se hace indispensable que disponga en plantilla de un técnico informático.

13.- Formación complementaria «a la carta» del profesorado. A menudo en entornos virtuales.

14.- Evaluar el uso que se hace de las TIC y su impacto en los aprendizajes de los estudiantes. Necesitamos analizar lo que hacemos y sus resultados para poder realizar los ajustes pertinentes y continuar la mejora educativa, que es lo que pretendemos.

Laboratorio permanente de innovación con TIC. Al margen de estas orientaciones, conviene que los centros apoyen las iniciativas que puedan tener algunos profesores para experimentar nuevas actividades de aprendizaje con los recursos tecnológicos: utilización de tabletas digitales, redes sociales y otros recursos de la web 2.0, códigos QR, realidad aumentada…

…incorporando ún espacio, que resulte tanto presencial como virtual a través de un soporte tecnológico, que dé lugar a la interacción y acompañamieto permante de los profesores» – como sugiere Paola Dellepiane –

Bibliografía

DIM (2010). Formación TIC. DocumentosdimEDUtic. Recuperado el 26-4-2012 en https://sites.google.com/site/dimedutic/principales-problemas/formaciontic

EL PAIS (2012). España recupera en PISA el bajón de 2006, pero sigue a 12 puntos de la media de la OCDE. Recuperado el 26-4-2012 en http://sociedad.elpais.com/sociedad/2010/12/07/actualidad/1291676402_850215.html

EL PERIÓDICO. EXTREMADURA (2012) OCDE: España tiene una de las tasas más altas de abandono escolar. Recuperado el 26-4-2012 en http://www.elperiodicoextremadura.com/noticias/sociedad/ocde-espana-tiene-una-de-las-tasas-mas-altas-de-abandono-escolar_635343.html

MARQUÈS, Pere (2012). Web de Tecnología Educativa. Recuperado el 26-4-2012 en http://peremarques.net/

MARQUÈS, Pere (2012). ¿Qué es el currículum bimodal?. En Blog Chispas TIC y Educación. Recuperado el 26-4-2012 en http://peremarques.blogspot.com.es/2011/09/que-es-el-curriculum-bimodal-i.html

MISHRA, Punya  y KOEHLER, Matthew (2006) Modelo TPACK. Recuperado el 26-4-2012 en   http://www.tpack.org/

MISHRA, Punya  y KOEHLER, Matthew (2006) Technological Pedagogical Content Knowledge: A new framework for teacher knowledge. Teachers College Record 108 (6), 1017-1054. Recuperado el 26-4–2012 en http://punya.educ.msu.edu/publications/journal_articles/mishra-koehler-tcr2006.pdf

OCDE (2009). PISA 2009 Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos. Informe español. Recuperado el 26-4-2012 en http://www.educacion.gob.es/dctm/ministerio/horizontales/prensa/notas/2010/20101207-pisa2009-informe-espanol.pdf?documentId=0901e72b806ea35a

RUTE-EDUTEC (2008). Declaración conjunta RUTE-EDUTEC ante nuevos titulos universitarios. Red Docente de Tecnología EducativaRecuperado el 26-4–2012 en http://redtecnologiaeducativa.ning.com/notes/Notes_Home

UNESCO (2008). Estándares de competencia en TIC para docentesRecuperado el 26-4-2012 en
http://www.eduteka.org/EstandaresDocentesUnesco.php

En un próximo artículo se completará esta hoja de ruta para la integración de las TIC en Educación, ampliando algunos de los puntos que se han mencionado. Mientras, se agradecerán comentarios y sugerencias.

Didáctica y tecnología para mejorar la Educación

jueves, febrero 9th, 2012
Orientaciones didácticas y actividades de aprendizaje con apoyos TIC para mejorar la Educación (marzo 2012).

 1.- PRINCIPIOS SOBRE LA ENSEÑANZA Y EL APRENDIZAJE
2.- APORTACIONES DE LAS TIC A LA EDUCACIÓN
3.- LA PIZARRA DIGITAL
4.- EL AULA 2.0

Aulas 2.0: un ordenador x alumno + PDI (ver1 / ver2 / ver3 )

5.- LOS RECURSOS DE LA WEB 2.0
6.- LIBROS DE TEXTO DIGITALES Y OTROS CONTENIDOS EDUCATIVOS MULTIMEDIA
7.- CURRICULUM BIMODAL Y TÉCNICAS CONTRA EL FRACASO ESCOLAR

La culpa o el mérito son nuestros… no del Power Point

martes, septiembre 20th, 2011

Con sorpresa y estupor he leído el artículo de «La Contra» (La Vanguardia 3-10-2011) http://www.lavanguardia.com/tecnologia/20111003/54225136650/nos-venden-guerras-como-nos-venden-telefonos.html

A mi entender un artículo lleno de «verdades a medias» entre las que el autor inserta sus «perlas» contra una herramienta: el Power Point.

Una vea más estamos ante alguien que aún no se ha dado cuenta que el problema no son las herramientas (que como el fuego todas ellas se pueden usar bien o mal), el problema somos nosotros, que decidimos uno y otro uso de las mismas para el logro de unos u otros objetivos.

¿Cómo lo veis?

Este artículo nos presenta una “verdad a medias”, nos muestra una parte de la realidad pero nos la presenta como si fuera TODA la realidad. Y a partir de aquí, confundiendo la parte por el todo (sinécdoque) explicita más o menos una tesis: “no conviene usar Power Point”. Hasta añade afirmaciones gratuitas como: “es estúpido y peligroso”, fomenta un “pensamiento irreflexivo”…

Resulta que la parte de la realidad que nos muestra Franck Frommer es la de los malos usos de esta herramienta, y hasta aquí lo que dice es verdad: muchas veces se hacen las cosas mal con el Power Point… pero también con cualquier herramienta: los libros de texto digitales, la pizarra interactiva, la pizarra de tiza, los tradicionales cuadernos de clase… (centrándome ahora en el mundo de la educación).

Entiendo que no se pueden mostrar las “malas prácticas” y a partir de ahí abogar por el no uso de una herramienta. En todo caso hay que identificar estos malos usos para que sus actores se den cuenta y los abandonen. Abandone los malos usos, no la herramienta.

Porque con ella también se hacen muchas “buenas prácticas”. Los esquemas nos permiten centrar la atención en las ideas clave, y si luego van acompañados de una buena argumentación (oral o escrita) seguramente mejoraremos la calidad de la comunicación frente al mero discurso verbal que, a veces, por su extensión o bajar articulación puede dificultar la identificación de las ideas principales.

Me parece surrealista que este artículo se haya publicado en “La Contra”. Es un recital de verdades parciales acompañadas falsas conclusiones. Como al final, que parece que culpe a “Power Point” de un exceso de comunicaciones unidireccionales, cuando como sabemos el planteamiento unidireccional o participativo de una reunión la deciden sus responsables (con independencia de la herramienta que se use).

Investigación AULATICE: “buenas prácticas” y ventajas con el uso didáctico de ordenadores, pizarra interactiva, contenidos digitales y libros de texto

martes, agosto 16th, 2011

La investigación AULATICE se desarrolló en 10 centros docentes (primaria y secundaria) entre 2009 y 2011 a partir de convenios de colaboración entre las empresas SMART, EPSON y Ediciones SM y el grupo de investigación “Didáctica y Multimedia” (DIM-UAB) de la Universidad Autónoma de Barcelona.



La finalidad de la investigación era doble: por una parte la experimentación de las posibilidades didácticas de los recursos TIC en las aulas AULATICE, que disponen de pizarra digital interactiva, lector de documentos y ordenadores personales, y por otra parte la identificación de los mejores modelos didácticos de uso compartido de los libros de texto y los contenidos digitales on-line que se pueden utilizar en estas aulas.



Los 50 profesores participantes recibieron 5 sesiones formativas para orientar la integración y el buen uso de estos recursos en sus actividades de enseñanza y aprendizaje. Así, las pizarras interactivas se integraron plenamente en las actividades habituales de las clases, superando con mucho la utilización de las pizarras de tiza o rotulador. Y en cuanto a los ordenadores portátiles, la mayoría del profesorado los utiliza entre un 25% y un 50% de sus clases, acorde con nuestra recomendación de un uso mínimo alrededor del 30% del tiempo de clase semanal.



Este uso de los portátiles se compagina sin problema con el empleo de las tradicionales libretas, los libros de texto en papel, los DVD que acompañan algunos libros de texto, y los recursos multimedia de Internet.



Entre los MODELOS DIDÁCTICOS de uso la pizarra interactiva más utilizados destacan las exposiciones magistrales, la realización de ejercicios entre toda la clase, la corrección pública de ejercicios y la búsqueda de información en Internet desde la PDI, entre los modelos más centrados en la actividad e iniciativa del profesor. Y entre los modelos centrados en la actividad e iniciativa de los estudiantes están: la presentación pública con la PDI de trabajos realizados por los estudiantes y la presentación de materiales buscados en Internet. También los modelos que dan a los alumnos el rol del profesor para explicar temas a sus compañeros o para crear recursos didácticos que luego presentarán a la clase en la PDI.



Por lo que respecta al uso de los ordenadores portátiles por parte de los estudiantes destacamos los modelos didácticos: realizar trabajos diversos con el ordenador, buscar en Internet recursos para la asignatura, la realización de ejercicios (autocorrectivos o no). En menor medida, también han realizado trabajos en su blog o wiki, consultas on-line a sus compañeros, trabajos colaborativos, investigaciones guiadas (webquest…) y actividades diversas de producción creativa (cuentos, poemas).



El USO CONJUNTO DE LOS LIBROS DE TEXTO (digital o en papel) con los recursos TIC de las aulas AULATICE ha sido experimentado por un 50% de los profesores, que en general están satisfechos de los resultados al utilizarlos con modelos didácticos tradicionales: el profesor los usa para explicar y proponer ejercicios a los estudiantes, y éstos los utilizan para estudiar y realizar los ejercicios que indica el profesor. Las secciones más utilizadas de los libros en papel han sido: conocimientos previos, presentación de los temas, resúmenes, ejercicios modelo de ejemplo y ejercicios sin soluciones. Y por lo que respecta a los contenidos digitales las secciones más útiles han sido: las presentaciones multimedia de los temas, los resúmenes, los ejercicios paso a paso y los enlaces web. También los ejercicios autocorrectivos, vídeos cortos y animaciones. Con todo, a pesar de la disponibilidad de los recursos digitales, en general los profesores siguen utilizando con mayor asiduidad los libros en papel.



Entre las VENTAJAS que comporta el aprovechamiento de los recursos de las aulas AULATICE, más de un 90% de los profesores destacan que facilita la renovación metodológica orientada a la innovación didáctica, permite acceder en clase a muchos recursos, aumenta la atención y la motivación de los estudiantes y promueve más su implicación y participación, facilita la realización de correcciones colectivas y actividades colaborativas y en grupo, potencia la capacidad de memorización (memoria visual) y facilita la comprensión y por supuesto la adquisición de competencias digitales.



Y entre los INCONVENIENTES, para un 79% de los profesores el uso de la tecnología de las aulas 2.0 les exige dedicar más tiempo en la preparación de las clases, y un 67% manifiesta tener problemas con las conexiones de Internet. Además, respecto a los ordenadores portátiles de los estudiantes, un 58% de los profesores denuncia los problemas de virus y averías.



Entrando en el apartado de los APRENDIZAJES, un 90% de los alumnos y un 97% de los profesores considera que se mejoran los aprendizajes con las actividades que han realizado con el apoyo de los recursos tecnológicos AULATICE, aunque solo un 77% apunta que también parece han mejorado las calificaciones académicas.



Esta paradoja, “los alumnos aprenden más pero no mejoran igualmente sus calificaciones académicas”, la estamos estudiando en profundidad en diversas investigaciones, y los datos que tenemos apuntan a que los alumnos (con estos modelos didácticos de actividades que aprovechan los recursos TIC) logran mejoras significativas en el desarrollo de sus competencias básicas, pero como los exámenes son básicamente memorísticos y no consideran estas competencias, sus aprendizajes no tienen impacto significativo en las calificaciones que obtienen.



Al 97% del profesorado (y a todos los alumnos) les resulta agradable organizar actividades en las aulas AULATICE, y aunque el 81% de los docentes manifiestan que le supone un aumento significativo de trabajo, consideran que merece la pena por la mejora en los aprendizajes de los estudiantes que se obtiene. Este impacto es mayor en el caso de los estudiantes que van bien en las asignaturas o que por lo menos suelen aprobarlas. En cambio el impacto positivo, que también se da, parece menor en el caso de los alumnos con dificultades para aprobar y los alumnos desmotivados.

Ver memoria la memoria completa de la investigación aquí.

Cómo mejorar los resultados académicos con las TIC-1: el caso de la ortografía

viernes, julio 29th, 2011

Las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) aplicadas a la educación pueden ayudar al alumno a mejorar sus resultados académicos, según se desprende de un estudio elaborado por investigadores de la Universidad Autónoma de Barcelona, la Universidad Ramon Llull y el CETEI (Fundación Juan XXIII) sobre un total de 1.700 alumnos de ESO de toda Cataluña. Se trata de la primera investigación que demuestra el potencial de las nuevas tecnologías en la enseñanza.

El estudio, realizado durante el último trimestre del curso académico 2010-11, se ha centrado en la ortografía que, junto con la comprensión lectora, es una de las asignaturas pendientes de nuestro sistema educativo, según ponen de manifiesto regularmente los Informes PISA de la OCDE.

El trabajo ha evaluado la progresión en ortografía de 1.700 alumnos, la mayoría de 1º de ESO, divididos en dos grupos: uno ha trabajado durante dos meses las reglas ortográficas siguiendo el método tradicional, y el otro lo ha hecho mediante contenidos digitales. Ambos grupos realizaron un examen sobre ortografía al inicio del estudio y una segunda prueba al cabo de dos meses.

Y las conclusiones son claras: el alumnado que ha utilizado de manera sistemática (según la metodología y planificación previamente establecida con la adecuada formación del profesorado) los contenidos didácticos digitales (en este caso, los ejercicios de ortografía de Digital-Text) han obtenido una mejora significativa de sus aprendizajes y rendimiento académico, con una media del 20,5%. Los grupos que no han utilizado las TIC solo han obtenido una ligera mejora (3,9%), aunque sin significación estadística.

Y eso ha sido así porque el alumnado de los grupos experimentales ha trabajado más, es decir, ha realizado muchos más ejercicios (de refuerzo, de repaso) de los que habitualmente hacen los alumnos cuando se utilizan las metodologías tradicionales (sin TIC).

La metodología y el plan de trabajo propuestos, la demostrada motivación del alumnado ante la naturaleza interactiva de las herramientas TIC y los contenidos digitales y la corrección inmediata de cada ejercicio, sin duda han facilitado estos resultados.

Por otro lado, destacamos que con el soporte del ordenador y los ejercicios autocorrectivos, todo esto no ha supuesto un trabajo extra significativo para el profesorado, sino todo lo contrario. Además, las TIC han podido aportar la información del progreso (trazabilidad) del aprendizaje de cada alumno y alumna de forma personalizada.

Más información:

– Informe completo realizado por los investigadores Pere Marquès (DIM-UAB) y Miquel Àngel Prats (CETEI-URL) aquí.
– ¿Podemos mejorar los resultados académicos con las TIC (2) aquí

Para estudiar, ¿mejor el libro de papel?

domingo, marzo 13th, 2011

Comentarios al artículo “Para estudiar, mejor el libro de papel” de La Vanguardia (13-3-2011) elaborado con los resultados de la encuesta realizada en el Instituto Joan Miró de Cornellá de Llobregat por la profesora Mª Teresa Xanxo.

Algunos resultados de la encuesta

En este estudio, alrededor de los 2/3 de los estudiantes de la ESO que trabajan en aulas 1×1 (donde disponen de un netbook), manifiestan que “para estudiar prefieren utilizar los libros en papel”.

Aunque mayoritariamente dan buena valoración a los contenidos de los libros digitales, en general prefieren estudiar con los materiales impresos, sobre todo los libros (pueden disponer de versiones en PDF) y sus apuntes.

Finalmente comentan otros aspectos distorsionadores del estudio asociados al uso de los libros digitales: las distracciones al navegar por Internet (redes sociales y otros), la lentitud de las conexiones a Internet…

¿Estamos de acuerdo con estos principios?

A continuación, vamos a ver de analizar un poco estos datos. Desde nuestra perspectiva hemos de considerar tres principios:

1.- Hoy en día resulta imprescindible que los estudiantes adquieran las competencias digitales, y para ello los ordenadores deben estar “integrados” en el quehacer cotidiano. Ver al respecto: “Posicionamiento de ATI Catalunya sobre el posible abandono del Programa 1×1…

2.- Los recursos TIC en general, y los materiales didácticos multimedia en particular (donde se incluyen los libros digitales), abren un inmenso abanico de nuevas actividades que pueden mejorar la enseñanza y los aprendizajes de los estudiantes y reducir el fracaso escolar. No obstante, para ello, entre otras cosas, debemos cambiar nuestro sistema de evaluación, adecuándolo más a las exigencias de nuestros tiempos. Ver: “Reducir el fracaso escolar mejorando el currículum y con apoyos TIC

3.- Si no hacemos las cosas bien, aunque tengamos las TIC en el aula no conseguiremos ni la adquisición de las competencias digitales por parte de los estudiantes ni las mejoras en sus aprendizajes. Por cierto, en Primaria y ESO sugerimos para empezar un uso mínimo de los netbooks de un 30% del tiempo semanal de clase; queda mucho tiempo para seguir haciendo las actividades sin TIC que nos van bien y especialmente: lectura de libros, expresión oral, razonamiento, cálculo mental…

Comentarios al artículo y a la encuesta

Ante todo considerar que estamos comentando los resultados de una encuesta realizada a 153 alumnos de 1º, 2º y 3º de la ESO de un mismo centro. Por lo tanto es un “estudio de caso”, y sus datos no pueden generalizarse. Más allá de las características propias de sus profesores y estudiantes, este centro tiene sus normas de uso de los netbooks, su manera de evaluar los aprendizajes de los estudiantes, sus problemas de conexión a Internet… que obviamente determinan en gran medida la conducta y las vivencias de los estudiantes. Y estas experiencias orientarán consecuentemente las respuestas de los estudiantes a la encuesta.

Revisamos a continuación los problemas y otras observaciones que manifiestan los estudiantes:

– Fallos de conexión a Internet y lentitud de carga de los libros digitales. Efectivamente, si no hay una adecuada conexión a Internet, todos los alumnos no pueden utilizar los libros digitales a la vez. Sí pueden ser utilizados por el profesor y los alumnos en la pizarra digital, para realizar explicar y trabajos conjuntos ante ella. También podrán ser utilizados por los estudiantes en su casa. En clase, si la conexión a internet lo permite, se podrán utilizar para realizar actividades de estudio personal o trabajos en grupo (sin pretender que todos los alumnos accedan a la vez a una misma pantalla).

– Distracciones en Internet y uso de los netbooks en los cambios de clase. Como ya explicamos en “TIC en Educación: verdades a medias…” En primaria y ESO, los alumnos solamente deberían tomar el ordenador cuando el profesor lo diga; es decir, cuando deban hacer una actividad que les ha encargado el profesor. Por otra parte, en clase habrá unas reglas, que limitarán el uso de Internet a determinadas páginas y servicios. Y finalmente, cuando los alumnos trabajen con los ordenadores conviene que el profesor se mueva por la clase… a no ser que les esté monitorizando con un programa de control de red local.

– No es cómodo ir cada día con el netbook a cuestas. Sí, el proyecto 1×1 en Cataluña conlleva este inconveniente. Hay otras Comunidades que han optado por que los portátiles sean del centro y los alumnos trasladen en pendrive sus documentos entre casa. Ya en 2009 analizamos las ventajas e inconvenientes de cada opción en el portal de las aulas 2.0 y concluimos que: “Hoy en día, que ya tienen ordenador a casa un 80% de las familias con alumnos escolarizados, quizás no es necesario que los estudiantes se lleven el portátil a casa. Utilizando un lápiz de memoria o un disco virtual, puede haber continuidad entre el trabajo en la escuela y en casa. Para el 20% de familias sin ordenador se pueden buscar medidas incentivadoras, y en algunos casos se puede autorizar que ciertos alumnos se lleven el ordenador algunos días a casa.”

– La pantalla es demasiado pequeña. Sí, aunque no menor que los ipad, móviles, videoconsolas que tanto utilizan los jóvenes. En cualquier caso, si esto supone un problema, futuras dotaciones pueden hacerse con portátiles alrededor de 13” o 14″. Sobre todo si se adopta la opción de que los portátiles se queden en el centro y no se trasladen a casa.

– No se puede subrayar ni hacer resúmenes. Hoy por hoy en general no se puede subrayar. Pero es que cada tecnología tiene sus técnicas específicas de trabajo. ¿Verdad que los SMS en los móviles se escriben distinto que los e-mail con los portátiles? Pues el equivalente a subrayar y también a hacer los resúmenes ahora se realiza abriendo un documento de texto (o el blog del alumno, si lo tiene) y trasladando mediante “copiar y pegar” la información multimedia relevante que encontramos en el libro digital, otras webs… Luego se organiza, esquematiza o redacta según convenga. Fácil, ¿no? Además, si algún alumno prefiere seguir haciendo los resúmenes en papel, que lo haga, no importa que la fuente sea un libro en papel, un libro digital o la voz del profesor.

– Muchos alumnos combinan el libro digital con cuadernillos y apuntes en papel. Me parece muy bien. Y hasta recomendaría el uso simultáneo de libros en papel; en clase o en la biblioteca del centro podríamos tener los que fueran necesarios (así hasta evitaríamos un exceso de impresiones de los PDF). Uno de los principios de la Didáctica aboga por la utilización de múltiples recursos para facilitar los aprendizajes de los estudiantes, ya que así se puede dar mejor respuesta a sus necesidades formativas particulares y se puede atender mejor a sus diversos estilos cognitivos y de aprendizaje.

– Para estudiar, mejor el libro de papel. Si los exámenes son memorísticos, dado que no tenemos datos significativos que indiquen que el “uso no sistemático” de los ordenadores contribuyan a mejorar la memoria a largo plazo, parece que efectivamente el libro en papel puede ser mejor: lo podemos llevar a todas partes, subrayar y consultar en cualquier momento, nos destaca la información que debemos memorizar y nos la explica…

No obstante, si hacemos un “uso sistemático” de los recursos que aportan los libros digitales (vídeos, simulaciones, ejercicios autocorrectivos…), las cosas pueden cambiar. Uno de los principios de la Didáctica es la ley del ejercicio: “si se hacen más ejercicios (con motivación, claro), se aprende más”. Y los libros digitales, en Primaria y ESO, facilitan realizar muchos más ejercicios (corrección automática e informes de actividad de los alumnos), además de realizar los ejercicios en papel, debates… que el profesor considere. Por si fuera poco, sus múltiples recursos multimedia (que no tienen los libros en papel) facilitarán la comprensión e interconexión de los contenidos.

Finalmente, en los tiempos actuales, como siempre, es necesario que las personas dispongan de un amplio vocabulario, y para ello debemos comprender y memorizar muchos nombres, conceptos, personajes, fechas, leyes… Pero resulta igualmente indispensable que sepamos “hacer” cosas, resolver infinidad de situaciones problemáticas y muchas veces nuevas para nosotros utilizando las fuentes de información que ya siempre tendremos a nuestra disposición: memoria auxiliar, Internet… (ver: “Reducir el fracaso escolar mejorando el currículum y con apoyos TIC”). Por ello entendemos que las actividades prácticas en clase y los exámenes sobre las mismas (quizás un 50% del total de exámenes) deberían hacerse permitiendo a los estudiantes consultar estas fuentes informativas, y el libro de texto digital sería una de ellas.

Agradeceré comentarios en este blog. Tenemos mucho que aprender para hacer las cosas bien, y con los comentarios de todos, viendo de integrar con mentalidad abierta comentarios afines y contrarios, iremos creando conocimiento útil.

TIC en Educación: verdades a medias. ¿Qué dice el lado negativo? (1/2)

jueves, marzo 3rd, 2011

La realidad es compleja. Para interpretar el mundo y poder actuar sobre él, las personas construimos modelos que simplifiquen esta realidad manteniendo sus principales elementos y las relaciones más sustantivas entre ellos. Estos modelos nos permiten visualizar una realidad más manejable y actuar sobre ella.

Pero muchas veces los modelos que construimos no contemplan todos los elementos clave de la realidad sobre la que queremos actuar. Entonces es muy probable que nuestros planteamientos no sean del todo acertados y que nuestras acciones no obtengan los resultados esperados.

A continuación presento una serie de afirmaciones que se pueden oír estos días sobre aspectos negativos de la actual aplicación de las TIC en Educación. Como veremos, aún siendo ciertas, se construyen en un marco limitado de la realidad y a menudo son consecuencia de haber hecho mal las cosas. Nos vamos a centrar en clases de primaria y ESO. Pero en gran medida lo que aquí se comenta puede hacerse extensible a aulas de otros niveles educativos.

Si queremos mejorar la Educación, debemos tener muy en cuenta estos posibles aspectos negativos, precisamente para evitar que se den. Y para ello debemos documentarnos en buenas prácticas y formarnos más, para hacer las cosas bien.

EN LAS AULAS 2.0 VAMOS A TENER MÁS PROBLEMAS

– Al introducir las TIC (pizarras digitales, netbooks…) en las aulas de clase, el profesorado debe enfrentarse a nuevas preocupaciones y problemas.

Verdad absoluta. Cuando compramos una máquina (lavadora, coche, móvil….) siempre pasa lo mismo: llegan problemas de averías, mantenimiento, dependencia, medidas de seguridad… Y en el caso que nos ocupa además hemos de considerar los problemas de alimentación eléctrica y sobre todo de conexión a Internet.

La cuestión es valorar si las ventajas que nos proporcionan estas máquinas superan con creces estos inconvenientes. En caso contrario, lo sensato será prescindir de estas máquinas.

Recordemos que las razones para el uso educativo de las TIC son esencialmente tres: para que los estudiantes adquieran las competencias digitales, facilitan la realización de algunas tareas (¿quién hace aún sus apuntes con la máquina de escribir?) y facilitan la realización de muchas más actividades de aprendizaje (innovación educativa que puede mejorar aprendizajes y reducir el fracaso escolar).

– A menudo las infraestructuras TIC de los centros docentes están mal, y esto genera muchos más problemas.

Verdad absoluta. Pero se soluciona fácilmente: basta con poner las infraestructuras adecuadas: disponer de un adecuado ancho de banda en Internet, seguridad en las aulas, sistema de alimentación eléctrica para los netbooks… Y por supuesto se debe organizar un sistema para su mantenimiento. En los próximos años, en cada centro igual que ahora hay un conserje habrá también un “técnico informático” que se encargará del mantenimiento de los equipos y de la intranet/plataforma educativa.

Mientras, si no disponemos de las condiciones adecuadas para trabajar bien con las TIC y estos problemas dan lugar a que los procesos de enseñanza y aprendizaje sean menos productivos que antes, es mejor que trabajemos sin TIC.

LOS PROFESORES NECESITAN FORMACIÓN PARA INNOVAR CON LAS TIC

– Las TIC no se están usando para innovar las metodologías didácticas.

Verdad a medias. Hay muchos profesores que, sobre todo los dos primeros años de estar en aulas con TIC, las utilizan solamente de apoyo a actividades y métodos de trabajo tradicionales: para buscar información y recursos en Internet y para explicar las lecciones en la pizarra digital. Sus alumnos buscan información en Internet, realizan ejercicios autocorrectivos con el ordenador y hacen trabajos que a veces presentan en la pizarra digital. Y poco más.

Pero también es cierto que hay muchos profesores que con las TIC realizan también múltiples actividades que, además de individualizar más la enseñanza, facilitan el aprendizaje autónomo de los estudiantes, el desarrollo de su criterio y su creatividad…

En cualquier caso, detrás de la falta de innovación didáctica en el uso de las TIC suele estar una falta de formación adecuada por parte del profesorado. Los profesores que conocen los modelos innovadores y eficientes de uso didáctico de las TIC, suelen aplicarlos. En este sentido, conviene que en cada centro haya un profesor que actúe como “coordinador TIC” difundiendo ejemplos de buenas prácticas en el uso didáctico de las TIC y dando apoyo a los profesores que lo soliciten.

– A los profesores les falta formación y confianza en el manejo de las TIC, por esto las utilizan poco con los estudiantes.

Verdad a medias. Hoy en día, prácticamente todos los profesores manejan los instrumentos básicos de las TIC que deben utilizar ya todos los ciudadanos: editor de textos, navegador de Internet y correo electrónico.

Y aunque un profesor disponga solo de estos conocimientos, puede gestionar infinidad de actividades de enseñanza y aprendizaje con apoyo TIC y puede ir aprendiendo poco a poco el manejo de otros instrumentos TIC que requieran las circunstancias: la plataforma educativa del centro, el programa para elaborar presentaciones multimedia…

Pensamos que esta baja predisposición al uso de las TIC en las aulas se debe más a la falta de formación en el uso didáctico de las TIC que en la falta de formación sobre su manejo. Muchos profesores desconocen tanto las mejores actividades que se puedan realizar con el apoyo de las TIC y que claramente facilitan los aprendizajes de los estudiantes como los aspectos organizativos básicos que hay que tener en cuenta cuando se trabaja en aulas 2.0. Y si no ven un claro “valor añadido” en el uso de las TIC, se resisten a utilizarlas.

Finalmente, otro factor que inhibe al profesorado es que en muchas aulas hay deficiencias infraestructurales que dificultan el uso e los instrumentos TIC: poco ancho de banda de Internet, que ralentiza mucho los accesos a la información, problemas de cobertura de las redes WIFI, sistemas antivirus ineficientes…

En cuanto a la falta de confianza y soltura en el manejo de las TIC en las aulas que manifiestan muchos profesores, es consecuencia de la escasa utilización de las mismas. Adquirimos confianza en el uso de una máquina (coche, horno…) a medida que acumulamos horas de uso.

– Algunas de las mejoras constatables al utilizar TIC en las aulas: mayor motivación y participación del alumnado, mayor individualización de la enseñanza… solamente se dan cuando el profesorado tiene un buen nivel de formación en el uso educativo de las TIC.

Cierto. Las TIC son una nueva herramienta que, como todas las herramientas, debe saber utilizarse adecuadamente en cada contexto, para poder disfrutar de sus ventajas.

PROBLEMÁTICAS CON LOS CONTENIDOS MULTIMEDIA Y LOS LIBROS DIGITALES

– En las aulas 2.0 (1 ordenador x 1 alumno) NO son imprescindibles los libros digitales.

Verdad absoluta. En estas aulas podemos considerar tres escenarios: usar libro de texto en papel, usar libro de texto digital o no usar ningún tipo de libro de texto. En cualquier caso, disponiendo de netbooks los alumnos siempre pueden acceder (orientados por el profesor) a los infinitos recursos didácticos multimedia gratuitos de Internet.

No obstante, de la misma manera que disponer de una información adecuada para tratar los temas esenciales de las asignaturas y contar con múltiples ejercicios a punto de utilizar ha sido una gran aportación al profesorado por parte de los libros de texto en papel, ahora los libros de texto digitales además de seguir ofreciendo esto proporcionan vídeos, animaciones y simulaciones, ejercicios autocorrectivos… un claro y enorme valor añadido. Y además siempre actualizado y por un coste menor.

Por supuesto los profesores que preferían no utilizar libro de texto, es lógico que ahora tampoco quieran utilizar los libros de texto digitales. Además, si disponen de un aula 2.0 están de enhorabuena, pues en Internet tienen de todo para trabajar con el alumnado.

– Al utilizar libros de texto digitales se pierde mucho tiempo en clase esperando que se descarguen los contenidos en los ordenadores de los alumnos.

Verdad a medias. Si disponemos de un ancho de banda de acceso a Internet adecuado, esto no pasará.

Y si nuestro ancho de banda es pequeño, entonces lo que debemos de hacer es evitar que esta situación se produzca, utilizando metodologías que no exijan la descarga simultánea de los mismos contenidos en todos los ordenadores de los estudiantes (especialmente cuando se trate de vídeos).

Por ejemplo. Si el profesor o unos estudiantes están explicando un tema con el apoyo de los contenidos del libro de texto digital en la pizarra digital, los demás alumnos escuchan toman notas, hacen preguntas, debaten, corrigen… pero sin usar el ordenador, o por lo menos sin utilizar los libros digitales. Luego, tras esta actividad colectiva, se les autoriza a estudiar por su cuenta en el libro digital, y como cada uno irá a su ritmo, las descargas de contenidos no serán tan simultáneas.

Por supuesto hay muchas más técnicas que se pueden aplicar para evitar estos problemas: proponer diversas actividades a los estudiantes, unas con libro de texto digital y otras con otros medios), orientar algunos de los trabajos a realizar con los libros de texto digitales en casa… Nuevos instrumentos exigen nuevas técnicas, nuevas metodologías.

– Trabajando con los libros de texto digitales hay alumnos que terminan pronto la tarea y entonces se dedican a jugar con los ordenadores.

Verdad a medias: los alumnos tienen ganas de jugar, el ordenador es un gran juguete (entre otras cosas) y si les dejamos juegan con él… o lo utilizan para buscar información para un trabajo que tienen que realizar o sobre un tema que les interesa.

En cualquier caso, para evitar que ocurra esto, tenemos muchas posibilidades, como por ejemplo organizar la actividad de manera que los alumnos que terminan antes tengan la oportunidad de hacer otra tarea complementaria (con o sin ordenador) que les resulte atractiva (alguna actividad creativa, de búsqueda de información en Internet para presentar después a todos en la pizarra digital…). A los alumnos no les gusta estar inactivos, y si no prevemos y orientamos sus actividades, serán ellos los que decidan.

Por otra parte, en los libros de texto digitales suele haber una gran cantidad de ejercicios, algunos de ellos de ampliación de conocimientos, que pueden utilizarse para que los alumnos más rápidos puedan seguir aprendiendo cuestiones más avanzadas del tema. Además, como la mayoría de los ejercicios son autocorregibles, se pueden encargar más tareas a los alumnos sin sobrecargar el trabajo del profesor, que recibirá informes con la actividad realizada por sus alumnos (número de ejercicios, aciertos, tiempo dedicado…), y podrá reforzar personalmente a los alumnos que lo requieran

– Los ejercicios autocorregibles que al fallar dan la respuesta no estimulan el esfuerzo del alumno ni le ayudan a memorizar.

Verdad absoluta. Los alumnos buscan muchas veces el mínimo esfuerzo. Si contestan mal una pregunta cuando el programa les da la respuesta correcta, puede ser que no le presten atención; total, ya han perdido los puntos.

Para reducir este efecto, conviene que cuando se equivocan el programa les dé más oportunidades, y si puede ser les proporcione ayudas, permitiendo al alumno que lo intente un par de veces más, con posibilidad de puntuar algo.

De todas maneras esto no solo pasa al realizar ejercicios autocorrectivos. Cuando se hacen los ejercicios en papel y se corrigen luego en la pizarra, el interés de muchos alumnos tampoco suele ser mayor aunque se vea obligado a tachar su respuesta y escribir “en rojo” la respuesta correcta. Y cuando el profesor devuelve los cuadernos con los ejercicios corregidos, también hay alumnos que se limitan a mirar la nota que les ha puesto.

EN LAS AULAS 2.0 LOS ALUMNOS SE DISTRAEN MÁS

– Entre clases y en los recreos, usan los ordenadores para jugar y entrar en sus redes sociales

Verdad a medias. Algunos alumnos lo hacen… si se lo permitimos. Y no siempre para jugar, a veces también para comentar con los compañeros una tarea o la información que han encontrado útil para un trabajo.

En cualquier caso, si los profesores creen que no debe ser así, basta con que manden apagar los portátiles y prohíban su uso entre clases o en los recreos. Por otra parte, el centro también puede limitar y filtrar los accesos a Internet desde su red local.

– Los alumnos se distraen en clase con Internet

Verdad a medias. Los alumnos se distraen con Internet… si no hacemos las cosas bien.

En primer lugar recordemos que en primaria y ESO, los alumnos solamente tomarán el ordenador cuando el profesor lo diga; es decir, cuando deban hacer una actividad que les ha encargado el profesor, que ya habrá previsto un tiempo ajustado para la tarea (no conviene que sobre mucho tiempo). Y además les habrá dado motivos para que quieran hacer la actividad; un docente que no sabe motivar a sus alumnos, no puede ser maestro.

Por otra parte, en clase habrá unas reglas, que limitarán el uso de Internet a determinadas páginas y servicios. De la misma manera que hay reglas que prohíben pintar las paredes. Y se supone que el profesor tendrá autoridad y habilidad para hacer que se cumplan. Un docente que no controle su clase, no puede ser profesor en ella.

Finalmente, cuando los alumnos trabajen con los ordenadores conviene que el profesor se mueva por la clase. Si se queda sentado en su mesa, aumentan las posibilidades de que algunos alumnos se distraigan en Internet… a no ser que les esté monitorizando con un programa de control de red local.

– Los alumnos se distraen en casa con Internet

Verdad absoluta. Distraerse un poco cuando ya se han hecho los deberes (si los hay) puede estar bien. Pero hay que evitar abusar de estas distracciones o priorizarlas por delante de las obligaciones. Y esto es difícil para las familias. Lo trataremos con detalle en un próximo artículo.

CON LAS TIC NO MEJORAN LAS NOTAS Y HASTA APRENDEN MENOS

– Las TIC son las responsables de la instauración de la cultura de la facilidad, la inmediatez, la diversión y el no esfuerzo.

Afirmación gratuita que ha parecido en algún medio de comunicación.

Cuando veo a los estudiantes experimentando ante un simulador de circuitos eléctricos, o preparando una presentación multimedia para explicar un tema a sus compañeros ante la pizarra digital, o resolviendo problemas utilizando Internet como memoria auxiliar (ver artículo)… me da la impresión de que se están esforzando y están aprendiendo competencias imprescindibles para vivir en la sociedad actual.

Por supuesto, sigue siendo imprescindible que cada alumno tenga un buen vocabulario (con él estructuramos nuestro pensamiento y nos comunicamos). Y el vocabulario lo aprenderemos leyendo, estudiando (a veces con TIC) y memorizando… y también nos exigirá esfuerzo. Los tiempos actuales exigen aunar tradición e innovación tecnológica.

– El tiempo que los estudiantes están haciendo cosas con las TIC no “leen”, ni escuchan al profesor o a otros compañeros para aprender cosas y debatir.

Verdad casi absoluta. Lo que pasa es que con el ordenador pueden hacer otras cosas también muy importantes para su formación. Y si el ordenador se usa menos del 50% del tiempo semanal de clases, queda mucho tiempo para “leer”, escuchar, expresarse, debatir…

Por otra parte, con el ordenador frecuentemente “leen”, y a veces leen mucho. Pero sin entrar aquí en más detalles (le dedicaremos un artículo próximamente), aceptamos que a menudo la lectura ante el ordenador es más “superficial”, está más dedicada a buscar información que a recrearse con ella y profundizar en su significado.

– Si los alumnos lo hacen todo con los ordenadores, perderán su caligrafía y su ortografía, pues escriben muchas veces con las abreviaturas habituales en los mensajes SMS.

Verdad absoluta: si los dejan de escribir a mano y los profesores les toleran que escriban en formatos SMS, perderán su caligrafía y su ortografía.

Pero hacer esto significa que los profesores estamos haciendo mal nuestro trabajo.

En primer lugar, el uso de los ordenadores que recomendamos en primaria y ESO (por término medio) se sitúa por debajo del 50% del tiempo semanal de clase. Es decir, muchas de las actividades se seguirán realizando mediante escritura manual.

Y por otra parte, si cuando un alumno presenta un trabajo con abreviaturas SMS o muchas faltas de ortografía, se le devuelve con un tachado y con la orden de repetición bajo pena de obtener un “0” (cero)… creo que pronto aprenderán a diferenciar lo que se puede hacer al enviar un mensaje SMS y lo que se debe hacer al presentar un trabajo en la escuela.

– Trabajando con las TIC, no hay constancia clara de mejora de los rendimientos académicos de los estudiantes, no mejoran sus notas.

Verdad a medias. Efectivamente, en las investigaciones que venimos realizando en el grupo de investigación “Didáctica y Multimedia” (DIM-UAB) sobre el uso educativo de las TIC vamos comprobando que generalmente, aunque los profesores afirman que los alumnos están más motivados, participan más en los trabajos y aprenden más…, luego las notas de los estudiantes no manifiestan mejoras significativas. ¿Por qué ocurre esta paradoja?

Pues por una parte vamos comprobando que realizando buenas actividades de aprendizaje con el apoyo de las TIC los alumnos, además de comprender mejor los contenidos, mejoran muchas de las competencias básicas (tratamiento de la información y competencia digital, comunicación lingüística, aprender a aprender, autonomía e iniciativa personal…), pero en general no mejoran de manera significativa la memorización a largo plazo de los contenidos, a no ser que se elabore un programa de tareas sistemático y personalizado con tal fin, en cuyo caso con TIC o sin TIC habrá mejoras en la retención de conocimientos.

Y por otra parte lo que ocurre es que la mayoría de los exámenes son memorísticos, o al menos requieren que el alumno disponga de una «información» memorizada para poder afrontar los ejercicios en los que se van a valorar sus competencias. Si las notas de los alumnos recogieran más los aprendizajes competenciales (que por otra parte se propugnan como esenciales hoy en día), entonces sí que la realización de actividades con apoyos TIC facilitaría una mejora apreciable del rendimiento académico.

Con todo, próximamente vamos a experimentar el uso de los libros digitales y sus ejercicios autocorregibles de manera sistemática y personalizada, para comprobar si se logran también mejoras en los aprendizajes memorísticos.

– Cuando encargamos “deberes” para hacer en casa con Internet, algunos alumnos argumentan que no los han hecho porque no se pudieron conectar a Internet.

Sí, y otras veces será porque se ha ido la luz, porque han ido al médico… esto ha pasado siempre.
Ahora Internet puede ser simplemente una excusa más. Los buenos profesores siempre han sabido gestionar estas situaciones en tutoría con estos alumnos.

Y PARA TERMINAR: EL COSTE

– Las TIC tienen un coste elevado y los centros docentes tienen muchas necesidades. La Administración educativa y la dirección del centro deben establecer prioridades.

Verdad absoluta. Para empezar conviene distinguir entre lo imprescindible y lo deseable, y se debe empezar atendiendo lo primero.

En este marco, podemos considerar que hoy en día las pizarras digitales ya han demostrado sobradamente sus ventajas y su aceptación general por el profesorado (ver investigaciones DIM-UAB), y resulta imprescindible (y barato) disponer de ellas en las aulas de clase. En los centros que ya tienen un ordenador y conexión a Internet en las aulas, basta con colocar un videoproyector (unos 400 euros) para tener una pizarra digital simple. Luego, lo deseable será ir dotando a las aulas de tableros interactivos para convertir estas pizarras digitales en pizarras digitales interactivas.

Respecto a los portátiles de los alumnos (aulas 2.0), está claro que poder disponer de un ordenador en clase cuando convenga permite hacer muchas más actividades de aprendizaje, individualizar más la enseñanza y facilitar la adquisición de muchas competencias básicas, empezando por las competencias digitales. Pero esto se puede hacer de muchas maneras: por ejemplo tener un carro de portátiles compartido entre 2 o 3 clases, que cada alumno tenga a su disposición un portátil en la escuela, que cada alumno traiga su portátil de casa (modelo 1×1 catalán).… En cada contexto hay que ver cuál es la mejor opción, y sobre todo esta integración de las aulas 2.0 debe hacerse de manera progresiva y asegurando previamente la adecuada formación al profesorado.

Otros recursos como las plataformas educativas de centro, los libros de texto digitales, los lectores de documentos… multiplicarán la funcionalidad de las pizarras digitales y los ordenadores. Y en cada caso habrá colocar en estas listas de lo imprescindible o lo deseable.

Ver también: Reducir el fracaso escolar mejorando el currículum y con apoyos TIC, donde se introduce el concepto de MEMORIA AUXILIAR

Continuará…

Reducir el fracaso escolar mejorando el currículum y con apoyos TIC

miércoles, febrero 16th, 2011

La paradoja de las TIC

En las investigaciones que venimos realizando en el grupo de investigación “Didáctica y Multimedia” (DIM-UAB) sobre el uso educativo de las TIC vamos comprobando que generalmente, aunque los profesores afirman que los alumnos están más motivados, participan más en los trabajos y aprenden más…, luego las notas de los estudiantes no manifiestan mejoras significativas, siguen prácticamente como siempre.

Estamos pues ante una paradoja: “trabajando con las TIC los alumnos aprenden más, pero no mejoran sus calificaciones académicas”.

¿Cómo explicar esta contradicción? Desde luego, aceptando que los alumnos, como afirman los profesores, aprendan más con las TIC, está claro que lo que aprenden no es lo que luego se les pregunta en los exámenes.

¿Qué aprendizajes se facilitan trabajando con TIC? Las últimas investigaciones realizadas en DIM apuntan a que realizando buenas actividades de aprendizaje con el apoyo de las TIC se facilita la adquisición de muchas de las competencias básicas: tratamiento de la información y competencia digital, comunicación lingüística, aprender a aprender, autonomía e iniciativa personal… y por supuesto se facilita la comprensión de los contenidos.

¿Cómo se realiza la evaluación de los estudiantes? Mayoritariamente la evaluación se realiza mediante exámenes memorísticos, o que al menos requieren que el alumno disponga de una «información» memorizada para poder afrontar los ejercicios en los que se van a valorar sus competencias. Por lo tanto, la mayor parte de los alumnos que suspenden (tenemos más de un 30% de fracaso escolar al final de la etapa de enseñanza obligatoria) lo hace porque no han sabido (podido o querido) memorizar esta «información».

¿Trabajando con TIC se facilita la memorización de contenidos? Vamos constatando en DIM que trabajar con TIC en general no mejora de manera significativa la memorización a largo plazo de los contenidos, a no ser que se elabore un programa de tareas sistemático y personalizado con tal fin. En este caso, con TIC o sin TIC, generalmente habrá mejoras en la retención de conocimientos.

Y esta es la razón por la que los alumnos al trabajar con las TIC, aún realizando aprendizajes importantes para vivir en la sociedad actual, no suelen mejorar sus notas: la evaluación de los estudiantes se sigue centrando sobre todo en la memorización de “información” y no en el desarrollo de las habilidades cognitivas y de las competencias básicas. Aunque todos coincidamos en decir que la adquisición de las competencias básicas es muy importante, y en mayor o menor medida sí las trabajemos en clase, luego los exámenes son memorísticos.

Hacia un nuevo enfoque del currículum: consideremos nuestra «memoria auxiliar» y las competencias necesarias para crearla y gestionarla

¿Necesitamos memorizar tanto hoy en día? Por supuesto las personas, hoy como ayer, necesitamos disponer en nuestra memoria cerebral de un completo vocabulario, conceptos, hechos, teorías, procedimientos… (“información imprescindible”) que en gran medida aprendemos LEYENDO.

Pero como se da el caso de que en la sociedad actual la “información” está ubicua y podemos disponer de ella siempre que nos haga falta a través de dispositivos a nuestro alcance (ordenador, ipad…), podemos considerar que tenemos siempre a nuestro alcance una “memoria auxiliar” que nos puede librar de memorizar la “información importante pero no imprescindible”. Es decir, hoy en día, a diferencia de lo que ocurría hace 50 años, solo necesitamos tener en la memoria una pequeña parte de información, la «información imprescindible”, porque tenemos permanentemente a nuestro alcance dispositivos que nos suministran en cualquier momento los datos que podamos necesitar; tenemos una «memoria auxiliar».


Pero eso sí, debemos saber organizar y manejar nuestra “memoria auxiliar”… Tanto en la etapa escolar como después en nuestra vida adulta, continuamente tendremos que estar realizando actividades y resolviendo situaciones problemáticas que exigirán que demos una respuesta correcta y en un tiempo limitado. Y para ello necesitaremos disponer de las adecuadas competencias y de la adecuada información, con independencia de que ésta esté en nuestra memoria cerebral o en nuestra “memoria auxiliar” (nuestro entorno personal de trabajo en Internet). Por lo tanto deberemos disponer también de competencias que nos permitan ir creando y organizando esta “memoria auxiliar” donde,cuando convenga,buscaremos rápidamente la información necesaria para resolver nuestros problemas… contando con la ayuda de la «información imprescindible» que nos proporcionará nuestra memoria cerebral. Y adquirir estas competencias nos llevará tiempo. Lo tendremos que ir aprendiendo con los años en la escuela.

En la cambiante y compleja sociedad actual, donde resulta imposible aprender todo lo que vamos a necesitar en la vida, la creación y gestión de nuestra “memoria auxiliar” (donde hemos construido rutas preferentes para navegar por el infinito universo informativo de Internet) constituye una meta educativa tan esencial como la memorización de la “información imprescindible”.

Y si esto es así, se da la triste circunstancia de que buena parte de este 30% de alumnos suspende cada año en nuestras escuelas, lo hace porque es incapaz de aprender (= memorizar) una información que hoy en día ya no es necesario memorizar. Y en cambio, quizás no le enseñamos adecuadamente estas nuevas “habilidades digitales” que la sociedad le exige, y especialmente la creación y gestión de su “memoria auxiliar”. Podemos concluir diciendo que parte de nuestro fracaso escolar es producto de un currículum inadecuado a nuestros tiempos, y que podemos evitarlo mejorando el currículum de nuestras escuelas y aplicando las metodologías didácticas adecuadas.

Las nuevas investigaciones DIM-UAB sobre fracaso escolar

En este marco, y tras analizar los resultados que nos proporcionen las investigaciones DIM-UAB (2010-2011) sobre “nuevas técnicas contra el fracaso escolar”, en las que participan unos 50 centros de toda España, estamos preparando nuevas investigaciones para el próximo bienio 2011-2013.

Las investigaciones DIM-UAB sobre “nuevas técnicas contra el fracaso escolar” (2011-2013) pretenden:

1.- Trabajar intensivamente desde los primeros cursos la memorización (comprensiva e interdisciplinar) de las “informaciones imprescindibles” de cada asignatura, que cada equipo de profesores fijará a principio de curso.

2.- Y al mismo tiempo la realización de actividades de aprendizaje con apoyo documental, en las que los estudiantes puedan consultar libros, apuntes, Internet…, para que vayan creando su “memoria auxiliar” y desarrollen sus competencias en la búsqueda y tratamiento digital de la información.

Habrá exámenes memorísticos para asegurar la adquisición de las “informaciones imprescindibles”, pero la mayor parte de los exámenes serán prácticos, consistirán en la realización de actividades y la resolución de problemas con apoyo documental (libros, apuntes, Internet…). Si dejamos que los alumnos accedan a la información que quieran al afrontar sus ejercicios, ¿serán capaces de realizarlos?, ¿lograremos que se esfuercen más y mejoren sus competencias básicas? Pensamos que en muchos casos sí. Y esto es lo que vamos a experimentar en esta investigación.

Finalmente, además de la atención a la memorización de la “información imprescindible” y de la realización de actividades prácticas con apoyo documental, la nueva investigación DIM-UAB considerará un tercer eje: el desarrollo de la imaginación, creatividad y talentos de los estudiantes, que además favorecerá su equilibrio emotivo, autoestima y autoconfianza.



Próximamente haremos un llamamiento a través de DIM para los centros y profesores que quieran participar. También buscamos patrocinadores: empresas, colectivos de centros docentes o administraciones públicas.

Para reflexionar: aulas 2.0 y fracaso escolar

viernes, enero 21st, 2011

Desde el grupo de investigación Didáctica y Multimedia de la Universidad Autónoma de Barcelona (DIM-UAB) estamos realizando cuatro investigaciones centradas en las nuevas actividades didácticas que pueden realizarse en las AULAS 2.0 (aulas con pizarra digital, lector de documentos y un netbook para cada alumno) y también en la aplicación de nuevas técnicas que permitan reducir significativamente el fracaso escolar:

– Investigación AULATICE (patrocinada por SMART, SM y EPSON)
– Investigación AULAS 2.0 (patrocinada por MICROSOFT)
– Investigación de nuevas técnicas contra el fracaso escolar (patrocinada por CASIO)
– Investigación: problemas educativos, soluciones TIC, planes de mejora

En total participan unos 50 centros de infantil, primaria y secundaria de toda España, 300 profesores y 9.000 alumnos, que van recibiendo unos seminarios de formación en su centro por parte de los especialistas del grupo DIM y luego experimentan con sus alumnos en las aulas las nuevas metodologías y actividades.

En los seminarios, además de ir complementando la formación, cada profesor comenta lo que ha hecho, las ventajas y aprendizajes obtenidos, los problemas… Se reflexiona y se discute entre todos, y se planifican ajustes para mejorar las próximas sesiones de clase. Se aplica pues un modelo de investigación-acción, donde el profesor actúa como investigador en el aula buscando la mejora de los aprendizajes de los estudiantes y muy especialmente la reducción del fracaso escolar.

Los profesores disponen de materiales de apoyo donde se presentan los modelos didácticos a utilizar en Técnicas Didácticas con TIC y en «nuevo» de Tecnología Educativa. Entre los principios pedagógicos que orientan estas técnicas destacamos: memorizar lo justo y aprender haciendo promoviendo las competencias básicas y destrezas cognitivas en general.

Al final de la investigación los profesores rellenan un cuestionario con sus impresiones. Con estos datos y los obtenidos en los seminarios se elaborará la memoria de la investigación (junio 2011). Invitamos a leer uno de estos cuestionarios ya que presenta una completa colección de actividades sencillas que pueden realizarse con poca o mucha tecnología en el aula e incluye muchas actividades que pueden contribuir a reducir el fracaso escolar. Pueden ser útiles para reflexionar sobre lo que hacemos en clase y lo que podríamos hacer a partir de mañana.

Conclusiones de la Jornada DIM 2/2: nuevas técnicas contra el fracaso escolar

miércoles, diciembre 29th, 2010

El tema principal de la XVII JORNADA DIM, nuevas técnicas contra el fracaso escolar, se había tratado en el foro principal DIM de otoño y tuvo sus espacios de presentación de ideas y debate tanto en el SEMINARIO DIM de la mañana (coordinador: Pere Marquès; relator: Enrique Llácer) como en los espacios de comunicaciones de la tarde.

Iniciamos esta sección del SEMINARIO DIM concretando el concepto de fracaso escolar y sus diversas causas: familia/sociedad, escuela y estudiante (hacer clic en el gráfico).


A continuación acotamos las problemáticas que vamos a considerar aquí: alumnos con déficits de interés, motivación, autoestima, falta de conocimientos previos y técnicas de estudio…, que estimamos constituyen más del 50% de la cantera del fracaso escolar. No consideraremos pues las deficiencias físicas ni las problemáticas neurológicas o emotivo/conductuales agudas.

A continuación presentamos la investigación DIM-CASIO para la aplicación de nuevas técnicas contra el fracaso escolar, que propone a los estudiantes la realización de actividades de aprendizaje con la posibilidad de consultar documentos (apuntes, libros, Internet). Es decir, les dispensa de la memorización previa de los recursos que necesitan para realizar las tareas.

Sin obviar la NECESIDAD de seguir memorizando muchas cosas, en una sociedad en la que siempre vamos a tener un ordenador e Internet cuando tengamos que realizar una actividad laboral que requiera gestionar información, entendemos que lo que debe hacer hoy la escuela es preparar a cada estudiante para que «él y su ordenador» sean capaces de llevar a cabo cualquier tarea (ver: «yo soy yo y mi netbook«).

A continuación se iniciaron las aportaciones de los asistentes y el debate. Para facilitar la consulta de todas las ideas aportadas, se sintetizan a continuación las aportaciones del FORO DIM DE OTOÑO y las de la JORNADA DIM (mañana y tarde), que fueron realizadas por: Carmen Arbulú, Benedicto, Laia Benito, Ramón Bergadá, Jordi Canals, Núria de Salvador, Paola Andrea Dellepiane, Mª Carmen Díez, Maria Domingo, Joan Josep Escoda, Joana Ferrer, Pepe Giráldez, Jordi Guim, Marín Hontoria, Magdalena, Esperanza Marchal , Mariángeles Mármol, Pere Marquès, Juan Carlos Palomino, Toni Perulles, Carmina Pinya, Julio Real, Coral Regí, Rosario, Roser Reynal, Toni Romero, Paco Ruiz, Ramon Sala, Patricia Toro, Silvia Zurita.


CURRICULUM
: Contenidos más abiertos. Que los alumnos vean que lo que se enseña es útil y tiene proyección para su futuro. Tratar valores como contrapunto a esta sociedad sin valores, o dirigidos al éxito rápido y personal. Hoy más que nunca necesitamos formar personas independientes, sin miedo al fracaso, con espíritu crítico, creativo, colaborativo y emprendedor. Hemos de enseñar a nuestros alumnos a expresarse, por escrito y de forma oral, fomentando los debates, la escucha atenta, el respeto a la diversidad y la gestión de las emociones.


ALUMNOS
: Los alumnos requieren nuevas formas de aprender (frente al clásico: “estudiar, memorizar y olvidar tras el examen”). Con nuevos modelos de aprendizaje y nuevas herramientas. Primero la práctica, luego la teoría. Donde el alumno sea activo y trabaje de forma colaborativa. Usan las TIC: como fuente de información y para comprender mejor los temas, para comunicarse y compartir/trabajar colaborativamente, para hacer trabajos y organizar sus apuntes, para hacer presentaciones públicas. Autoaprendizaje (aprenden más por si mismos fuera del centro que en las aulas).


PROFESORES
: guías, coordinadores, conductores, tutores, ayudando a seleccionar la información, los materiales, reforzando la autoestima… Escuchar, ser afectivos, comprensivos, empáticos, mostrar interés, solucionar problemas, orientar, comunicar…no son tareas fáciles ni para los padres, ni para los abuelos, ni para nosotros como profesores. Debe compartir más, coordinarse (contenidos, metodologías, herramientas…) y trabajar colaborativamente. Menos trabajo burocrático para el profesorado. Atención a la manera de evaluar. Y que los alumnos siempre tengan claro lo que se espera de ellos (lo que se espera que aprendan en cada momento).


TIC
: Han arrebatado al profesor el monopolio del saber (democratización del conocimiento). Cambio de roles. La selección de herramientas debe hacerse en función de la finalidad que se persigue y solamente cuando aporten “valor añadido”. Vamos hacia un sistema que combine las ventajas de lo presencial y lo on-line. La tecnología puede ayudar a tratar la diversidad. Una opción: cápsulas de vídeo elaboradas por el propio profesor.


ESCUELA
: Debe facilitar a nuestros alumnos la incorporación a esta sociedad cambiante… Debe ser respetada como espacio en el que los alumnos forjan su personalidad y construyen el conocimiento que les abrirá las puertas de su futuro. Relación del centro con el entorno.


SOBRE EL FRACASO ESCOLAR
: Hay que considerar todo lo que arrastra el alumno: todo lo que cada uno arrastra (familia, entorno, individualidad, tipo de inteligencia, motivación, necesidades afectivas, sociales, familiares, etc.). Es posible que lo más importante no sea saber más, sino tener más equilibrio y satisfacción, en definitiva sentirnos mejor, ser más felices (con esta actividad). Si el alumnado que fracasa cambia su escala de valores (con ayuda del entorno) y consigue disfrutar en el Centro ¿disminuirá el fracaso escolar? Los alumnos no fracasan, fracasa el sistema.

SOBRE EL TALENTO

(Sir Ken Robinson): «Todos tenemos talento. El punto de inflexión es cuando amas aquello que haces. El talento tiene que ver con descubrir aptitudes naturales y alentarlas activamente. Tengo el convencimiento de que la mayoría de adultos no tienen ni idea de cuáles son sus talentos, que dedican sus vidas a trabajos que quizás les parecen interesantes, pero no sienten pasión». «no suelen estar en la superficie, hay que sacarlos a la luz». «Somos una generación con una mentalidad lineal», que da muchas cosas por sentadas que no son ciertas. «La única forma de descubrir talentos es pensar de forma diferente». «Necesitamos profesores que no sólo sean capaces de enseñar cosas, sino que dejen a los niños espacios para cultivar su talento”


TÉCNICAS QUE PUEDEN CONTRIBUIR A REDUCIR EL FRACASO ESCOLAR


Evaluación con apoyo documental
(donde los alumnos se encuentren cómodos y puedan acceder a fuentes de información para afrontar las tareas)

– Preguntar a su alumnado cómo quieren los exámenes con libros-apuntes o sin ellos.

– Realizar controles memorísticos sólo un 20% de las evaluaciones: fórmulas, eventos, fechas, personajes…. El resto de evaluaciones basarlos en actividades de análisis, síntesis, desarrollo, conclusión y resultados… con apoyo documental.


Evaluación “a la carta”

– Los alumnos eligen una parte del curriculum, de las tareas a realizar (supone un 30% de la nota). Otro 50% lo decide el profesor. El 20% restante es para valorar el esfuerzo y la actitud.

– Se establece que cada alumno debe lograr un determinado número de “positivos” para aprobar. Y para ello debe afrontar diversas actividades que puede elegir de una lista. Cada actividad bien realizada supone ganar unos positivos.

– Cada alumno dispone inicialmente de unos “positivos” (o tal vez de una nota inicial = 5 -aprobado- ) que procurará no perder (por incumplimiento de sus obligaciones: realizar los trabajos, bien o mal pero realizarlos) y deberá ver de incrementar mediante la correcta realización de diversas tareas.


Otras actividades de la evaluación con apoyos

– Evaluación continua, no solo el examen. Desdramatizar el examen mediante su inclusión como una actividad más de su proceso de aprendizaje.

– Evaluar diversas competencias (talentos), no solamente la memoria.

– Concentrar los exámenes (memorísticos y de competencias) un día al mes.

– Dar pistas al alumnado que no sabe bien ciertas preguntas del examen: palabras clave. Incluso dejarles el libro 5 minutos antes de empezar el control.

– Adaptar el lenguaje de los exámenes a su nivel de entendimiento, realizando un control trimestral con lenguaje técnico para no excluirlo totalmente de la formación.

– Hacer simulación de controles que sirvan de entrenamiento y prácticas de razonamiento para después hacer el válido.

– Hacerlos responsables de ciertas tareas relacionadas con la evaluación: diseñador de preguntas de examen, corrector de exámenes…

– Que los alumnos se corrijan entre ellos los ejercicios, siguiendo las orientaciones del profesor. O bien corregir y puntuar los controles los propios alumnos públicamente, preferible con la pizarra digital y que ellos expliquen los errores y soluciones; después los corrige el profesor.

– Preparación conjunta de exámenes: los alumnos proponen 7 preguntas y los profesores 3.

– Establecer métodos de reorientación de su trabajo a través de realización de actividades complementarias: modificar los trabajos flojos después de evaluados y volverlos a entregar.

– Evaluar por portafolios, que contengan los principales trabajos realizados por cada estudiante en un periodo de tiempo.

– Evaluar también mediante debates. Dividir el alumnado en partidarios y detractores de una temática y evaluar sus razonamientos y conclusiones.

– Pruebas escritas cortas que exijan al alumno una lectura comprensiva previa de documentos y una posterior síntesis o valoración.


Refuerzos y retos avanzados para quien los necesite

– Favorecer la atención a la diversidad mediante la definición de objetivos adaptables a las capacidades de cada alumno.

– Tener una persona que ayude en el refuerzo formativo de ese alumnado: un alumno tutor del aula, un profesor de refuerzo, una madre en ciertas horas de clase, una asociación del barrio, un colega…

– Seminarios particulares en horas de tutoría, recreos o de guardia.

– Atender a los alumnos que van bien, proponerles nuevos retos para que sigan con estímulo para aprender más y no se desmotiven (a veces alumnos con altas capacidades tienen problemas de integración al grupo clase y están desmotivados).


Clima de clase, valor del esfuerzo y tratamiento de la diversidad

– Crear en el aula un clima de afectividad y respeto a la diversidad, en el que primen las buenas formas.

– Potenciar la autoestima de los alumnos y el “valor del esfuerzo” mediante refuerzos positivos inmediatos a los esfuerzos que realicen (incluso con independencia de la calidad del resultado): si hay esfuerzo del alumno y buena dirección del docente, al final se aprende.

– Cada alumno dispone de una «cartilla» donde se especifican los aprendizajes (competencias y otros saberes), esperados y se van acreditando los aprendizajes que realiza cada uno. Así conocen bien lo que se espera de ellos y lo que les falta aprender.

– Realizar en el aula actividades heterogéneas que potencien el talento particular y reactiven la inteligencia generadora.

– Potenciar, mediante actividades adecuadas, los distintos estilos de aprendizaje de los alumnos.

– Clases dinámicas, bidireccionales, en las que se usan medios novedosos, se respeta la opinión de los demás, se rompen las barreras tradicionales del tiempo y el espacio, se instruye con contenidos dinámicos y cambiantes.


Todos pueden enseñar

– Tutorías entre iguales. Promover el rol del alumno profesor: alumnos avanzados pueden tutorizar a sus compañeros, grupos de alumnos pueden explicar temas a toda la clase…

– Los alumnos de cursos superiores realizan tutorías con alumnos de cursos inferiores. En este caso se apunta la posibilidad de aumento de motivación, autoestima y seguridad.

– Aprovechar aportaciones educativas que puedan realizar padres y asociaciones culturales del entorno.

Finalmente…

– Se propone, por considerarlo muy importante, la realización de tutorías del grupo clase que no se limiten únicamente a enumerar las notas de los alumnos.

– Reflexionar sobre las herramientas a utilizar intentando unificarlas.

– Coordinar las diferentes experiencias que se realizan en el centro.

– Metodología de presentación de trabajos por parte de los alumnos: presentación corta a través de imágenes

– Y unas preguntas abiertas: ¿Es posible el fracaso cero? ¿Qué ocurriría si TODOS los alumnos aprobaran?

Agradeceremos nos indiquéis mediante un comentario posibles otros aspectos que queraís añadir a estas conclusiones, así como posibles omisiones de aportaciones realizadas en la Jornadas y de nombres de personas que intervinieron y tal vez no están presentes en este documento. Gracias.


Ver también:
– «Conclusiones de la jornada DIM 1/3: competencias básicas y TIC«
– «Conclusiones de la Jornada DIM 3/3: hacia un nuevo curriculum para la escuela del siglo XXI«