Archive for the ‘AULAS 2.0’ Category

Claves para mejorar los aprendizajes integrando las tecnologías móviles

domingo, mayo 5th, 2013

En el marco de las Jornadas internacionales «Tecnología móvil e innovación en el aula. Nuevos retos y realidades educativas» (celebradas el 2 y 3 de mayo de 2013 en la Universidad de La Rioja) la conferencia inaugural trató el tema: «Claves para mejorar los aprendizajes integrando las tecnologías móviles en las clases»

La presentación puede consultarse aquí. Entre otros aspectos incluye los siguientes:

– Conceptualización del m-learning, y su papel en la enseñanza a distancia y en la enseñanza presencial.
– Las m-TIC: distinción entre tecnología y metodología.
– Los aprendizajes dependen de la actividad mental que realiza cada alumno. Los dispositivos digitales son instrumentos útiles . Permiten “hacer más cosas. Pero no garantizan los aprendizajes
– Razones para integrar las TIC en educación.
– Modelos tecnológicos para la integración de las m-TIC.
– Modelos funcionales para el uso de los dispositivos por parte del alumnado.
– Las m-TIC: ventajas potenciales y problemáticas que conviene prever.
Orientaciones para integrar m-learning y otros aspectos didácticos a considerar.
 El rendimiento académico depende de lo que se sabe y de la evaluación. Una evaluación inadecuada ofrecerá una imagen errónea de los conocimientos y competencias adquiridos por los alumnos.
¿Por qué utilizando bien las TIC los alumnos (en general) aprenden más pero no mejoran sus notas?
– El currículum bimodal: para lograr una mejor formación y mejores rendimientos académicos.
– Las mejores actividades de aprendizaje con apoyos m-learning.
– Primeros resultados de la metainvestigación DIM sobre el uso educativo de las tabletas digitales.
Claves para la integración de las TIC en los centros.
– Infraestructuras y recursos de apoyo.
– La formación del profesorado.

Ver también:
El portal de las tabletas digitales y los libros de texto digitales.
Metainvestigación DIM sobre el uso educativo de las tabletas digitales.

JORNADA DIM: ¿Tabletas digitales o netbooks?

lunes, septiembre 24th, 2012


23 ªJORNADA DIM 21-9-2012
ver fotos (Mercè Foguet) – ver acta-programa
CONCLUSIONES DE LA MESA REDONDA: «¿Tabletas digitales o netbooks?»
Ponentes: Juan Ramon Alegret (Director de Educación de Microsoft), Alfonso Fernández (Coordinador de Innovación. SEK), Juan Núñez (Socio Director de OTBInnova), Roger Rey (Profesor, Portal Genmagic), Carles Suero (Escoles Garbí).
Moderador: Pere Marquès (Director del grupo DIM)
Relatores: Fernanda del Real  y Pere Marquès
 
1.- ¿QUÉ NOS APORTAN LAS TABLETAS DIGITALES? portal de las tabletas digitales
 Las tabletas digitales aportan sobre todo movilidad, mayor duración de la batería y una interactividad táctil. ¿Justifican estas ventajas la sustitución en todos los niveles educativos de los netbooks(más potentes y funcionales para la composición de textos, gráficos y multimedia) por las tabletas?
Más allá de la interacción táctil, ¿qué podemos hacer con las tabletas digitales que no podamos hacer con un netbook dotado de videocámara? Los ponentes y participantes en la mesa redonda destacaron como aportaciones más significativas de las tabletas digitales las siguientes:
– Es muy versátil (Conchi Hito).  Proporciona herramientas para trabajar con posicionamiento, geolocalización, sonido, magnetismo, compartir fácilmente en las redes… (Roger Rey)
– Hay menos intrusismo y “ruido” en las aulas (cables, pantallas…). El profesor cuando usábamos netbooks dependía del carrito, disponer de tabletas digitales ahora les facilita el trabajo (Carles Suero). Es una herramienta más ergonómica dentro del espacio aula (Juan Núñez)
– Es muy fácil aprender su manejo (Alfonso Fernández), lo que resulta siempre interesante, y más en algunos contextos (infantil, gente mayor…). Ayuda a romper barreras tecnológicas (Juan Núñez). Incluso los profesores poco entusiastas de la tecnología aprenden fácilmente a usar las tabletas.  Y la instalación de las apps es más eficiente que la de los programas en los netbooks (Roger Rey).
– Cada tableta es una pizarra digital en potencia (Juan Núñez), que puede aumentar la participación en las aulas. En un aula en red, desde la tableta de cada alumno (cuando recibe la autorización del profesor) se puede proyectar sobre la pizarra digital (el contenido de la tableta y lo que el alumno escribe en la tableta)
– Aunque lo más importante, a parte del profesor, son las aplicaciones y los contenidos (Juan Ramon Alegret), las apps son un recurso más, que no sustituye a otros recursos también importantes (determinados libros y programas informáticos, libretas…. Las tabletas se introducen como un elemento más en las herramientas de aprendizaje del alumno, de manera que este curso la lista de material de los niños incluye batas de laboratorio, un libro, algunas libretas y un iPad  (Carles Suero)
– También hay que tener en cuenta las preferencias de los usuarios. Según la experiencia de Alfonso Fernández en SEK, los alumnos pequeños prefieren utilizar las tabletas y a partir de la ESO y sobre todo en bachillerato prefieren el netbook (estos los alumnos prefieren traer de casa su netbook,  elegir el sistema operativo en el que prefiere trabajar y en cada tarea utilizarán la herramienta que considere mejor). Los demás ponentes son de la misma idea. Juan Núñez comenta que las tabletas pueden ser muy útiles en infantil (aprendizaje de lecto-escritura, el audio y la  imagen son protagonistas) y en cursos superiores  los alumnos podrían utilizar lo que les vaya mejor (smarthphone, tabletas, netbooks).
Y ante todo hay que considerar las circunstancias pedagógicas y a partir de aquí considerar cómo en algunos casos las tabletas pueden mejorar los resultados de aprendizaje (Juan Núñez). Cuando haya disponibilidad de los mismos, en cada caso elegiremos el dispositivo (ordenadores, tabletas digitales, smartphones…) más adecuado al contexto y a la actividad a realizar (Ramon Sala).  En el caso de Windows8, con cualquier dispositivo  se podrán utilizar los mismos programas y aplicaciones, y (los del netbook en las tabletas y los de éstas en los netbooks) ya que el sistema operativo es el mismo para todos los dispositivos (Juan Ramon Alegret).
2.- INFRAESTRUCTURAS NECESARIAS PARA UTILIZAR LAS TABLETAS DIGITALES. OTRAS PROBLEMÁTICAS ASOCIADAS.
 Para poder utilizar las tabletas digitales, es necesario que las aulas dispongan de una adecuada conexión a Internet  (en cobertura y ancho de banda), y que cuando sea necesario para el desarrollo de las actividades de clase (no todas las actividades de aprendizaje van a requerir su uso) los alumnos puedan disponer de la tableta digital.
– Cada centro deberá elegir el tipo de dispositivo y las características del mismo más adecuadas a sus circunstancias. En el portal de la tableta digitalse dan algunas orientaciones al respecto. Con todo, actualmente  las tabletas resultan caras (Carles Suero)
 – Actualmente los netbooks son más potentes, rápidos (aunque no al arrancar), con mayor capacidad de almacenamiento, más ergonómicos para escribir, su puntero es más preciso y sus programas en general tienen más funcionalidades que las apps de las tabletas… No obstante las tabletas cada vez son más potentes (en la nube tenemos casi almacenamiento infinito) y mejoran su precisión, van incorporando teclados externos y sus apps (generalmente más específicas que los programas informáticos, muy especializadas para tareas concretas), cada vez ofrecen mayores funcionalidades y en muchos casos resultan más eficientesque los programas.
Aún hay pocas apps educativas, pero van aumentar rápidamente. Por otra parte, hay apps generales de gran utilidad en educación (como Evernote que permite hacer anotaciones, grabar sonido, fotos, escanear con OCR, compartir… y también OneNote para Windows como destaca Juan Ramón Alegret). No obstante,hoy por hoy  resulta difícil trabajar con la nomenclatura matemática en las tabletas; faltan apps adecuadas (Conchi Hito). Tampoco permiten el trabajo con robótica (Rocío)
3.- EFICACIA Y MEJORA EN EL RENDIMIENTO DE LOS ESTUDIANTES. LA IMPORTANCIA DE LAS METODOLOGÍAS.
 Pero en definitiva, la finalidad de los recursos didácticos es facilitar los aprendizajes de los estudiantes. Sería absurdo gastar más en tecnología y recursos para lograr lo mismo que ya teníamos. ¿Tenemos constancia de que mejoren los rendimientos académicos de los estudiantes al utilizar «bien» las tabletas digitales (o los netbooks)? ¿Qué nuevas metodologías conocemos que se apliquen cuando en los centros usan tabletas digitales?
Diversos estudios sobre las aulas 2.0 (ver investigación DIM-AULATICE – con apoyos de SMART, SM y Epson- o la  investigación DIM-AULAS 2.0 -con apoyo de Microsoft-) han mostrado las ventajas de las mismas y las mejoras en los aprendizajes de los alumnos que, con las metodologías de uso adecuadas, podían lograrse. No obstante, aún es pronto para tener resultados  concluyentes en el caso del uso de las tabletas digitales, de reciente aparición en el mercado.
Si contamos con diversos estudios internacionalesindican los principales usos de las tabletas digitales por parte de los alumnos en clase (anotaciones, búsquedas on-line, trabajo en grupo, mapas mentales…).  Juan Núñez cita The iPad as a Tool For Education – a case study (de Jan Webb). También destacamos What do Students Think of Using iPads in Class? Pilot Survey Results (Sam Gliksman) y otros en el portal de la tableta digital.
Las tabletas pueden apoyar a los estudiantes a lo largo de todo el proceso de elaboración de sus trabajos (Carles Suero): buscar información (textual o multimedia), hacer fotos o vídeos, componer el producto, compartirlo y trabajar colaborativamente… Si con el apoyo de las tabletas convertimos a los alumnos en autores de contenidos, podemos obtener resultados espectaculares (Evaristo González). Para Alfonso Fernández, lo más importante es el desarrollo de habilidades y competencias. En cualquier caso, estas actividades y su autonomía para realizarlas, resulta un factor de  motivación para ellos.
Otra actividad con grandes posibilidades es utilizar Youtube como metodología pedagógica con sus alumnos: que los alumnos busquen recursos relacionados con la materia que se está estudiando en YouTube, y en clase, en la pizarra digital, los presenten  los compañeros, que al final decidirán qué recursos consideran más claros, más completos… (Xavi Patiño)
Finalmente, hay que tener en cuenta que aunque en un centro vayamos sustituyendo netbooks por tabletas digitales, tenemos que asegurar que los alumnos hayan trabajado muchas horas ante los ordenadores también, pues actualmente(en el próximo futuro esto cambiará) parte de las competencias básicas digitales están relacionadas con el  manejo de los ordenadores. Por lo tanto en los centros deben coexistir los netbooks y las tabletas digitales.

Agradeceremos a los participantes en esta mesa redonda, ponentes y asistentes, que si ven que falta alguna idea importante de las que se expusieron nos lo hagan saber para que la podamos añadir.
Igual.mente invitamos a todos los lectores a aportar sus comentario para, entre todos, ir aprendiendo más .

¿TABLETAS DIGITALES O NETBOOKS? 3/3 ELECCIÓN DE LAS TABLETAS, RECURSOS DE APOYO Y FORMACIÓN

sábado, septiembre 1st, 2012

Ver 1ª partever 2ª parte ver presentación multimedia

LA ELECCIÓN DE LAS TABLETAS


Una vez se ha decidido integrar las tabletas digitales en las aulas, siguiendo alguno de los cuatro modelos tecnológicos citados caso (aulas específicas, algunas tabletas de apoyo en el aula, carros portátiles o tableta personal para cada alumno), llega el momento de decidir: ¿Qué tabletas digitales compramos para el centro? (o ¿qué tabletas aconsejamos a las familias y a los estudiantes que compren?).


Por supuesto las tabletas deberán incluir un software básico, unas apps imprescindibles que ya suelen venir con los dispositivos (reproductor multimedia, navegador, gestor de correo, gestión de cámara de fotos y vídeo…) y otras que deberemos adquirir para potenciar sus prestaciones educativas (suite ofimática, apps educativas adecuadas al nivel educativo de los alumnos…).


La primera cuestión a decidir es el tamaño. Los más habituales están alrededor de las 7” o bien alrededor de las 10”. Sin duda recomendamos los que tienen más o menos 10” para educación, dada la gran variedad de actividades que se van a realizar con ellos, muchas de las cuales requerirán, espacio, pantalla, la mayor visibilidad posible…


La segunda cuestión a decidir será el sistema operativo, que a la vez nos determinará las posibles marcas por las que optar. Considerando su sistema operativo, en estos momentos hay tres tipos de tabletas. Hay que tener en cuenta que sus apps son incompatibles (si adquirimos una app para iPad no la podremos utilizar en las tabletas Android), aunque algunas app muy útiles y populares (pe. Google Maps) está para los tres sistemas.


– Tabletas iPad (de Apple, con sistema operativo iOS). Sin duda hoy son las que proporcionan mejores prestaciones y las que tienen más aplicaciones (casi todas en inglés). También son las más caras Y como es lógico se conectan muy bien con los ordenadores Apple… pero muy mal con los ordenadores PC con sistema operativo Windows (que es el que en España tienen la mayoría de las familias).

– Tabletas Android (con el sistema operativo de Google). Tienen mayor compatibilidad con los ordenadores PC con sistema operativo Windows, y su oferta de app va aumentando rápidamente, también en español. Algunas marcas disponen de modelos sencillos muy baratos, que pueden resultar útiles para realizar las primeras experiencias de uso educativo de las tabletas en los centros. 

– Tabletas Windows 8. En estos momentos están apareciendo en el mercado. De la mano de Microsoft, y con el mismo sistema operativo que tendrán sus ordenadores PC y sus smarphones, creemos que se van a implantar pronto en el mercado y que en algunos aspectos van a ofrecer claras ventanas frente a sus competidores. Pero hoy (28-8-2012), aún  habrá que esperar para saber con certeza…



No recomendamos adquirir tabletas digitales con otros sistemas operativos antiguos, que ya están obsoletos.


En tercer lugar, y con independencia del sistema operativo, también habrá que decidir ¿qué prestaciones queremos que ofrezcan las  tabletas? Pensamos que en general una tableta de gama media será suficiente.


– Tabletas de gama alta. Microprocesador de 1 o 1’5 Ghz. Memoria ROM de 1 o 2 G y memoria interna de 32 o 64 G.  Pantalla capacitiva multi-touch con resolución 1.024 x 768 píxeles o 2.048 x 1.536 píxeles. Cámara trasera de 5 Mpx con vídeo HD (720/1080p) y cámara delantera de 2 o 3 Mpx; 

– Tabletas de gama media: Microprocesador de 1 Ghz. Memoria ROM de 1 G y memoria interna de 16 o 32 G. Pantalla capacitiva multi-touch  con resolución 1.024 x 768 píxeles. Cámara trasera de 5 Mpx con vídeo HD (720/1080p) y cámara delantera de 2 o 3 Mpx

– Tabletas de gama baja: microprocesador de 1 Ghz o menor velocidad, Memoria ROM inferior a  1 G. y memoria interna de 16 G. o menor. Pantalla resistiva o capacitiva con resolución 1.024 x 768 píxeles o inferior. En estos modelos las cámaras también ofrecen prestaciones inferiores a las de gama media.


Con todo, para tomar la decisión, también habrá que considerar también otras características que nos ofrezcan las distintas marcas y modelos y que tal vez para nosotros puedan tener mucha importancia: admisión de memorias externas SD, disponibilidad de conexión HDMI, duración de la batería…


Finalmente nos queda por decidir si queremos que las tabletas tengan conexión de telefonía móvil 3G. Como sabemos, muchos de los usos de las tabletas digitales requieren la conexión a Internet, y las tabletas que no disponen de conexión de telefonía móvil 3G (resultan unos 100 euros más baratas) solamente serán plenamente funcionales en entornos donde haya WIFI.


Para su uso educativo en las aulas de los centros que disponen de conexión WIFI, no es necesario que las tabletas tengan conexión 3G. No obstante, cuando las tabletas sean de propiedad de los alumnos, la conexión 3G puede facilitar su utilización en entornos extraescolares de interés de los estudiantes y de sus familias en los que no haya WIFI.


INFRAESTRUCTURAS, EQUIPOS Y SERVICIOS DE APOYO NECESARIOS


El óptimo aprovechamiento de la disponibilidad de tabletas digitales por parte de los estudiantes exige la disponibilidad de determinadas infraestructuras, equipamientos y servicios de apoyo en las aulas y en los centros, que son muy parecidos a los que requieren las aulas con netbooks (aulas 2.0), Destacamos los siguientes:


– Carros o armarios de almacenamiento y carga de las tabletas. Según que las tabletas estén asignadas a “full time” a una clase o sean compartidas con otras aulas, el sistema de almacenamiento y carga de las tabletas serán armarios o carros móviles. Siempre con cerradura y anclaje.


Caso de optar por los carros cargadores, según las circunstancias se podrá optar por un carro grande (por ejemplo para las 30 o 40 tabletas de la clase) o por dos carros de 20 tabletas.


– Medidas de seguridad. Las aulas que almacenen dispositivos digitales deberían tener una puerta sólida, con buena cerradura que cierre de golpe y protección adecuada en las ventanas. También convendría que tuvieran, además del armario o carro cargador de las tabletas (con llave de cierre),  un armario o cajón con llave para guardar periféricos y otro pequeño material informático.


– Instalación eléctrica. La instalación eléctrica de las aulas incluirá enchufes en las paredes de la clase y una regleta de enchufes con varias tomas en la zona de la pizarra digital y la mesa del profesor. Además convendría que cada aula dispusiera de un interruptor eléctrico general (con limitador de intensidad de corriente).


Hay que prever que el centro tenga contratada potencia eléctrica suficiente: netbooks, tabletas y pizarras digitales consumen poco, pero en un centro docente se pueden llegar a conectar simultáneamente cientos de estos dispositivos.


– Conexión WIFI a Internet con adecuada cobertura en todas las aulas (unos 3 Mbps/aula) y demás dependencias del centro donde se considere la utilización de las tabletas. El ancho de banda de global del centro docente también debe ser suficiente para  proporcionar una velocidad normal de acceso a todos sus dispositivos.


– Pizarra digital interactiva (PDI), que generalmente está integrada por tres elementos: un videoproyector, una pizarra blanca interactiva (donde se proyecta, y que incluye un puntero para hacer anotaciones y controlar el ordenador desde la pizarra) y un ordenador fijo de apoyo que contiene el software de control de la PDI.   


Sin contar con el precio del videoproyector y del ordenador de apoyo, el coste de una pizarra interactiva oscila entre los 600 euros de las PDI portátiles – que consisten en una cajita que se adhiere a cualquier pizarra blanca ya existente en el aula – y los 1.500 de las PDI que ya vienen integradas en una pizarra blanca interactiva. Conviene que tengan conexión USB con el ordenador, tamaño mínimo pantalla 87″ (proporción 16:9) y superficie sin reflejos.


La superficie de algunas PDI no está preparada para que se escriba sobre ellas con rotuladores de tinta seca (cosa que puede convenir hacer a veces para hacer pequeñas anotaciones sin necesidad de conectar el equipo informático) y cuesta mucho de borrar. En todo caso, se puede poner junto a la PDI una (pequeña) pizarra blanca complementaria.


Si por cuestiones económicas no es posible adquirir una PDI para el aula, bastará disponer de dos elementos: un videoproyector y un ordenador fijo de apoyo (que es lo que llamamos “pizarra digital”). La proyección se realizará sobre una pared blanca, pantalla de proyección o mejor una pizarra blanca. Desde una perspectiva pedagógica, una pizarra digital permite hacer la mayor parte de las actividades de enseñanza y aprendizaje que podemos hacer con una PDI, aunque la interacción y el control del ordenador deberá realizarse con el teclado, el ratón u otros periféricos (ya que la pizarra no es interactiva).


– El ordenador fijo de apoyo del aula puede estar amarrado a la mesa del profesor o en un pequeño armario con cerradura al lado de la misma, en el que se puede guardar también pequeño material informático: DVDs, periféricos inalámbricos…). Desde este ordenador, conectado a la intranet del centro, se podrá imprimir con la impresora láser del centro (para la que cada profesor tiene un password).

Se sugieren las siguientes características (aunque se pueden aprovechar ordenadores antiguos de menores prestaciones): 2 Gb. de memoria RAM, 120 Gb. de disco duro y lector/grabador de DVD, pantalla TFT 19″, conexiones wifi, cable de red y bluetooth, teclado y ratón (a ser posible bluetooth)…

Algunos centros optan porque las aulas no dispongan de este ordenador fijo, y en su defecto cada profesor conecte su portátil al videoproyector o PDI antes de empezar la clase. En este caso, el profesorado debe ir todo el día con el portátil a cuestas, su portátil debe tener el software de todos los modelos de PDI que tenga el centro (generalmente hay más de un modelo) y pueden surgir añadidos a causa de averías, virus…


– El videoproyector. Puede instalarse en el techo o con un brazo en la pared (sobre la PDI o superficie de proyección). Esta última opción puede reducir los costes de instalación, pero hay el riesgo de que algún alumno se cuelgue del brazo. La instalación del videoproyector dispondrá de 2 conexiones, una permanente para este ordenador fijo del aula, y otra disponible para conectar el ordenador portátil o tableta digital de profesores o alumnos cuando convenga.

Para el videoproyector se sugieren las siguientes características: definición WXGA, luminosidad mínima de 1800 lúmens y a ser posible que sea de ultra-corta distancia (no hay deslumbramientos con el foco y evita sombras al trabajar ante la PDI). Actualmente, además de los tradicionales videoproyectores de lámpara (periódicamente hay que cambiarlas y son muy caras), podemos optar por los videoproyectores de led, que no requieren este mantenimiento (son más caros, pero ya no tienen más costes en toda su vida útil, y al final resultan más baratos).



También hay que prever la instalación de 2 altavoces autoamplificados, con calidad de sonido y potencia que permita realizar bien actividades en las clases de idiomas.

La pizarra digital o la PDI, resulta indispensable para que los estudiantes puedan presentar y comentar con todos sus compañeros y con la supervisión de profesor los trabajos que realizan de manera individual o grupal, actividad fundamental para implicar a todos los estudiantes en la formación de todo el grupo.


– Plataforma educativa de centro, También resulta recomendable que el centro disponga de una intranet educativa (plataforma educativa de centro), accesible para todos los ordenadores, tabletas y demás dispositivos digitales  del centro. Facilitará la realización de trabajos dentro y fuera del centro ofreciendo funcionalidades como:

– E-mail y mensajería instantánea (al menos interno en la intranet).

– Disco virtual para cada profesor y alumno (con un espacio de “portafolio digital de trabajos»)

– Servidor de blogs y foros.

– Entornos de formación (LMS) tipo Moodle.. Espacio donde disponer  materiales y actividades de aprendizaje sobre las asignaturas.

– Portal de centro y biblioteca de recursos didácticos de centro.


– Otros servicios a contratar: seguros para el caso de robos, ampliación de los servicios de garantía y mantenimiento de los equipos tecnológicos (ordenadores, pizarras interactivas, videoproyectores, tabletas digitales…), antivirus para la red y el parque de dispositivos digitales del centro…


– Otros productos a comprar:  algunas apps imprescindibles para las tabletas y algunos programas imprescindibles para los ordenadores (suite ofimática…), etc.


Además, según las demandas de los profesores, también pueden resultar muy útiles: lector de documentos, que con función de zoom, permite proyectar directamente el contenido de libros, revistas, cuadernos y objetos tridimensionales;  apps para realizar votaciones o contestar preguntas en clase; impresora/fotocopiadora sencilla de aula.


– Personal técnico TIC. A medida de que los centros docents van teniendo más equipos e infraestructuras TIC, cada vez resulta más imprescindible que tengan en plantilla (a tiempo parcial) un técnico TIC (perfil técnico FP grado medio), para que realice tareas de mantenimiento de la red y de los ordenadores, tabletas y demás dispositivos digitales del centro (las averías graves las derivará al servicio de mantenimiento).


APLICACIONES Y RECURSOS DE APOYO


– Aplicaciones generales de las tabletas digitales: ajustes de la tableta y gestión de archivos (memoria interna, memoria externa SD…); acceso a discos virtuales (DropBox, Google Drive, SkyDrive…); antivirus; navegadores; lector de suscripciones RSS, gestor de correo, contactos y calendario; reloj, crono y despertador; GPR, localizador, mapas y rutas;  grabación de sonido, cámara de fotos y vídeo, reproductor multimedia, editor de vídeo y retoque fotográfico, suite ofimática, gestión de notas (Evernote), traductores, enciclopedias, lector OCR…

.- Aplicaciones sobre contenidos educativos. Aprovechan las posibilidades multimedia e interactivas del dispositivo digital para presentar contenidos de todo tipo de temas y asignaturas y proponer la realización de ejercicios. Estas aplicaciones además de texto (siempre conciso, claro y bien estructurado) incorporarán sobre todo: vídeos, imágenes, audio, animaciones, simulaciones, juegos educativos, ejercicios interactivos…

Dentro de este grupo están también paquetes de aplicaciones agrupadas en forma de libros de texto digitales, que permiten trabajar de manera coherente y sistemática los contenidos de toda una asignatura.


– Aplicaciones educativas para Android <http://www.mejoresaplicacionesandroid.es/>

– Apps educativas para Android <http://www.scoop.it/t/apps-educativas-android>
– Eduapps <http://www.eduapps.es/> “Eduapps nace con la intención de recopilar y analizar las principales apps para el aula. Las apps de contenidos curriculares no tienen valor por si mismas sin la figura del maestro, que las selecciona e integra para convertir la actividad en el aula en una experiencia motivadora. Y además Todo un conjunto de apps para ayudar al desarrollo y gestión de la clase. Desde pasar lista hasta acceder al servidor de tu colegio, hay una app para cada necesidad”.

– Google Play, mercado de apps de Google <https://play.google.com/store?hl=en>

– iPad Educación <http://www.apple.com/es/ipad/from-the-app-store/education.html> “Hay una app para casi cualquier alumno. Desde clases interactivas y material de apoyo hasta herramientas de productividad”.

– Otras aplicaciones específicas para la educación: aplicaciones de apoyo a las actividades educativas como sistemas de votación que permiten que en sesiones de gran grupo cada alum no pueda contestar de manera individualizada las preguntas del profesor, aplicaciones-clientes para acceder a campus virtuales, aplicaciones para facilitar el trabajo a estudiantes del ámbito de educación especial, aplicaciones para facilitar al profesorado controles de asistencia y tutorías 
– Videojuegos. Los videojuegos tienen una finalidad lúdica, pero muchas veces son susceptibles de utilización educativa para que los estudiantes trabajen aspectos tan diversos como de psicomotricidad, estrategia y toma de decisiones, imaginación, perseverancia, trabajo en grupo y socialización…


PROPUESTA PARA UN CURSO SOBRE TABLETAS DIGITALES PARA PROFESORES


Nuevos instrumentos siempre comportan nuevas metodologías (y a veces también una cierta renovación de las metodologías anteriores). Por esto, no basta con poner TIC a las clases, también es necesario proporcionar formación al profesorado sobre cómo manejar esta tecnología y sobre cómo aplicarla con eficacia y eficiencia en las actividades de enseñanza y aprendizaje.


1.- Aspectos técnicos. Manejo.

– Características básicas

– Configuración inicial: Conexión/desconexión, acceso/seguridad, fecha/hora, ajustes de pantalla y de sonido, geolocalización, conectividad

– Entrada de texto,  voz e imagen. La cámara de fotos y vídeo, uso del escáner OCR y de los códigos QR,

– Conexiones a las redes (3G, wifi, bluetooth…). Configuración de las conexiones.  El tethering: “anclaje a red o tethering al proceso por el cual un dispositivo móvil con conexión a Internet actúa como pasarela para ofrecer acceso inalámbrico a la red a otros dispositivos, cualesquiera que estos sean, asumiendo dicho dispositivo móvil un papel similar al de un módem o enrutador inalámbrico, permitiendo aprovechar así desde otros aparatos la tarifa plana de datos con la que generalmente se suministran” (wikipedia).

– Sincronización de cuentas: correo, contactos, calendario, redes sociales…

– Las aplicaciones y los datos. Gestión de archivos y carpetas (en local, memoria SD y en la nube). Conexión al PC (cable USB, bluetooth)

– Personalización del escritorio. Mantenimiento de la tableta (carga de la batería, apagado, limpieza…).

– Descarga de aplicaciones desde el “market”. Instalación. Actualizaciones. Almacenamiento en la memoria interna o en SD.

– Manejo de aplicaciones de uso general: navegador, gestión de correo, mapas, anotaciones, reproducción de imagen, sonido y vídeo, ofimática, notas, traductor… Opciones de almacenamiento, “compartir con”…


2.- Utilización didáctica de las tabletas (basado en gran medida en los contenidos presentados en estos tres artículos del blog)  

– Ventajas y problemáticas que puede comportar su uso educativo.

– Orientaciones generales para su uso didáctico.

– Modelos de aplicación didáctica

– Aplicaciones de interés educativo

EXPERIENCIAS EDUCATIVAS QUE SE ESTÁN REALIZANDO


Agradeceremos información sobre otros centros que estén integrando las tabletas digitales en sus aulas. A continuación se proporcionan las referencias de algunos de ellos:


El  grupo DIM realizará este curso una metainvestigación sobre el uso educativo de las tabletas digitales en las aulas. Se invita a participar a todos los centros y profesores que ya están experimentando con ellas. 
  • El compromiso de los participantes será contestar a DIM dos cuestionarios (en diciembre y mayo).
  • Y DIM ofrecerá formación desde EL PORTAL DE LAS TABLETAS DIGITALES y un seminario presencial (o por videoconferencia) en cada centro.    
Los interesados en participar, contactar con peremarques@pangea.org

¿TABLETAS DIGITALES O NETBOOKS? (2/3) ORIENTACIONES y MODELOS DIDÁCTICOS

miércoles, agosto 29th, 2012

Ver 1ª partever 3ª parte – ver presentación multimedia

ORIENTACIONES PARA LA INTEGRACIÓN Y UTILIZACIÓN  DE LAS TABLETAS EN LOS CENTROS
Microsoft Surface

Se presentan a continuación algunas orientaciones básicas para la correcta integración de los dispositivos digitales en las aulas y los centros docentes:


– Ante todo, debemos tener un plan. Es necesario tener un buen proyecto de implementación en los centros, consensuado por la comunidad educativa. Y deberá realizarse una buena gestión del mismo, que contemple un seguimiento permanente y una evaluación periódica de su ejecución y de los resultados que se van obteniendo.



“Creo que para introducir la tableta, es necesaria una buena planificación siguiendo la línea pedagógica de cada centro. Introducirla de forma gradual, primero que algunos profesores experimenten con ella, y que transmitan su experiencia a otros profesores. Sin duda se tendrá que realizar una formación, pero el intercambio de experiencias es muy positivo” [Silvia Caballeria].


En este plan se deberá considerar el modelo tecnológico más adecuado en cada caso (aulas específicas, algunas tabletas de apoyo en el aula, carros portátiles o tableta personal). Y caso de optar porque cada alumno disponga de su tableta personal, se deberá determinar si éstas deberán ser adquiridas por las familias o serán propiedad del centro.


– Considerar las múltiples posibilidades de uso de las tabletas en cada asignatura o contexto y según las actividades a realizar:



Actividades individuales y en colaboración… (en parejas, grupo) con la orientación del profesor. Se realizarán múltiples agrupamientos de los estudiantes (evitar que trabajen siempre juntos los mismos alumnos; organizarlos por parejas o grupos en los que se puedan ayudar y puedan aprender los unos de los otros). Se incentivará a los estudiantes para que compartan y debatan con sus compañeros.

– Uso para actividades en el aula, en casa, en las salidas (museos, excursiones…), para actividades extraescolares

Uso puntual para practicar con alguna app educativa adecuada al tema que se está tratando en clase o, uso frecuente para practicar con apps educativas o  uso habitual como instrumento de apoyo al estudiante realizando funciones de libreta, libro y cuaderno de ejercicios, calculadora…



Sugerimos que a medida que profesores y alumnos se acostumbren a la tableta digital, no se utilice solamente como libro de texto (fuente de información), cuaderno de ejercicios apps educativas autocorrectivas) o libreta (editor de textos, editor de notas), Utilizarla también para que los estudiantes se comuniquen, se hagan preguntas, trabajen colaborativamente, desarrollen su creatividad… La permanente posibilidad de comunicación de los estudiantes entre sí (en presencial y con la tableta digital) permite disponer de una doble comunidad  colaborativa de aprendizaje (presencial y virtual).



Su  gran multifuncionalidad como herramienta de trabajo (acceso a fuentes de información, almacenamiento y proceso de datos, edición de documentos textuales y multimedia, comunicación y compartición de documentos, realización de ejercicios autocorrectivos…) y su portabilidad las convierten en una buena opción como  instrumento y entorno de trabajo para el desarrollo de múltiples actividades de aprendizaje en cualquier momento y lugar.  



Además, si disponen de conector HDMI pueden conectarse al videoproyector de la clase (algunos proyectores sin conexión HDMI exigirán utilizar un adaptador “HDMI to VGA”) cuando convenga para compartir y comentar contenidos con todo el grupo clase.



También se podría considerar su uso integrado como un instrumento más dentro de una plataforma de gestión del aprendizaje LMS.


– Promover el uso del lenguaje audiovisual. La tableta digital es un instrumento esencialmente multimedia, aprovechemos esta funcionalidad para incentivar que en los trabajos que realicen los estudiantes se usen fotos, elementos multimedia, esquemas, presentaciones “interactivas”… Ahora disponiendo de una tableta digital es factible y sencillo.


– Tiempos de uso y autonomía en el uso de las tabletas digitales en clase. Aunque las tabletas sean unos instrumentos versátiles y constituyan un apoyo ideal para muchas de las actividades de aprendizaje, no hemos de olvidar que debemos seguir escribiendo también a mano y que debemos utilizar todo tipo de instrumentos tecnológicos y no tecnológicos (libretas, libros…).



Para orientar la integración de los recursos tecnológicos en las aulas (netbooks y pizarras digitales) para los últimos cursos de Primaria y para la Enseñanza Secundaria, hace cinco años elaboramos la siguiente propuesta de distribución del tiempo semanal de clase, que ha sido experimentada (con ajustes diversos) en centenares de centros con buenos resultados. Por ello, considero que puede ser válida igualmente para las aulas con tabletas digitales; se trata de repartir el tiempo semanal de cada asignatura (por supuesto no incluyo Educación Física, Música, Plástica…, que requieren dinámicas distintas) en cuatro grandes grupos de actividades:



– 20% del tiempo semanal: Explicaciones profesor en la pizarra digital, para presentar temas y hacer preguntas a toda la clase, proponer actividades de aprendizaje, mostrar y comentar recursos que los alumnos pueden explorar…Opcionalmente se puede autorizar a los alumnos el uso simultáneo de la tableta para tomas apuntes u otras actividades, no obstante hay que tener en cuenta que se multiplica el riesgo de distracción del alumnado.

– 30% Exposición de trabajos de los estudiantes en la pizarra digital.  Actividad grupal donde un alumno o un grupo expone a sus compañeros, que pueden intervenir haciéndoles preguntas o ”encontrando errores”. El profesor también interviene para revisar los trabajos que se presentan y valorar todas las intervenciones. Si se considera que puede enriquecer la actividad, en algunos casos se puede autorizar a los alumnos oyentes el uso simultáneo de la tableta.

– 30% Trabajo individual o grupal de los estudiantes con el apoyo de la tableta digital. Este es el tiempo en el que los estudiantes realizan ejercicios autocorrectivos y todo tipo de actividades y proyectos que posteriormente serán discutidos y corregidos colectivamente en la pizarra digital o mediante otros sistemas.

– 20% Trabajo individual o grupal de los estudiantes sin apoyos tecnológicos: lecturas, esquemas manuales, trabajo en cuadernos o láminas de dibujo…



Aunque los tiempos de utilización en clase  de las tabletas digitales variarán según las edades de los estudiantes, las materias objeto de estudio, las preferencias del profesorado  y los acuerdos de la comunidad educativa, sugerimos que en el marco de la enseñanza obligatoria, a partir del ciclo medio de Primaria se podrían utilizar entre un 30% y un 60% de los tiempos semanales de clase, y siempre cuando el profesor lo indique.



Para cursos superiores, lo deseable sería que ya pudieran ser los propios alumnos los que decidieran en cada caso cuando les conviene usar la tableta, y solamente en casos extraordinarios y justificados el profesor pudiera tener que desautorizar su uso. No obstante, para llegar a esta autonomía en la utilización de la tableta (habitual en las aulas de muchas universidades con el uso de las tabletas y netbooks por parte de los alumnos), es necesario que los estudiantes hayan adquirido mucha experiencia en el uso educativo de este dispositivo y hayan alcanzado un alto nivel de responsabilidad.

– Elegir la tableta más adecuada para cada nivel educativo. Una vez determinado el modelo tecnológico que se va a implementar en cada curso, ciclo o nivel educativo, y los principales usos que va  tener en las diversas asignaturas, se deberá determinar el tipo de tableta digital más adecuada en cada caso, considerando las prestaciones necesarias, las aplicaciones educativas disponibles para cada tipo de tableta, el precio…



Si  se opta por que cada alumno tenga su tableta de propiedad (la comprará su familia), habrá que orientar a los padres (marcas, características…) para que no haya una gran disparidad de modelos y prestaciones. Lo ideal sería que todos los alumnos de un  ismo grupo dispusieran del mismo tipo de tableta.


– Asegurar las infraestructuras técnicas: ancho de banda suficiente en la conexión a Internet, cobertura de la red WIFI, pizarra digital de apoyo en las aulas…



También es muy importante disponer de un buen sistema de almacenamiento/recarga de las tabletas, ya sea en armarios fijos en el aula o en carros móviles, que deberán disponer de llave u otro  sistema de cierre seguro.

En las aulas de los estudiantes más jóvenes convendrá poder filtros de acceso a Internet, para evitar el acceso accidental o intencionado a contenidos inadecuados para los niños.


Considerar otros recursos tecnológicos que conviene tenga cada alumno para utilizar conjuntamente con las tabletas: auriculares (para facilitar la audición personalizada de audio), disco virtual (en la intranet del centro, Dropbox u otro proveedor gratuito, el centro según vea más conveniente, dará las indicaciones a los estudiantes), lápiz de memoria… 



La principal función del disco virtual y del lápiz de memoria será guardar toda la información y trabajos que generen los alumnos, así como documentos de texto y multimedia de interés capturados de Internet o proporcionados por el profesor, con el fin de poder consultarlos, compartirlos con otros y seguir trabajando en cualquier momento y con otros dispositivos (ordenador familiar, otra tableta…). También puede facilitar el traslado de estos materiales al ordenador fijo del aula para proyectarlos por la pizarra digital. Y en algunos casos puede utilizarse a modo de «portafolio digital» en el que cada estudiante irá reuniendo sus trabajos y donde el profesor también podrá acceder para hacer un seguimiento. 


– Normativa de uso y orientaciones para su manejo y conservación. El centro elaborará una guía básica sobre el manejo de las tabletas digitales, sus principales funcionalidades y orientaciones para su mantenimiento, que será de utilidad para profesores, estudiantes y, cuando las tabletas se vayan a llevar a casa (si se opta por el modelo tecnológico de tableta personal propiedad de cada alumno), también para las familias.



Así mismo cada centro elaborará una normativa sobre el uso de las tabletas por los alumnos, que conviene sea lo más abierta posible pero ajustada a su reglamento de régimen interno. Por ejemplo, en las aulas de enseñanza secundaria obligatoria, algunas normas pueden ser:



– Los estudiantes son responsables del cuidado y buen uso de las tabletas, y deberán cuidar mantenerlas con la configuración recomendada por el centro.

– Si las tabletas se pueden llevar a casa, los estudiantes siempre las trasladarán en sus fundas, y velarán por traerla cada día al centro con la batería bien cargada.

– En las clases, las tabletas solamente se conectarán cuando el profesor lo autorice.

– Al navegar por Internet en el centro no se entrará en contenidos de carácter violento, pornográfico o inmoral de cualquier tipo.

– Las comunicaciones on-line se realizarán siempre con el adecuado respeto a las demás personas, observando las reglas de “netiquette” propias de estas redes y cuidando de la propia “identidad digital”.

– etc.



Suele dar buen resultado revisar la normativa con cada grupo de alumnos, a fin de que comprendan bien sus términos y el porqué de cada norma, y sugerirles al final que ellos hagan propuestas de mejora. Igualmente la normativa se proporcionará a las familias y será comentada en una de las reuniones de padres.

– Otros aspectos didácticos a considerar

– Participación de los estudiantes. Buscar la implicación de los alumnos en las actividades y asunción de roles. Conviene reorganizar las aulas, establecer y repartir trabajos a alumnos responsables (valoración mensual en asamblea), dar nuevos roles a los alumnos (y al profesor), facilitar que participen más. Por ejemplo establecer roles como:

– Alumnos «colegas tutor», alumnos aventajados que ayudan a uno de sus compañeros.
– Alumnos «especialistas temáticos», que se especializan en un tema, elaboran una wiki sobre el mismo y se convierten en asesores de sus compañeros en esta temática.
– Alumnos «monitores TIC», que ayudan al profesorado a resolver los problemas y consultas que puedan surgir en el aula relacionadas con el uso de las TIC. Las cuestiones que no puedan resolver se consultar al profesor «coordinador TIC» del centro.



– Favorecer una construcción personal y activa del conocimiento a partir de la reconstrucción de los propios esquemas mentales mediante la realización de actividades aplicativas y contextualizadas, relacionadas con su realidad próxima, con el mundo real, que les interesen y para que tengan más significado para ellos.



– Proponer actividades que impliquen adquirir informaciónanalizarlaseleccionarlaorganizarla y relacionarlainterpretarla y aplicarla a nuevas situaciones (con lo que la información se habrá transformado en conocimiento).



– Promover el desarrollo de la iniciativa, autonomía, autorregulación progresiva de los estudiantes, conjuntamente con la responsabilidad ante sus aprendizajes y su capacidad de superación de las dificultades.



– Priorización de la reflexión y el pensamiento críticola autocrítica y la argumentaciónla imaginación y la creatividad, frente a los aprendizajes memorísticos, aunque siempre hay cosas que deben memorizarse.



– Promover el desarrollo de las competencias básicas mediante actividades de descubrimiento, de investigación y aplicación de conocimientos más que la adquisición de conocimientos compartimentados. Y promover el desarrollo de las competencias TIC: manejo de programas, buscar y seleccionar información según criterios y finalidades… 

Por cierto, aunque en un centro se opte por las tabletas digitales (frente a los netbooks), hay que asegurar que antes de acabar la Enseñanza.Obligatoria los alumnos también estarán familiarizados con el uso de los ordenadores y sus programas [aportación de Juan Carlos Palomino].


– Utilizar recursos variados, presenciales y on-line. Y atender la diversidad y la interculturalidad. Adecuación de los aprendizajes a las características de los estudiantes, a sus dificultades individuales, necesidades e intereses.



– Utilizar múltiples metodologías (expositiva, descubrimiento, investigación sistemática, trabajo por proyectos y por problemas…). Una pauta didáctica para introducir nuevos contenidos puede ser: explorar las ideas previas de los alumnos, introducir nuevos contenidos, estructurarlos y relacionarlos, formarse una idea propia (interpretar y argumentar), aplicarlos.

– Y… MUY IMPORTANTE. Seguir el trabajo de los estudiantes en clase con las tabletas, ajustar los tiempos y que SIEMPRE se corrijan los trabajos. En enseñanza Primaria y Secundaria, siempre que los estudiantes utilizan las tabletas digitales u ordenadores para realizar sus actividades de aprendizaje, conviene que el  profesor esté paseando alrededor de sus mesas de trabajo viendo lo que van haciendo y a su disposición para contestar posibles preguntas o demandas de orientación.



De otro modo, si el profesor está sentado en su mesa frente al alumnado o está ausente de la clase, las probabilidades de que los estudiantes se distraigan con Internet aumentan muchísimo.



También conviene encargarles la realización de actividades con el apoyo de las tabletas digitales con unos tiempos suficientes pero muy ajustados, de manera que si quieren terminar el trabajo tengan poco margen para la distracción.

Finalmente destacar la importancia de realizar un buen control y seguimiento del alumnado. Corregir siempre las actividades que realicen los estudiantes, aunque para ello se pueden aplicar diversos sistemas de autocorrección, corrección por pares, corrección colectiva en la pizarra… que pueden descargar al profesor de una sobrecarga de revisión de trabajos.

MODELOS DE ACTIVIDADES DIDÁCTICAS QUE PUEDEN REALIZARSE


Motorola Xoom

Como sabemos, los aprendizajes de los estudiantes dependen de las actividades que estos realizan y del empeño que ponen en aprender. Por ello, disponer de sofisticados instrumentos didáctico-tecnológicos  no asegurará que los alumnos aprendan mejor; su eficacia dependerá de las metodologías didácticas que se apliquen, de la adecuación de las tareas para sus destinatarios y de la manera en la que se gestionen las actividades de enseñanza y aprendizaje (motivación, tutorización…).


A continuación se presentan algunos modelos didácticos de uso de las tabletas digitales, que aprovechan sus funcionalidades (muchas de ellas compartidas con los netbooks): fácil portabilidad y conexión a la red (tableta = entorno de aprendizaje móvil), acceso inmediato a las infinitas fuentes de información de Internet (tableta = biblioteca), múltiples herramientas para procesar la información (editores gráficos y de texto…, tableta = libreta), todo tipo de canales comunicativos interpersonales (correo, mensajes, foros, redes sociales…) para obtener apoyo, compartir conocimiento y recursos y para la realización de actividades colaborativas (tableta = canal para comunicar/compartir), aplicaciones tipo simulador para realizar experimentos (tableta = laboratorio)…


Se trata de modelos muy genéricos de actividades de aprendizaje que los estudiantes desarrollarán con el apoyo de la tableta digital, y que en general se pueden aplicar a la mayoría de las asignaturas y cursos:


– Estudiar y realizar ejercicios con aplicaciones de contenidos educativos. Disponiendo de una tableta digital, los estudiantes dispondrán de tres grandes fuentes de contenidos educativos digitales:



– Las apps de contenidos educativos elaboradas específicamente para las tabletas, que se pueden encontrar en  mercados de apps (algunas son gratuitas). Actualmente ya se pueden encontrar numerosas aplicaciones  sobre muchos de los temas de las asignaturas, que permitirán apoyar y reforzar determinados aprendizajes de los estudiantes mediante la realización de ejercicios de grafo motricidad y pre-lectura, dibujo, ortografía y sintaxis, traducción y “listening”, cálculo, reconocimiento de instrumentos y sonidos musicales, experimentos con simuladores, navegación por Google Earth

En este apartado estarían también paquetes de aplicaciones agrupadas en forma de libros de texto digitales, que permiten trabajar de manera coherente y sistemática los contenidos de toda una asignatura.



– Los contenidos educativos on-line, accesibles con los navegadores de la tableta. Por lo tanto se puede acceder a la mayoría de los contenidos que se han elaborado hasta ahora para su uso con los netbooks y ordenadores en general, incluyendo los libros de texto digitales. Muchos son gratuitos, como los que están disponibles en los portales de las Consejerías de Educación y en las webs de algunos profesores, y además están los que han elaborado las editoriales que son de pago.

Hay que tener en cuenta no obstante que algunos de estos contenidos on-line pueden resultar inaccesibles (por ejemplo si están en formato flash y tenemos una tableta iPad, que no reconoce flash) o bien su acceso y manejo puede resultar complicado (por razones de diseño de las páginas o de la interacción inicialmente prevista con el ratón…).



– Los contenidos educativos que prepare cada profesor, y que puede poner a disposición de sus alumnos a través de su página web o blog docente, desde la plataforma educativa del centro o utilizando una app específica que facilite a los docentes la creación de ejercicios para sus alumnos. 



En cualquier caso, el estudio de unos contenidos concretos y la realización de sus ejercicios se realizarán por encargo del profesor (y según las tabletas de que disponga) a todos sus alumnos o bien a algunos estudiantes de manera individualizada según las necesidades de aprendizaje de cada uno.



Los ejercicios suelen ser autocorrectivos, lo que da mucha autonomía de aprendizaje a los estudiantes y libera al profesorado de las tareas de corrección. Si los ejercicios no son autocorrectivos se pueden corregir colectivamente en clase en la pizarra digital o bien organizar otros sistemas como la “corrección por pares” (entre los propios alumnos), la corrección por los “alumnos especialistas” en este tema, o la corrección por parte del profesor de cada uno de los trabajos.


– Alumnos buscadores de recursos. De manera voluntaria o por encargo del profesor, se tratará de que algunos estudiantes busquen recursos sobre un tema en Internet (en webs temáticos, YouTube, blogs…) y los presenten el día acordado en la pizarra digital a toda la clase. Los estudiantes que presenten los materiales deberán explicarlos a sus compañeros, y también contestarán sus preguntas.


– Alumnos investigadores: proyectos y problemas (PBL).  Se encargará a grupos de alumnos la realización de proyectos “de la vida real”, que impliquen la realización en grupo colaborativo de diversas tareas: identificación del problema y organizar el equipo, buscar información, investigar y buscar posibles soluciones y elegir la más adecuada,  desarrollar el proyecto y en su caso aplicarlo, realizar una autoevaluación y presentarlo a toda la clase en la pizarra digital para su valoración colectiva.



– Proyectos diversos a propuesta del profesor o de los propios alumnos.

– Problemas complejos, divergentes, con múltiples posibles soluciones a evaluar.

– Webquest (investigaciones guiadas) y cazas del tesoro específicas.



Las funcionalidades de las tabletas digitales (portabilidad, fuente de información, herramienta multiusos, canal de comunicación…) facilitarán a los estudiantes la realización del trabajo.


– Trabajos colaborativos de toda la clase a lo largo del curso. Los estudiantes, siguiendo las orientaciones del profesor y disponiendo para ello de tableta digital, se organizan para realizar trabajos del tipo:



Wiki glosario de una asignatura: se determina el glosario, se buscan las definiciones en diversas fuentes y se elabora una definición propia, se seleccionan imágenes u otros elementos multimedia…

– Periódico digital (imprimible) trimestral de la clase, que incluirá diversas secciones: noticias de la clase, lo que hemos aprendido, colaboraciones personales (poemas, relatos, fotos…), etc.

– Blog diario de la asignatura: cada día un par de alumnos hacen un post con una síntesis de lo que se ha hecho en clase.

– Wikis temáticas / alumnos especialistas. Por indicación del profesor, y según intereses de los alumnos, se reparten los temas de la asignatura entre todos los alumnos organizados en grupos. Cada grupo elaborará una wiki sobre el tema asignado (incluirá explicaciones, imágenes, vídeos, enlaces de interés…), y asesorará en cuestiones sobre este tema a sus compañeros cuando lo requieran.  También pueden elaborar una batería de preguntas clave sobre el tema, que pasarán a sus compañeros.


– Alumnos creadores y periodistas. Se tratará de que los estudiantes utilizando las prestaciones de la tableta, de manera individual o en pequeños grupos, realicen actividades adecuadas a su edad y de interés para las asignaturas que supongan la creación de un material. Al final, presentarán estos materiales a toda la clase en la pizarra digital, donde los compañeros y el profesor podrán hacer sus comentarios y valoraciones.



– Elaborar fichas o montajes multimedia de noticias a partir de fotos capturadas con su cámara en el barrio o la escuela.

– Hacer entrevistas de audio o vídeo a personas del barrio, de su familia…

– Realizar reportajes dentro y fuera de la escuela (mi barrio, desayunos saludables…) en formato presentación multimedia o vídeo.

– Elaborar cuentos, poemas y narraciones multimedia (en español, en inglés…)

– Hacer montajes musicales: canciones en inglés, componer una música inédita…

– Producir vídeos tutoriales que expliquen cómo hacer una cosa determinada.

– Crear materiales didácticos multimedia sobre temas que puedan ser útiles para los demás compañeros o para alumnos de cursos inferiores…


– Alumnos profesores. Por indicación del profesor, un grupo de alumnos puede preparar una presentación multimedia sobre un  tema determinado de la asignatura, y posteriormente exponerlo en la pizarra digital a sus compañeros y al profesor, que harán preguntas y lo valorarán. Si al preparar su exposición temática lo requieren, pedirán asesoramiento al profesor, que les podrá orientar sobre el guión esencial, fuentes de información,,,


– Realizar exámenes con apuntes y acceso a internet. Como se sugiere en el enfoque del “currículum bimodal” (ver http://peremarques.blogspot.com.es/2011/09/que-es-el-curriculum-bimodal-i.html), los ejercicios de clase y exámenes que se refieren a cuestiones prácticas (a “saber hacer determinadas cosas”) los alumnos deberían poder hacerlos siempre con el apoyo de sus apuntes e Internet. Una tableta digital será el instrumento idóneo para proporcionar este apoyo a los estudiantes.


– Actividades individuales cuando cada alumno tiene una tableta. Si cada estudiante dispone de una tableta personal, resulta posible que los alumnos la utilicen también para realizar actividades como:



– Blog personal de cada alumno. Cada alumno elabora un blog, que también podrán ver sus compañeros y el profesor. Incluirá una presentación personal, anotaciones (post) sobre temas del interés del autor, y también algunos de trabajos que el profesor mande hacer concretamente allí.

– Toma de notas y elaboración de apuntes (memoria auxiliar) mediante programas de anotaciones, mapas conceptuales, pósters, programas de anotaciones y dibujo a mano alzada…

– Cada alumno hace «su» libro de la asignatura. En formato blog o wiki, cada alumno va recopilando información sobre los temas de la asignatura a medida que se trabajan en clase y va elaborando «su» libro de la asignatura.

– Actividades en la red social de la clase. Cada clase puede tener una red social cerrada donde los estudiantes dispongan de un perfil, espacios para compartir recursos (fotos, vídeos, documentos…), foros para ir dejando sus opiniones o dudas sobre determinados temas…


– En Educación Especial la tableta digital será útil para alumnos con determinadas minusvalías, por ejemplo:



– Alumnos con poca visión o ciegos: lectores de documentos y OCR que tengan la función de lupa o de lectura de voz del documento facilitarán la visión o audición del mismo.

– Alumnos con deficiencias auditivas: aplicaciones de reconocimiento de voz podrán leer en pantalla lo que el profesor u otras personas están diciendo.


Tengamos en cuenta que si se invierte en tecnología para terminar haciendo en clase lo mismo que se hacía antes, y además no se observan mejoras significativas en los aprendizajes de los estudiantes, en realidad no se ha invertido, simplemente se ha gastado en algo que no aporta valor añadido.


Aunque en muchos casos lo deseable será integrar los recursos TIC con soportes tradicionales de las actividades de aprendizaje (libros y libretas, murales, pósters…), la integración en las aulas de las tabletas digitales (o en su caso de los netbooks) debe conllevar un cambio en la metodología didáctica, en las actividades de enseñanza y aprendizaje que se realizan, buscando una mejora en los aprendizajes de los estudiantes y en su rendimiento académico.



Con todo, es comprensible que en una primera etapa se sigan utilizando también los materiales, recursos y actividades habituales antes de disponer de las tabletas. Manejar con soltura el dispositivo y descubrir el valor añadido de los nuevos modelos didácticos que ahora pueden aplicarse en el aula puede llevar un tiempo. 

FUENTES DE INFORMACIÓN
Wiquipedia: Steve Jobs

¿TABLETAS DIGITALES O NETBOOKS? (1/3) MODELOS TECNOLÓGICOS PARA SU USO EN LAS AULAS

lunes, agosto 27th, 2012

Ver 2ª partever 3ª partever presentación multimedia

LAS TABLETAS DIGITALES EN LAS AULAS: MODELOS TECNOLÓGICOS 
See English version in SPARKS IT


Imagen:gadgetmix.com

Las tabletas digitales pueden utilizarse en los contextos educativos como instrumento alternativo a los netbooks. Al igual que éstos, requieren que el centro disponga de una adecuada conexión a Internet en sus instalaciones, y también conviene que en cada aula de clase haya además una pizarra digital controlada por un ordenador (fijo o portátil), donde además de recibir las explicaciones del profesor los estudiantes puedan compartir sus trabajos con toda la clase para su revisión y corrección (ver investigaciones sobre la pizarra digital <http://www.peremarques.net/pizarra.htm>)

Para la integración de las tabletas digitales en las actividades de enseñanza y aprendizaje de los centros docentes consideramos cuatro posibles modelos tecnológicos, que son los mismos que ya identificamos (ver investigación aulas 2.0 <http://www.peremarques.net/aulasticportada.htm>) para el uso de los netbooks en las llamadas aulas 2.0:


Aula de las tabletas digitales. Se disponen las tabletas en un aula específica (que dispondrá además de pizarra digital y de algún ordenador de apoyo) y se traslada allí a los alumnos cuando conviene que realicen alguna actividad con el apoyo de las tabletas.

Un profesor o técnico deberá responsabilizarse del cuidado y mantenimiento de los equipos y de la gestión del cuadro horario donde los profesores harán con antelación sus reservas del aula.

Este modelo, que supone la creación de un aula donde se concentran los recursos tecnológicos, creemos que puede tener sentido cuando un centro (para impartir alguna asignatura específica, por ejemplo en FP) necesita disponer de un aula de ordenadores de muy altas prestaciones. No obstante lo consideramos desaconsejable cuando los dispositivos son tabletas digitales, mucho más baratas y, sobre todo, fácilmente transportables, ya que los estudiantes deben estar en continuo movimiento entre las clases.


Algunas tabletas fijas de apoyo para la clase. En las clases hay unas pocas tabletas digitales, siempre a disposición del profesorado y los estudiantes, que se utilizan para realizar diversos trabajos individuales y grupales.

Es un modelo que resulta cómodo para profesores y estudiantes: la tecnología está ya en el aula y no se requiere el desplazamiento a otra aula. No obstante, como no se dispone de una tableta para cada estudiante, mientras unos alumnos realizan determinadas actividades con las tabletas, otros deben desarrollar otras tareas sin este apoyo tecnológico.

Puede ser un buen modelo para la introducción inicial de estos dispositivos en los centros. De esta manera los profesores se van formando y van experimentando cuando lo creen oportuno y los alumnos se van familiarizando con sus posibilidades educativas y con las normas de uso que deben respetar…

Complementado con la posibilidad de disponer de un carro móvil cuando sea necesario, puede ser un buen modelo para las etapas de Infantil y el primer ciclo de Primaria.


Carros móviles de tabletas digitales. El centro dispone de varios carros móviles con tabletas (facilitan el transporte, almacenamiento y recarga de las mismas), que los profesores trasladan a sus aulas cuando lo requieren.

Generalmente cada carro (según las necesidades del centro suelen contener entre 20 y 40 tabletas) se asigna a una zona del centro para que de servicio a las aulas ubicadas en la zona, minimizando los desplazamientos.

Para una buena gestión del servicio, conviene que cada carro de tabletas tenga un profesor responsable de su cuidado y mantenimiento (el carro puede estar almacenado en su aula más habitual de clase), que también gestionará el cuadro horario donde los demás profesores harán con antelación sus reservas de tabletas para sus clases.

Este modelo, aunque dificulta la improvisación de actividades con tableta en las aulas (hay que haber reservado con antelación) y supone una incomodidad al tener que ir trasladando los carros entre clases, evita el desplazamiento de los alumnos entre clases e integra el instrumento en el contexto del aula y las actividades educativas habituales donde cuando es necesario cada alumno puede disponer de una tableta.


Tableta digital personal para cada alumno. En nuestra sociedad actual, donde hay una presencia ubicua de Internet y tenemos siempre a nuestro alcance uno de estos dispositivos digitales (tableta digital, ordenador, Smartphone…), la escuela debe formar a los estudiantes para actuar en este contexto utilizando adecuadamente estas herramientas (como hacemos con las ya omnipresentes calculadoras).

Por ello consideramos recomendable, y cada vez más necesario, que formemos a los estudiantes contando que ahora además de papel, lápiz y libros, también tienen siempre a su disposición uno de estos dispositivos: tableta digital o netbook.

Ver al respecto nuestra propuesta de “currículum bimodal” <http://peremarques.blogspot.com.es/2011/09/que-es-el-curriculum-bimodal-i.html> , que además de poner al día los objetivos educativos, las metodologías didácticas y el sistema de evaluación de nuestros estudiantes, puede contribuir a una notable disminución del fracaso escolar.

En este marco, y si se dispone de las infraestructuras adecuadas en el aula (conexión a Internet, pizarra digital…), su utilización en el ámbito educativo permite aplicar un modelo tecnológico de trabajo en la nube (y también off-line) con interconexión de los contenidos de distintos dispositivos (tabletas digitales, netbooks, smartphones, pizarra digital…) y permanente red de comunicación entre los estudiantes y con los agentes educativos.

Con todo, y dentro de este cuarto modelo tecnológico – cada estudiante dispone de su tableta personal – que pensamos debe ser el objetivo hacia el que progresivamente los centros deberían orientarse,  hemos de considerar dos posibilidades:

– Que las tabletas sean del centro, y el alumno las tiene siempre a su disposición en clase.

– Que las tabletas sean propiedad de cada alumno, que las trasladará cada día de casa a la escuela, como un libro o libreta más en su mochila.


La mejor opción dependerá en cada caso de las características de cada centro y de la edad de los estudiantes, pero con la mirada en el futuro, tenderemos a que cada alumno tenga su propia tableta de propiedad (como tiene sus libretas y otros enseres personales).



Por otra parte, aún no hemos dado respuesta a la pregunta: ¿qué nos conviene más, netbooks o tabletas?

VENTAJAS QUE PUEDE COMPORTAR EL USO DE LAS TABLETAS DIGITALES EN EDUCACIÓN


Imagen: Microsoft

La utilización de las tabletas digitales en educación nos puede proporcionar muchas ventajas. En el apartado de “usos de las tabletas digitales” ya hemos enumerado sus principales posibilidades, destacamos aquí algunas ventajas pedagógicas que se constatan en las investigaciones realizadas (p.e. Naace en Reino Unido, Learning Exchange en Australia, citadas en las fuentes de información). Muchas de estas ventajas son las mismas que se obtienen al trabajar en entornos con netbooks:


  – Portabilidad y multifuncionalidad (tableta = entorno de aprendizaje móvil). Disponiendo los alumnos de tableta digital, el aprendizaje se libera de las 4 paredes de clase y puede desarrollarse en cualquier otro lugar y momento sin perder las funcionalidades que brindan las TIC: en el patio, en las visitas a museos, en las excursiones… En la tableta los estudiantes tienen todo lo necesario para desarrollar múltiples actividades de aprendizaje: obtener información de Internet (tableta = biblioteca), hacer fotos o vídeo (tableta = cámara), redactar un documento (tableta = libreta), realizar experimentos con aplicaciones tipo simulador (tableta = laboratorio), comunicarse con los compañeros o con el profesor (tableta = canal para comunicar/compartir), elaborar producciones multimedia…
– Acceso a múltiples fuentes de información. Proporcionan un acceso fácil e inmediato a todo tipo de información en Internet: libros digitales, vídeos…, donde los estudiantes pueden acceder a la información en múltiples fuentes y no dependen solamente del libro de texto o de las explicaciones del profesor.

– Colaboración y apoyo. Proporcionan una inmediata comunicación a través de Internet con compañeros y profesores y acceso a aplicaciones y entornos colaborativos. Así los estudiantes, en todo momento y lugar, pueden compartir ideas y recursos, comentar y debatir temas, pedir ayuda y proporcionarse apoyo, realizar trabajos colaborativos… Se redefine el espacio de aprendizaje, sobre la base de la conexión de las personas y el acceso a la información a través de espacios virtuales de colaboración.

– Aprendizaje autónomo y creatividad. Proporcionan a los estudiantes autonomía en el acceso a la información (no dependen de la que les proporcione el profesor),  autonomía en el uso de sus herramientas de trabajo para resolver problemas y crear conocimiento  (disponen de múltiples y variados instrumentos para el proceso de la información siempre a su alcance en su dispositivo) y autonomía al poder pedir ayuda on-line a sus compañeros (o al profesor) cuando la necesitan. Además, cuando tienen ideas creativas, al momento pueden anotarlas, buscar información complementaria, organizarlas, compartirlas…

– Aplicación de nuevas metodologías didácticas. Facilitan un enfoque pedagógico más centrado en el estudiante, que puede realizar más actividades de trabajo en grupo, más actividades autónomas de iniciativa propia, más actividades donde asumen el rol de profesores para presentar temas y proyectos a los compañeros…

Motivación e implicación. En las investigaciones realizadas, los estudiantes manifiestan estar más motivados al trabajar con estos apoyos digitales, participan más en clase.

– Eficacia y eficiencia. En estas mismas investigaciones, profesores y alumnos manifiestan  que trabajan de manera más eficiente y eficaz.

– Mejora de los aprendizajes. Y también según estas investigaciones, la realización de buenas actividades de aprendizaje con estos dispositivos y las aplicaciones educativas, aumenta progresivamente la calidad de los trabajos de los estudiantes y produce un impacto significativo en los aprendizajes. El uso de las tabletas puede actuar como catalizador que facilita y potencia los aprendizajes, pero como sabemos la causa de los aprendizajes de los estudiantes está en las actividades cognitivas que realizan… no en la tecnología que usan; si las actividades de aprendizaje que se proponen a los estudiantes no son buenas…poco aprenderán aunque usen tecnología.

– Desarrollo de las competencias digitales y las competencias básicas en general. Facilitan la realización de actividades que desarrollan competencias de búsqueda, tratamiento y comunicación de información en entornos digitales, pensamiento fluido y crítico, estrategias para la toma de decisiones y resolución de problemas…

– Actividades de refuerzo: prácticas y memorísticas. Con la utilización de las aplicaciones educativas adecuadas se facilita a los estudiantes la realización de actividades personalizadas de refuerzo y en general el aprendizaje memorístico de los conceptos básicos y de las habilidades de rutina. Con estos fines las apps más utilizadas son sobre las siguientes materias: Inglés, Matemáticas, Ciencias Naturales, Geografía,  Historia, Arte,  Música…

– Comodidad. Los alumnos se sienten cómodos en estos entornos móviles y táctiles que suelen conocer bien. Además se aligera su mochila, ya que trabajando con aplicaciones educativas en muchas ocasiones puede prescindirse de algunos de los libros de texto en papel.

– Difusión social de las competencias digitales. Muy a menudo, la familia del estudiante se interesa también por la tableta al constatar lo fácil que resulta utilizarla. 

PROBLEMÁTICAS ASOCIADAS AL USO DE LAS TABLETAS DIGITALES

Imagen: Apple


Distinguimos dos tipos de problemas que pueden surgir al utilizar las tabletas digitales en los ámbitos educativos: problemas técnicos y problemas pedagógicos, estos últimos derivados de su utilización en entornos educativos. Muchas de estas problemáticas son comunes a las que se dan en los entornos educativos con netbooks:



Problemas técnicos y de manejo que pueden darse, y que muy a menudo tienen su origen en determinados errores de los usuarios:

– Problemas de conexión a Internet. La conexión a Internet es lenta o no funciona, por poco ancho de anda o falta de cobertura en determinadas zonas del centro. En alguna ocasión, los “filtros de acceso a Internet” del centro pueden impedir el acceso a determinados contenidos que serían necesarios para algunos trabajos. Por otra parte hay que considerar que si las tabletas no tienen conexión 3G los estudiantes solo las podrán utilizar en sus casas si también tienen allí WIFI.

– Averías físicas en los equipos: algún botón no va, el altavoz o el micrófono no funcionan….

– Problemas de software: desconfiguración del sistema operativo, aplicaciones que no funcionan bien o están mal configuradas…Cuando cada estudiante tiene su propia tableta estas problemáticas pueden darse con mayor frecuencia, aunque por otra parte los usuarios también van desarrollando más habilidades para buscar y encontrar soluciones,.

– Incompatibilidades entre dispositivos: a veces se produce la desconfiguración de los documentos hechos con una tableta o aplicación al pasarlos al ordenador u a otra tableta con sistema operativo distinto, imposibilidad de acceder a determinados recursos digitales (p.e los Ipad no permiten acceder a documentos flash)… También hay que considerar posibles dificultades para conectar las tabletas con el videoproyector (se requiere un conector especial HDMI a VGA).

– Incomodidad al escribir. Cuando hay que escribir mucho, resulta Incómodo escribir con este teclado integrado en la pantalla.



Problemas derivados de su uso pedagógico. Destacamos:

– Pocos contenidos educativos. Actualmente aún hay pocas aplicaciones de contenidos educativos. Para los modelos iPad si existe ya un notable catálogo de apps educativas en inglés.

– Dependencia de la tableta. Cuando la tableta se haya integrado como un instrumento importante en lasx actividades de enseñanza y aprendizaje, se podrán producir alteraciones graves en la dinámica de las clases si los alumnos se olvidan la tableta en casa, o no la recargan, o no actualizan adecuadamente las aplicaciones.

– Falta de tiempo de los profesores. Falta de tiempo por parte de los profesores para buscar y desarrollar recursos para ser utilizados con los estudiantes.

– Distracciones en clase. Distracción de los alumnos al trabajar, hacer deberes… Algunos alumnos son conscientes de que al distraerse tardan más en hacer los deberes, pero aún así muchos lo prefieren.

TABLETAS DIGITALES VERSUS NETBOOKS: VENTAJAS E INCONVENIENTES



En el ámbito educativo hemos comentado que las tabletas digitales y los) netbooks pueden considerarse instrumentos alternativos de apoyo a los estudiantes (y también a los docentes), pues muchas de las aplicaciones que ofrecen son similares. Con todo, las tabletas orecen algunas ventajas:



– Uso inmediato. Siempre listas para usar. El netbook necesita unos minutos para cargar el SO, que nos hace perder tiempo esperando.

– Autonomía de uso. Mayor duración de la batería (según modelos, puede llegar a unas 10 horas).

– Portabilidad y versatilidad. Es más portátil y versátil dentro y fuera del aula: menor tamaño y peso, ocupa menos espacio a las mesas y se puede guardar fácilmente cuando no se usa,  e integra más elementos tecnológicos (cámara, GPS, sensores de ambiente…)

– Facilidad de uso. Son más fáciles de usar que los netbooks, ya que las tabletas son dispositivos más simples y compactos (la mayor parte de sus funcionalidades no requieren cables ni periféricos) que utilizan sistemas operativos y aplicaciones de menor complejidad.

– Costes de mantenimiento mínimos. Tienen menos averías y la instalación, configuración y manejo de las aplicaciones resulta más sencilla para los usuarios. Por otra parte, cuando surgen problemas técnicos (que suelen ser debido a errores manejo) a menudo pueden ser rápidamente resueltos por los propios usuarios.  

– Interacción táctil amigable. La pantalla táctil hace que en tareas (manipulación de imágenes, música o juegos) la interacción sea más fácil que con el uso de un teclado y un ratón. Lo mismo ocurre al utilizarla en entornos no favorables al teclado y ratón, como al utilizarla en la cama o  de pie. Además, algunos usuarios consideran más agradable usar un lápiz, un puntero o el dedo para apuntar y pulsar sobre la pantalla, en lugar de hacerlo con el ratón.

– Alta definición de pantalla. En general las tabletas digitales tienen una mejor definición de pantalla que los netbooks.

Y como no todo pueden ser ventajas, también hemos de considerar sus puntos débiles o inconvenientes frente a los netbooks:



– Mayor coste de compra. En general, son más caras las tabletas, pueden constar el doble que un netbook.

– Aplicaciones con menores prestaciones. En general las aplicaciones de las tabletas ofrecen menos funcionalidades que sus equivalentes en los netbooks. Esta limitación en las prestaciones se nota especialmente en las aplicaciones ofimáticas, especialmente en el caso de las tabletas Android, que actualmente aún no dispone de una buena aplicación para elaborar presentaciones multimedia, instrumento utilizado por los estudiantes para realizar muchos de sus trabajos individuales y en grupo.

– Menor potencia de trabajo. Menor capacidad de video y en general de proceso de la información que los netbooks, que tienen microprocesadores más potentes.

– Menor capacidad de almacenamiento. Las memorias flash de las tabletas actualmente no suelen rebasar los 64 Gb.
– Muchas apps se actualizan muy a menudo, lo que obliga a invertir tiempos de descarga y configuración. Con los netbooks también pasa (p.e. las actualizaciones de Adobe) pero mucho menos [aportación de Paloma Valdivia]
– Incomodidad y lentitud al escribir. Las tabletas no ofrecen espacio para el descanso de la muñeca y el teclado en pantalla resulta incómodo y lento para escribir textos largos. No obstante para estos casos se puede disponer de teclados externos, aunque supondrán un coste más y la tableta ya no será “todo en uno” (algunas tabletas como Surface de Microsoft integran un teclado físico en la funda protectora del dispositivo)

– Imprecisión del puntero. Pese a la interacción más agradable que proporciona su pantalla táctil, para aplicaciones gráficas que requieran precisión (gráficas matemáticas…) se echa en falta disponer de un ratón.

– Menos contenidos educativos. Actualmente los netbooks disponen de muchísimos contenidos didácticos para todos los temas y niveles educativos, tanto gratuitos (portales de las Consejerías de Educación, webs de profesores…) como de pago (libros de texto digitales de las editoriales…). Las tabletas están empezando a crear este mercado y para iPad ya va existiendo un notable catálogo (en inglés) de contenidos educativos baratos y de fácil adquisición a través del Apple Store. Además, con sus navegadores, pueden acceder a muchos de los contenidos on-line que se elaboraron para los netbooks.

– Un solo usuario. Si se debe compartir el uso de una tableta entre varios usuarios hay que tener en cuenta que solamente admiten un “login” de usuario. No hay pues espacios de datos separados para los distintos usuarios del dispositivo.



Por supuesto, las prestaciones de ambos – tabletas y netbooks – son significativamente menores a las de un ordenador personal, que seguirá siendo el instrumento necesario para la realización de trabajos más complejos: gestión de plataformas educativas,  elaboración de bases de datos complejas, edición de vídeo profesional… Tareas que escapan del ámbito de las actividades curriculares que se desarrollan habitualmente en la etapa de la enseñanza obligatoria, y en muchos casos también de las necesidades de los estudiantes de cursos superiores. 



En todo caso, cuando sea necesario disponer de más prestaciones, la mejor opción puede ser contar con un ordenador doméstico donde realizar las tareas más complejas, y utilizar el netbook o la tableta digital (de menor tamaño y peso) cuando nos desplacemos a las clases o al trabajo.



Y la pregunta sigue en pié. ¿Qué nos irá mejor como a poyo a los procesos de aprendizaje de nuestros alumnos, tabletas o netbooks?



Para las aulas de Infantil y de los primeros cursos de Primaria sugeriríamos sin dudar el uso de las tabletas. También para algunos entornos de Educación Especial. En los demás casos, la respuesta dependerá de las circunstancias de cada centro, de la importancia que otorgue a las aportaciones más significativas de las tabletas (inmediatez y autonomía de uso, portabilidad y versatilidad, facilidad de uso, interacción táctil…) y de la valoración de la necesidad o no de las mayores prestaciones que pueden aportar los netbooks.

¿Y LOS SMARTPHONE?



iPhone (Apple)

Los smartphone son dispositivos digitales que aúnan las funcionalidades propias de un teléfono móvil y casi todas las funcionalidades de las tabletas digitales.



Resultan ultraportátiles, caben en la palma de la mano, los podemos transportar en cualquier bolsillo, y nos permiten tener en todo momento y lugar un completo entorno para el trabajo, el aprendizaje y el ocio.  En cualquier momento y lugar podemos establecer comunicacióntelefónica o a través de mensaje de texto o videoconferencia, buscar información o realizar gestiones en Internet, ver textos y reproducir multimedias (en pantalla pequeña, eso sí), escribir notas (cortas, porque no son dispositivos para escribir textos largos), acceder a campus on-line y otras plataformas educativas (m-learning), realizar ejercicios interactivos autocorrectivos, tomar fotos y hacer vídeos, publicar en Internet y compartir materiales…, en suma, todos los usos de una tableta digital y de un teléfono.

Sus principales limitaciones las encontramos sobre todo cuando tenemos que leer documentos en pantalla (al ser muy reducida o ponemos la letra muy pequeña o nos obliga a visualizar fragmentos muy pequeños) y muy especialmente cuando tenemos que redactar documentos (el reducido teclado resulta incómodo parea textos un poco largos, y la reducida pantalla nos hace perder referencias de lo que acabamos de escribir).



Por todo ello, y porque en general son más caros que las tabletas, pensamos que en para trabajar en las aulas de las etapas de enseñanza obligatoria nos conviene más utilizar dispositivos con una pantalla y teclado de mayores dimensiones: tableta digital o netbook.



No obstante, para estudios superiores, y en la vida profesional en general, creemos que constituyen un magnífico complemento para nuestro “parque de dispositivos digitales sincronizados”. Fácilmente transportables, multifuncionales y con notable potencia, serán ideales para llevar a todas partes cuando nos tenemos que desplazar de nuestro espacio principal de trabajo o aprendizaje, para comunicarnos, acceder a fuentes de información, captar datos y tomar notas, compartir.. Luego en casa, con otros dispositivos más ergonómicos para la lectura (tableta, e-book, netbook…) podremos leer textos largos, y con el ordenador podremos hacer todo tipo de proceso de datos y de edición de documentos.

En breve continuará… «modelos de uso didácticos, infraestructuras y orientaciones para el profesorado, experiencias en curso, bibliografía… » Mientras agradeceré comentarios e información sobre investigaciones que se estén realizando.

Investigación AULATICE: “buenas prácticas” y ventajas con el uso didáctico de ordenadores, pizarra interactiva, contenidos digitales y libros de texto

martes, agosto 16th, 2011

La investigación AULATICE se desarrolló en 10 centros docentes (primaria y secundaria) entre 2009 y 2011 a partir de convenios de colaboración entre las empresas SMART, EPSON y Ediciones SM y el grupo de investigación “Didáctica y Multimedia” (DIM-UAB) de la Universidad Autónoma de Barcelona.



La finalidad de la investigación era doble: por una parte la experimentación de las posibilidades didácticas de los recursos TIC en las aulas AULATICE, que disponen de pizarra digital interactiva, lector de documentos y ordenadores personales, y por otra parte la identificación de los mejores modelos didácticos de uso compartido de los libros de texto y los contenidos digitales on-line que se pueden utilizar en estas aulas.



Los 50 profesores participantes recibieron 5 sesiones formativas para orientar la integración y el buen uso de estos recursos en sus actividades de enseñanza y aprendizaje. Así, las pizarras interactivas se integraron plenamente en las actividades habituales de las clases, superando con mucho la utilización de las pizarras de tiza o rotulador. Y en cuanto a los ordenadores portátiles, la mayoría del profesorado los utiliza entre un 25% y un 50% de sus clases, acorde con nuestra recomendación de un uso mínimo alrededor del 30% del tiempo de clase semanal.



Este uso de los portátiles se compagina sin problema con el empleo de las tradicionales libretas, los libros de texto en papel, los DVD que acompañan algunos libros de texto, y los recursos multimedia de Internet.



Entre los MODELOS DIDÁCTICOS de uso la pizarra interactiva más utilizados destacan las exposiciones magistrales, la realización de ejercicios entre toda la clase, la corrección pública de ejercicios y la búsqueda de información en Internet desde la PDI, entre los modelos más centrados en la actividad e iniciativa del profesor. Y entre los modelos centrados en la actividad e iniciativa de los estudiantes están: la presentación pública con la PDI de trabajos realizados por los estudiantes y la presentación de materiales buscados en Internet. También los modelos que dan a los alumnos el rol del profesor para explicar temas a sus compañeros o para crear recursos didácticos que luego presentarán a la clase en la PDI.



Por lo que respecta al uso de los ordenadores portátiles por parte de los estudiantes destacamos los modelos didácticos: realizar trabajos diversos con el ordenador, buscar en Internet recursos para la asignatura, la realización de ejercicios (autocorrectivos o no). En menor medida, también han realizado trabajos en su blog o wiki, consultas on-line a sus compañeros, trabajos colaborativos, investigaciones guiadas (webquest…) y actividades diversas de producción creativa (cuentos, poemas).



El USO CONJUNTO DE LOS LIBROS DE TEXTO (digital o en papel) con los recursos TIC de las aulas AULATICE ha sido experimentado por un 50% de los profesores, que en general están satisfechos de los resultados al utilizarlos con modelos didácticos tradicionales: el profesor los usa para explicar y proponer ejercicios a los estudiantes, y éstos los utilizan para estudiar y realizar los ejercicios que indica el profesor. Las secciones más utilizadas de los libros en papel han sido: conocimientos previos, presentación de los temas, resúmenes, ejercicios modelo de ejemplo y ejercicios sin soluciones. Y por lo que respecta a los contenidos digitales las secciones más útiles han sido: las presentaciones multimedia de los temas, los resúmenes, los ejercicios paso a paso y los enlaces web. También los ejercicios autocorrectivos, vídeos cortos y animaciones. Con todo, a pesar de la disponibilidad de los recursos digitales, en general los profesores siguen utilizando con mayor asiduidad los libros en papel.



Entre las VENTAJAS que comporta el aprovechamiento de los recursos de las aulas AULATICE, más de un 90% de los profesores destacan que facilita la renovación metodológica orientada a la innovación didáctica, permite acceder en clase a muchos recursos, aumenta la atención y la motivación de los estudiantes y promueve más su implicación y participación, facilita la realización de correcciones colectivas y actividades colaborativas y en grupo, potencia la capacidad de memorización (memoria visual) y facilita la comprensión y por supuesto la adquisición de competencias digitales.



Y entre los INCONVENIENTES, para un 79% de los profesores el uso de la tecnología de las aulas 2.0 les exige dedicar más tiempo en la preparación de las clases, y un 67% manifiesta tener problemas con las conexiones de Internet. Además, respecto a los ordenadores portátiles de los estudiantes, un 58% de los profesores denuncia los problemas de virus y averías.



Entrando en el apartado de los APRENDIZAJES, un 90% de los alumnos y un 97% de los profesores considera que se mejoran los aprendizajes con las actividades que han realizado con el apoyo de los recursos tecnológicos AULATICE, aunque solo un 77% apunta que también parece han mejorado las calificaciones académicas.



Esta paradoja, “los alumnos aprenden más pero no mejoran igualmente sus calificaciones académicas”, la estamos estudiando en profundidad en diversas investigaciones, y los datos que tenemos apuntan a que los alumnos (con estos modelos didácticos de actividades que aprovechan los recursos TIC) logran mejoras significativas en el desarrollo de sus competencias básicas, pero como los exámenes son básicamente memorísticos y no consideran estas competencias, sus aprendizajes no tienen impacto significativo en las calificaciones que obtienen.



Al 97% del profesorado (y a todos los alumnos) les resulta agradable organizar actividades en las aulas AULATICE, y aunque el 81% de los docentes manifiestan que le supone un aumento significativo de trabajo, consideran que merece la pena por la mejora en los aprendizajes de los estudiantes que se obtiene. Este impacto es mayor en el caso de los estudiantes que van bien en las asignaturas o que por lo menos suelen aprobarlas. En cambio el impacto positivo, que también se da, parece menor en el caso de los alumnos con dificultades para aprobar y los alumnos desmotivados.

Ver memoria la memoria completa de la investigación aquí.

Para estudiar, ¿mejor el libro de papel?

domingo, marzo 13th, 2011

Comentarios al artículo “Para estudiar, mejor el libro de papel” de La Vanguardia (13-3-2011) elaborado con los resultados de la encuesta realizada en el Instituto Joan Miró de Cornellá de Llobregat por la profesora Mª Teresa Xanxo.

Algunos resultados de la encuesta

En este estudio, alrededor de los 2/3 de los estudiantes de la ESO que trabajan en aulas 1×1 (donde disponen de un netbook), manifiestan que “para estudiar prefieren utilizar los libros en papel”.

Aunque mayoritariamente dan buena valoración a los contenidos de los libros digitales, en general prefieren estudiar con los materiales impresos, sobre todo los libros (pueden disponer de versiones en PDF) y sus apuntes.

Finalmente comentan otros aspectos distorsionadores del estudio asociados al uso de los libros digitales: las distracciones al navegar por Internet (redes sociales y otros), la lentitud de las conexiones a Internet…

¿Estamos de acuerdo con estos principios?

A continuación, vamos a ver de analizar un poco estos datos. Desde nuestra perspectiva hemos de considerar tres principios:

1.- Hoy en día resulta imprescindible que los estudiantes adquieran las competencias digitales, y para ello los ordenadores deben estar “integrados” en el quehacer cotidiano. Ver al respecto: “Posicionamiento de ATI Catalunya sobre el posible abandono del Programa 1×1…

2.- Los recursos TIC en general, y los materiales didácticos multimedia en particular (donde se incluyen los libros digitales), abren un inmenso abanico de nuevas actividades que pueden mejorar la enseñanza y los aprendizajes de los estudiantes y reducir el fracaso escolar. No obstante, para ello, entre otras cosas, debemos cambiar nuestro sistema de evaluación, adecuándolo más a las exigencias de nuestros tiempos. Ver: “Reducir el fracaso escolar mejorando el currículum y con apoyos TIC

3.- Si no hacemos las cosas bien, aunque tengamos las TIC en el aula no conseguiremos ni la adquisición de las competencias digitales por parte de los estudiantes ni las mejoras en sus aprendizajes. Por cierto, en Primaria y ESO sugerimos para empezar un uso mínimo de los netbooks de un 30% del tiempo semanal de clase; queda mucho tiempo para seguir haciendo las actividades sin TIC que nos van bien y especialmente: lectura de libros, expresión oral, razonamiento, cálculo mental…

Comentarios al artículo y a la encuesta

Ante todo considerar que estamos comentando los resultados de una encuesta realizada a 153 alumnos de 1º, 2º y 3º de la ESO de un mismo centro. Por lo tanto es un “estudio de caso”, y sus datos no pueden generalizarse. Más allá de las características propias de sus profesores y estudiantes, este centro tiene sus normas de uso de los netbooks, su manera de evaluar los aprendizajes de los estudiantes, sus problemas de conexión a Internet… que obviamente determinan en gran medida la conducta y las vivencias de los estudiantes. Y estas experiencias orientarán consecuentemente las respuestas de los estudiantes a la encuesta.

Revisamos a continuación los problemas y otras observaciones que manifiestan los estudiantes:

– Fallos de conexión a Internet y lentitud de carga de los libros digitales. Efectivamente, si no hay una adecuada conexión a Internet, todos los alumnos no pueden utilizar los libros digitales a la vez. Sí pueden ser utilizados por el profesor y los alumnos en la pizarra digital, para realizar explicar y trabajos conjuntos ante ella. También podrán ser utilizados por los estudiantes en su casa. En clase, si la conexión a internet lo permite, se podrán utilizar para realizar actividades de estudio personal o trabajos en grupo (sin pretender que todos los alumnos accedan a la vez a una misma pantalla).

– Distracciones en Internet y uso de los netbooks en los cambios de clase. Como ya explicamos en “TIC en Educación: verdades a medias…” En primaria y ESO, los alumnos solamente deberían tomar el ordenador cuando el profesor lo diga; es decir, cuando deban hacer una actividad que les ha encargado el profesor. Por otra parte, en clase habrá unas reglas, que limitarán el uso de Internet a determinadas páginas y servicios. Y finalmente, cuando los alumnos trabajen con los ordenadores conviene que el profesor se mueva por la clase… a no ser que les esté monitorizando con un programa de control de red local.

– No es cómodo ir cada día con el netbook a cuestas. Sí, el proyecto 1×1 en Cataluña conlleva este inconveniente. Hay otras Comunidades que han optado por que los portátiles sean del centro y los alumnos trasladen en pendrive sus documentos entre casa. Ya en 2009 analizamos las ventajas e inconvenientes de cada opción en el portal de las aulas 2.0 y concluimos que: “Hoy en día, que ya tienen ordenador a casa un 80% de las familias con alumnos escolarizados, quizás no es necesario que los estudiantes se lleven el portátil a casa. Utilizando un lápiz de memoria o un disco virtual, puede haber continuidad entre el trabajo en la escuela y en casa. Para el 20% de familias sin ordenador se pueden buscar medidas incentivadoras, y en algunos casos se puede autorizar que ciertos alumnos se lleven el ordenador algunos días a casa.”

– La pantalla es demasiado pequeña. Sí, aunque no menor que los ipad, móviles, videoconsolas que tanto utilizan los jóvenes. En cualquier caso, si esto supone un problema, futuras dotaciones pueden hacerse con portátiles alrededor de 13” o 14″. Sobre todo si se adopta la opción de que los portátiles se queden en el centro y no se trasladen a casa.

– No se puede subrayar ni hacer resúmenes. Hoy por hoy en general no se puede subrayar. Pero es que cada tecnología tiene sus técnicas específicas de trabajo. ¿Verdad que los SMS en los móviles se escriben distinto que los e-mail con los portátiles? Pues el equivalente a subrayar y también a hacer los resúmenes ahora se realiza abriendo un documento de texto (o el blog del alumno, si lo tiene) y trasladando mediante “copiar y pegar” la información multimedia relevante que encontramos en el libro digital, otras webs… Luego se organiza, esquematiza o redacta según convenga. Fácil, ¿no? Además, si algún alumno prefiere seguir haciendo los resúmenes en papel, que lo haga, no importa que la fuente sea un libro en papel, un libro digital o la voz del profesor.

– Muchos alumnos combinan el libro digital con cuadernillos y apuntes en papel. Me parece muy bien. Y hasta recomendaría el uso simultáneo de libros en papel; en clase o en la biblioteca del centro podríamos tener los que fueran necesarios (así hasta evitaríamos un exceso de impresiones de los PDF). Uno de los principios de la Didáctica aboga por la utilización de múltiples recursos para facilitar los aprendizajes de los estudiantes, ya que así se puede dar mejor respuesta a sus necesidades formativas particulares y se puede atender mejor a sus diversos estilos cognitivos y de aprendizaje.

– Para estudiar, mejor el libro de papel. Si los exámenes son memorísticos, dado que no tenemos datos significativos que indiquen que el “uso no sistemático” de los ordenadores contribuyan a mejorar la memoria a largo plazo, parece que efectivamente el libro en papel puede ser mejor: lo podemos llevar a todas partes, subrayar y consultar en cualquier momento, nos destaca la información que debemos memorizar y nos la explica…

No obstante, si hacemos un “uso sistemático” de los recursos que aportan los libros digitales (vídeos, simulaciones, ejercicios autocorrectivos…), las cosas pueden cambiar. Uno de los principios de la Didáctica es la ley del ejercicio: “si se hacen más ejercicios (con motivación, claro), se aprende más”. Y los libros digitales, en Primaria y ESO, facilitan realizar muchos más ejercicios (corrección automática e informes de actividad de los alumnos), además de realizar los ejercicios en papel, debates… que el profesor considere. Por si fuera poco, sus múltiples recursos multimedia (que no tienen los libros en papel) facilitarán la comprensión e interconexión de los contenidos.

Finalmente, en los tiempos actuales, como siempre, es necesario que las personas dispongan de un amplio vocabulario, y para ello debemos comprender y memorizar muchos nombres, conceptos, personajes, fechas, leyes… Pero resulta igualmente indispensable que sepamos “hacer” cosas, resolver infinidad de situaciones problemáticas y muchas veces nuevas para nosotros utilizando las fuentes de información que ya siempre tendremos a nuestra disposición: memoria auxiliar, Internet… (ver: “Reducir el fracaso escolar mejorando el currículum y con apoyos TIC”). Por ello entendemos que las actividades prácticas en clase y los exámenes sobre las mismas (quizás un 50% del total de exámenes) deberían hacerse permitiendo a los estudiantes consultar estas fuentes informativas, y el libro de texto digital sería una de ellas.

Agradeceré comentarios en este blog. Tenemos mucho que aprender para hacer las cosas bien, y con los comentarios de todos, viendo de integrar con mentalidad abierta comentarios afines y contrarios, iremos creando conocimiento útil.

TIC en Educación: verdades a medias. ¿Qué dice el lado negativo? (1/2)

jueves, marzo 3rd, 2011

La realidad es compleja. Para interpretar el mundo y poder actuar sobre él, las personas construimos modelos que simplifiquen esta realidad manteniendo sus principales elementos y las relaciones más sustantivas entre ellos. Estos modelos nos permiten visualizar una realidad más manejable y actuar sobre ella.

Pero muchas veces los modelos que construimos no contemplan todos los elementos clave de la realidad sobre la que queremos actuar. Entonces es muy probable que nuestros planteamientos no sean del todo acertados y que nuestras acciones no obtengan los resultados esperados.

A continuación presento una serie de afirmaciones que se pueden oír estos días sobre aspectos negativos de la actual aplicación de las TIC en Educación. Como veremos, aún siendo ciertas, se construyen en un marco limitado de la realidad y a menudo son consecuencia de haber hecho mal las cosas. Nos vamos a centrar en clases de primaria y ESO. Pero en gran medida lo que aquí se comenta puede hacerse extensible a aulas de otros niveles educativos.

Si queremos mejorar la Educación, debemos tener muy en cuenta estos posibles aspectos negativos, precisamente para evitar que se den. Y para ello debemos documentarnos en buenas prácticas y formarnos más, para hacer las cosas bien.

EN LAS AULAS 2.0 VAMOS A TENER MÁS PROBLEMAS

– Al introducir las TIC (pizarras digitales, netbooks…) en las aulas de clase, el profesorado debe enfrentarse a nuevas preocupaciones y problemas.

Verdad absoluta. Cuando compramos una máquina (lavadora, coche, móvil….) siempre pasa lo mismo: llegan problemas de averías, mantenimiento, dependencia, medidas de seguridad… Y en el caso que nos ocupa además hemos de considerar los problemas de alimentación eléctrica y sobre todo de conexión a Internet.

La cuestión es valorar si las ventajas que nos proporcionan estas máquinas superan con creces estos inconvenientes. En caso contrario, lo sensato será prescindir de estas máquinas.

Recordemos que las razones para el uso educativo de las TIC son esencialmente tres: para que los estudiantes adquieran las competencias digitales, facilitan la realización de algunas tareas (¿quién hace aún sus apuntes con la máquina de escribir?) y facilitan la realización de muchas más actividades de aprendizaje (innovación educativa que puede mejorar aprendizajes y reducir el fracaso escolar).

– A menudo las infraestructuras TIC de los centros docentes están mal, y esto genera muchos más problemas.

Verdad absoluta. Pero se soluciona fácilmente: basta con poner las infraestructuras adecuadas: disponer de un adecuado ancho de banda en Internet, seguridad en las aulas, sistema de alimentación eléctrica para los netbooks… Y por supuesto se debe organizar un sistema para su mantenimiento. En los próximos años, en cada centro igual que ahora hay un conserje habrá también un “técnico informático” que se encargará del mantenimiento de los equipos y de la intranet/plataforma educativa.

Mientras, si no disponemos de las condiciones adecuadas para trabajar bien con las TIC y estos problemas dan lugar a que los procesos de enseñanza y aprendizaje sean menos productivos que antes, es mejor que trabajemos sin TIC.

LOS PROFESORES NECESITAN FORMACIÓN PARA INNOVAR CON LAS TIC

– Las TIC no se están usando para innovar las metodologías didácticas.

Verdad a medias. Hay muchos profesores que, sobre todo los dos primeros años de estar en aulas con TIC, las utilizan solamente de apoyo a actividades y métodos de trabajo tradicionales: para buscar información y recursos en Internet y para explicar las lecciones en la pizarra digital. Sus alumnos buscan información en Internet, realizan ejercicios autocorrectivos con el ordenador y hacen trabajos que a veces presentan en la pizarra digital. Y poco más.

Pero también es cierto que hay muchos profesores que con las TIC realizan también múltiples actividades que, además de individualizar más la enseñanza, facilitan el aprendizaje autónomo de los estudiantes, el desarrollo de su criterio y su creatividad…

En cualquier caso, detrás de la falta de innovación didáctica en el uso de las TIC suele estar una falta de formación adecuada por parte del profesorado. Los profesores que conocen los modelos innovadores y eficientes de uso didáctico de las TIC, suelen aplicarlos. En este sentido, conviene que en cada centro haya un profesor que actúe como “coordinador TIC” difundiendo ejemplos de buenas prácticas en el uso didáctico de las TIC y dando apoyo a los profesores que lo soliciten.

– A los profesores les falta formación y confianza en el manejo de las TIC, por esto las utilizan poco con los estudiantes.

Verdad a medias. Hoy en día, prácticamente todos los profesores manejan los instrumentos básicos de las TIC que deben utilizar ya todos los ciudadanos: editor de textos, navegador de Internet y correo electrónico.

Y aunque un profesor disponga solo de estos conocimientos, puede gestionar infinidad de actividades de enseñanza y aprendizaje con apoyo TIC y puede ir aprendiendo poco a poco el manejo de otros instrumentos TIC que requieran las circunstancias: la plataforma educativa del centro, el programa para elaborar presentaciones multimedia…

Pensamos que esta baja predisposición al uso de las TIC en las aulas se debe más a la falta de formación en el uso didáctico de las TIC que en la falta de formación sobre su manejo. Muchos profesores desconocen tanto las mejores actividades que se puedan realizar con el apoyo de las TIC y que claramente facilitan los aprendizajes de los estudiantes como los aspectos organizativos básicos que hay que tener en cuenta cuando se trabaja en aulas 2.0. Y si no ven un claro “valor añadido” en el uso de las TIC, se resisten a utilizarlas.

Finalmente, otro factor que inhibe al profesorado es que en muchas aulas hay deficiencias infraestructurales que dificultan el uso e los instrumentos TIC: poco ancho de banda de Internet, que ralentiza mucho los accesos a la información, problemas de cobertura de las redes WIFI, sistemas antivirus ineficientes…

En cuanto a la falta de confianza y soltura en el manejo de las TIC en las aulas que manifiestan muchos profesores, es consecuencia de la escasa utilización de las mismas. Adquirimos confianza en el uso de una máquina (coche, horno…) a medida que acumulamos horas de uso.

– Algunas de las mejoras constatables al utilizar TIC en las aulas: mayor motivación y participación del alumnado, mayor individualización de la enseñanza… solamente se dan cuando el profesorado tiene un buen nivel de formación en el uso educativo de las TIC.

Cierto. Las TIC son una nueva herramienta que, como todas las herramientas, debe saber utilizarse adecuadamente en cada contexto, para poder disfrutar de sus ventajas.

PROBLEMÁTICAS CON LOS CONTENIDOS MULTIMEDIA Y LOS LIBROS DIGITALES

– En las aulas 2.0 (1 ordenador x 1 alumno) NO son imprescindibles los libros digitales.

Verdad absoluta. En estas aulas podemos considerar tres escenarios: usar libro de texto en papel, usar libro de texto digital o no usar ningún tipo de libro de texto. En cualquier caso, disponiendo de netbooks los alumnos siempre pueden acceder (orientados por el profesor) a los infinitos recursos didácticos multimedia gratuitos de Internet.

No obstante, de la misma manera que disponer de una información adecuada para tratar los temas esenciales de las asignaturas y contar con múltiples ejercicios a punto de utilizar ha sido una gran aportación al profesorado por parte de los libros de texto en papel, ahora los libros de texto digitales además de seguir ofreciendo esto proporcionan vídeos, animaciones y simulaciones, ejercicios autocorrectivos… un claro y enorme valor añadido. Y además siempre actualizado y por un coste menor.

Por supuesto los profesores que preferían no utilizar libro de texto, es lógico que ahora tampoco quieran utilizar los libros de texto digitales. Además, si disponen de un aula 2.0 están de enhorabuena, pues en Internet tienen de todo para trabajar con el alumnado.

– Al utilizar libros de texto digitales se pierde mucho tiempo en clase esperando que se descarguen los contenidos en los ordenadores de los alumnos.

Verdad a medias. Si disponemos de un ancho de banda de acceso a Internet adecuado, esto no pasará.

Y si nuestro ancho de banda es pequeño, entonces lo que debemos de hacer es evitar que esta situación se produzca, utilizando metodologías que no exijan la descarga simultánea de los mismos contenidos en todos los ordenadores de los estudiantes (especialmente cuando se trate de vídeos).

Por ejemplo. Si el profesor o unos estudiantes están explicando un tema con el apoyo de los contenidos del libro de texto digital en la pizarra digital, los demás alumnos escuchan toman notas, hacen preguntas, debaten, corrigen… pero sin usar el ordenador, o por lo menos sin utilizar los libros digitales. Luego, tras esta actividad colectiva, se les autoriza a estudiar por su cuenta en el libro digital, y como cada uno irá a su ritmo, las descargas de contenidos no serán tan simultáneas.

Por supuesto hay muchas más técnicas que se pueden aplicar para evitar estos problemas: proponer diversas actividades a los estudiantes, unas con libro de texto digital y otras con otros medios), orientar algunos de los trabajos a realizar con los libros de texto digitales en casa… Nuevos instrumentos exigen nuevas técnicas, nuevas metodologías.

– Trabajando con los libros de texto digitales hay alumnos que terminan pronto la tarea y entonces se dedican a jugar con los ordenadores.

Verdad a medias: los alumnos tienen ganas de jugar, el ordenador es un gran juguete (entre otras cosas) y si les dejamos juegan con él… o lo utilizan para buscar información para un trabajo que tienen que realizar o sobre un tema que les interesa.

En cualquier caso, para evitar que ocurra esto, tenemos muchas posibilidades, como por ejemplo organizar la actividad de manera que los alumnos que terminan antes tengan la oportunidad de hacer otra tarea complementaria (con o sin ordenador) que les resulte atractiva (alguna actividad creativa, de búsqueda de información en Internet para presentar después a todos en la pizarra digital…). A los alumnos no les gusta estar inactivos, y si no prevemos y orientamos sus actividades, serán ellos los que decidan.

Por otra parte, en los libros de texto digitales suele haber una gran cantidad de ejercicios, algunos de ellos de ampliación de conocimientos, que pueden utilizarse para que los alumnos más rápidos puedan seguir aprendiendo cuestiones más avanzadas del tema. Además, como la mayoría de los ejercicios son autocorregibles, se pueden encargar más tareas a los alumnos sin sobrecargar el trabajo del profesor, que recibirá informes con la actividad realizada por sus alumnos (número de ejercicios, aciertos, tiempo dedicado…), y podrá reforzar personalmente a los alumnos que lo requieran

– Los ejercicios autocorregibles que al fallar dan la respuesta no estimulan el esfuerzo del alumno ni le ayudan a memorizar.

Verdad absoluta. Los alumnos buscan muchas veces el mínimo esfuerzo. Si contestan mal una pregunta cuando el programa les da la respuesta correcta, puede ser que no le presten atención; total, ya han perdido los puntos.

Para reducir este efecto, conviene que cuando se equivocan el programa les dé más oportunidades, y si puede ser les proporcione ayudas, permitiendo al alumno que lo intente un par de veces más, con posibilidad de puntuar algo.

De todas maneras esto no solo pasa al realizar ejercicios autocorrectivos. Cuando se hacen los ejercicios en papel y se corrigen luego en la pizarra, el interés de muchos alumnos tampoco suele ser mayor aunque se vea obligado a tachar su respuesta y escribir “en rojo” la respuesta correcta. Y cuando el profesor devuelve los cuadernos con los ejercicios corregidos, también hay alumnos que se limitan a mirar la nota que les ha puesto.

EN LAS AULAS 2.0 LOS ALUMNOS SE DISTRAEN MÁS

– Entre clases y en los recreos, usan los ordenadores para jugar y entrar en sus redes sociales

Verdad a medias. Algunos alumnos lo hacen… si se lo permitimos. Y no siempre para jugar, a veces también para comentar con los compañeros una tarea o la información que han encontrado útil para un trabajo.

En cualquier caso, si los profesores creen que no debe ser así, basta con que manden apagar los portátiles y prohíban su uso entre clases o en los recreos. Por otra parte, el centro también puede limitar y filtrar los accesos a Internet desde su red local.

– Los alumnos se distraen en clase con Internet

Verdad a medias. Los alumnos se distraen con Internet… si no hacemos las cosas bien.

En primer lugar recordemos que en primaria y ESO, los alumnos solamente tomarán el ordenador cuando el profesor lo diga; es decir, cuando deban hacer una actividad que les ha encargado el profesor, que ya habrá previsto un tiempo ajustado para la tarea (no conviene que sobre mucho tiempo). Y además les habrá dado motivos para que quieran hacer la actividad; un docente que no sabe motivar a sus alumnos, no puede ser maestro.

Por otra parte, en clase habrá unas reglas, que limitarán el uso de Internet a determinadas páginas y servicios. De la misma manera que hay reglas que prohíben pintar las paredes. Y se supone que el profesor tendrá autoridad y habilidad para hacer que se cumplan. Un docente que no controle su clase, no puede ser profesor en ella.

Finalmente, cuando los alumnos trabajen con los ordenadores conviene que el profesor se mueva por la clase. Si se queda sentado en su mesa, aumentan las posibilidades de que algunos alumnos se distraigan en Internet… a no ser que les esté monitorizando con un programa de control de red local.

– Los alumnos se distraen en casa con Internet

Verdad absoluta. Distraerse un poco cuando ya se han hecho los deberes (si los hay) puede estar bien. Pero hay que evitar abusar de estas distracciones o priorizarlas por delante de las obligaciones. Y esto es difícil para las familias. Lo trataremos con detalle en un próximo artículo.

CON LAS TIC NO MEJORAN LAS NOTAS Y HASTA APRENDEN MENOS

– Las TIC son las responsables de la instauración de la cultura de la facilidad, la inmediatez, la diversión y el no esfuerzo.

Afirmación gratuita que ha parecido en algún medio de comunicación.

Cuando veo a los estudiantes experimentando ante un simulador de circuitos eléctricos, o preparando una presentación multimedia para explicar un tema a sus compañeros ante la pizarra digital, o resolviendo problemas utilizando Internet como memoria auxiliar (ver artículo)… me da la impresión de que se están esforzando y están aprendiendo competencias imprescindibles para vivir en la sociedad actual.

Por supuesto, sigue siendo imprescindible que cada alumno tenga un buen vocabulario (con él estructuramos nuestro pensamiento y nos comunicamos). Y el vocabulario lo aprenderemos leyendo, estudiando (a veces con TIC) y memorizando… y también nos exigirá esfuerzo. Los tiempos actuales exigen aunar tradición e innovación tecnológica.

– El tiempo que los estudiantes están haciendo cosas con las TIC no “leen”, ni escuchan al profesor o a otros compañeros para aprender cosas y debatir.

Verdad casi absoluta. Lo que pasa es que con el ordenador pueden hacer otras cosas también muy importantes para su formación. Y si el ordenador se usa menos del 50% del tiempo semanal de clases, queda mucho tiempo para “leer”, escuchar, expresarse, debatir…

Por otra parte, con el ordenador frecuentemente “leen”, y a veces leen mucho. Pero sin entrar aquí en más detalles (le dedicaremos un artículo próximamente), aceptamos que a menudo la lectura ante el ordenador es más “superficial”, está más dedicada a buscar información que a recrearse con ella y profundizar en su significado.

– Si los alumnos lo hacen todo con los ordenadores, perderán su caligrafía y su ortografía, pues escriben muchas veces con las abreviaturas habituales en los mensajes SMS.

Verdad absoluta: si los dejan de escribir a mano y los profesores les toleran que escriban en formatos SMS, perderán su caligrafía y su ortografía.

Pero hacer esto significa que los profesores estamos haciendo mal nuestro trabajo.

En primer lugar, el uso de los ordenadores que recomendamos en primaria y ESO (por término medio) se sitúa por debajo del 50% del tiempo semanal de clase. Es decir, muchas de las actividades se seguirán realizando mediante escritura manual.

Y por otra parte, si cuando un alumno presenta un trabajo con abreviaturas SMS o muchas faltas de ortografía, se le devuelve con un tachado y con la orden de repetición bajo pena de obtener un “0” (cero)… creo que pronto aprenderán a diferenciar lo que se puede hacer al enviar un mensaje SMS y lo que se debe hacer al presentar un trabajo en la escuela.

– Trabajando con las TIC, no hay constancia clara de mejora de los rendimientos académicos de los estudiantes, no mejoran sus notas.

Verdad a medias. Efectivamente, en las investigaciones que venimos realizando en el grupo de investigación “Didáctica y Multimedia” (DIM-UAB) sobre el uso educativo de las TIC vamos comprobando que generalmente, aunque los profesores afirman que los alumnos están más motivados, participan más en los trabajos y aprenden más…, luego las notas de los estudiantes no manifiestan mejoras significativas. ¿Por qué ocurre esta paradoja?

Pues por una parte vamos comprobando que realizando buenas actividades de aprendizaje con el apoyo de las TIC los alumnos, además de comprender mejor los contenidos, mejoran muchas de las competencias básicas (tratamiento de la información y competencia digital, comunicación lingüística, aprender a aprender, autonomía e iniciativa personal…), pero en general no mejoran de manera significativa la memorización a largo plazo de los contenidos, a no ser que se elabore un programa de tareas sistemático y personalizado con tal fin, en cuyo caso con TIC o sin TIC habrá mejoras en la retención de conocimientos.

Y por otra parte lo que ocurre es que la mayoría de los exámenes son memorísticos, o al menos requieren que el alumno disponga de una «información» memorizada para poder afrontar los ejercicios en los que se van a valorar sus competencias. Si las notas de los alumnos recogieran más los aprendizajes competenciales (que por otra parte se propugnan como esenciales hoy en día), entonces sí que la realización de actividades con apoyos TIC facilitaría una mejora apreciable del rendimiento académico.

Con todo, próximamente vamos a experimentar el uso de los libros digitales y sus ejercicios autocorregibles de manera sistemática y personalizada, para comprobar si se logran también mejoras en los aprendizajes memorísticos.

– Cuando encargamos “deberes” para hacer en casa con Internet, algunos alumnos argumentan que no los han hecho porque no se pudieron conectar a Internet.

Sí, y otras veces será porque se ha ido la luz, porque han ido al médico… esto ha pasado siempre.
Ahora Internet puede ser simplemente una excusa más. Los buenos profesores siempre han sabido gestionar estas situaciones en tutoría con estos alumnos.

Y PARA TERMINAR: EL COSTE

– Las TIC tienen un coste elevado y los centros docentes tienen muchas necesidades. La Administración educativa y la dirección del centro deben establecer prioridades.

Verdad absoluta. Para empezar conviene distinguir entre lo imprescindible y lo deseable, y se debe empezar atendiendo lo primero.

En este marco, podemos considerar que hoy en día las pizarras digitales ya han demostrado sobradamente sus ventajas y su aceptación general por el profesorado (ver investigaciones DIM-UAB), y resulta imprescindible (y barato) disponer de ellas en las aulas de clase. En los centros que ya tienen un ordenador y conexión a Internet en las aulas, basta con colocar un videoproyector (unos 400 euros) para tener una pizarra digital simple. Luego, lo deseable será ir dotando a las aulas de tableros interactivos para convertir estas pizarras digitales en pizarras digitales interactivas.

Respecto a los portátiles de los alumnos (aulas 2.0), está claro que poder disponer de un ordenador en clase cuando convenga permite hacer muchas más actividades de aprendizaje, individualizar más la enseñanza y facilitar la adquisición de muchas competencias básicas, empezando por las competencias digitales. Pero esto se puede hacer de muchas maneras: por ejemplo tener un carro de portátiles compartido entre 2 o 3 clases, que cada alumno tenga a su disposición un portátil en la escuela, que cada alumno traiga su portátil de casa (modelo 1×1 catalán).… En cada contexto hay que ver cuál es la mejor opción, y sobre todo esta integración de las aulas 2.0 debe hacerse de manera progresiva y asegurando previamente la adecuada formación al profesorado.

Otros recursos como las plataformas educativas de centro, los libros de texto digitales, los lectores de documentos… multiplicarán la funcionalidad de las pizarras digitales y los ordenadores. Y en cada caso habrá colocar en estas listas de lo imprescindible o lo deseable.

Ver también: Reducir el fracaso escolar mejorando el currículum y con apoyos TIC, donde se introduce el concepto de MEMORIA AUXILIAR

Continuará…

Para reflexionar: aulas 2.0 y fracaso escolar

viernes, enero 21st, 2011

Desde el grupo de investigación Didáctica y Multimedia de la Universidad Autónoma de Barcelona (DIM-UAB) estamos realizando cuatro investigaciones centradas en las nuevas actividades didácticas que pueden realizarse en las AULAS 2.0 (aulas con pizarra digital, lector de documentos y un netbook para cada alumno) y también en la aplicación de nuevas técnicas que permitan reducir significativamente el fracaso escolar:

– Investigación AULATICE (patrocinada por SMART, SM y EPSON)
– Investigación AULAS 2.0 (patrocinada por MICROSOFT)
– Investigación de nuevas técnicas contra el fracaso escolar (patrocinada por CASIO)
– Investigación: problemas educativos, soluciones TIC, planes de mejora

En total participan unos 50 centros de infantil, primaria y secundaria de toda España, 300 profesores y 9.000 alumnos, que van recibiendo unos seminarios de formación en su centro por parte de los especialistas del grupo DIM y luego experimentan con sus alumnos en las aulas las nuevas metodologías y actividades.

En los seminarios, además de ir complementando la formación, cada profesor comenta lo que ha hecho, las ventajas y aprendizajes obtenidos, los problemas… Se reflexiona y se discute entre todos, y se planifican ajustes para mejorar las próximas sesiones de clase. Se aplica pues un modelo de investigación-acción, donde el profesor actúa como investigador en el aula buscando la mejora de los aprendizajes de los estudiantes y muy especialmente la reducción del fracaso escolar.

Los profesores disponen de materiales de apoyo donde se presentan los modelos didácticos a utilizar en Técnicas Didácticas con TIC y en «nuevo» de Tecnología Educativa. Entre los principios pedagógicos que orientan estas técnicas destacamos: memorizar lo justo y aprender haciendo promoviendo las competencias básicas y destrezas cognitivas en general.

Al final de la investigación los profesores rellenan un cuestionario con sus impresiones. Con estos datos y los obtenidos en los seminarios se elaborará la memoria de la investigación (junio 2011). Invitamos a leer uno de estos cuestionarios ya que presenta una completa colección de actividades sencillas que pueden realizarse con poca o mucha tecnología en el aula e incluye muchas actividades que pueden contribuir a reducir el fracaso escolar. Pueden ser útiles para reflexionar sobre lo que hacemos en clase y lo que podríamos hacer a partir de mañana.

¿Qué nos aporta trabajar en aulas 2.0?

sábado, septiembre 18th, 2010

La investigación AULATICE (2009-2011) se desarrolla a partir de convenios de colaboración entre las empresas SMART, EPSON y Editorial SM y el grupo de investigación “Didáctica y Multimedia” (DIM-UAB) de la Universidad Autónoma de Barcelona.En el estudio participan 30 profesores y unos 1.000 alumnos de 10 centros docentes situados en diversas zonas del país y representativos de los niveles educativos de primaria, ESO y bachillerato.

La finalidad de la investigación es doble. Por una parte, la experimentación de las posibilidades didácticas e innovadoras de los recursos TIC en las aulas AULATICE, que disponen de pizarra digital interactiva, lector de documentos y ordenadores personales. Por otra parte, la identificación de los mejores modelos didácticos de uso compartido de los libros de texto y los contenidos digitales on-line en estas aulas.

Los profesores participantes recibirán 5 sesiones formativas (dos congresos plenarios y tres seminarios en su propio centro) sobre los mejores modelos de actividades didácticas que se pueden realizar con el uso de estos recursos. Luego,en sus aulas AULATICE, los profesores contextualizarán y aplicarán con los alumnos estas actividades de enseñanza y aprendizaje, y analizarán el valor añadido que comportan frente a las actividades tradicionales realizadas sin recursos TIC.

Durante este primer año de la investigación (2009 – 2010), la utilización de las pizarras digitales interactivas ha sido muy elevada, pues la mayor parte del profesorado las ha utilizado en más del 60% de sus clases. Por el contrario, el uso de los portátiles de los estudiantes ha sido más limitado, alrededor del 30% del tiempo semanal de clases, como se había acordado en las sesiones de formación. No obstante, un tercio de los profesores no han llegado a este nivel de utilización por retraso en las instalaciones tecnológicas.

Los MODELOS DIDÁCTICOS más utilizados, y con muy buen resultado, son los que se realizan con la pizarra digital y están centrados en la actividad y control del profesor: exposiciones magistrales, realización de ejercicios entre todos, corrección pública de ejercicios, realización de comentarios en clase a partir de la visualización de vídeos periódicos digitales, webs… Por otra parte, algunos profesores tienen un blog donde ponen materiales didácticos para sus alumnos. Y parece que les resulta útil y va bien a los estudiantes.

También se ha utilizado mucho y con buenosresultados otros modelos con la PDI centrados en la actividad e iniciativa de los estudiantes: presentación pública de trabajos realizados por los estudiantes,presentación de materiales buscados en Internet, la asunción del rol de profesor para explicar temas a los compañeros. Y entre los modelos que exigen el uso de los ordenadores portátiles por parte de los estudiantes, los más utilizados han sido: la realización de ejercicios autocorrectivos o para corregir posteriormente con la PDI.

En cuanto a los modelos de uso compartido de los recursos TIC y los libros de texto, los más aplicados en clase han sido: consultar y realizar actividades de los DVD que acompañan a los libros de texto, hacer resúmenes y síntesis del libro y exponerlas con la PDI,y estudiar contenidos del libro de texto para luego realizar actividades propuestas por el profesor en su PC con corrección en la PDI. Y con los contenidos digitales, los modelos más utilizados han sido: elaborar presentaciones multimedia documentándose a través de contenidos digitales y exponerlas con la PD, estudiar en el PC determinados contenidos digitalesy realizar ejercicios del profesor o actividades de autoevaluación, y contestar baterías informatizadas de preguntas buscando las respuestas en los recursos digitales con corrección en la PD.

Aunque los profesores destacan algunos INCONVENIENTES:se requiere dedicar más tiempo para preparar las clases, problemas de conexión a Internet, averías y mantenimientos de los ordenadores portátiles… Las VENTAJAS son muchas e importantes. El profesorado manifiesta con unanimidad que aumenta la atención, motivación y participación del alumnado. Y que con estas actividades se facilita una renovación metodológica orientada a la innovación didáctica.

También considera mayoritariamente que las aulas AULATICE permiten acceder a muchos recursos y compartirlos entre alumnos y profesores, contextualizar más las actividades y tratar mejor la diversidad del alumnado, proporcionando más oportunidades para investigar y desarrollar la imaginación y la creatividad. Así mismo casi todos los profesores valoran que se facilita la comprensión de los contenidos, la realización de actividades colaborativas, la realización de correcciones colectivas, la evaluación continua, y en general la enseñanza, el aprendizaje y el logro de los objetivos educativos.

En menor medida, también consideran que los estudiantes mejoran su soltura en hacer exposiciones y argumentar, y aunque aquí hay diversidad de opiniones, muchos profesores afirman que también mejora capacidad de memorización de los alumnos y aumenta la satisfacción, motivación y autoestima de los docentes. En cambio, no tienen tan claro que se aproveche más el tiempo en clase ni que se potencie su reflexión y razonamiento crítico.

Prácticamente todos los profesores consideran que los estudiantes mejoran sus APRENDIZAJES con las actividades que han realizado con el apoyo de los recursos tecnológicos AULATICE, no obstante solamente la mitad afirman que también han mejorado sus calificaciones académicas.

A pesar de todo, los estudiantes consideran mayoritariamente que así han aprendido más, y manifiestan unánimemente que les gusta realizar las clases en el aula AULATICE. Según los profesores hay un mayor impacto en los aprendizajes de los estudiantes que van bien en las asignaturas o que por lo menos suelen aprobarlas. En cambio, el impacto positivo, que también se da, parece menor en el caso de los alumnos con dificultades para aprobar y los alumnos desmotivados.

Al profesorado también le resulta agradable organizar actividades en el aula AULATICE, y aunque manifiesta que le supone un aumento significativo de trabajo) considera que merece la pena por las mejoras en los aprendizajes de los estudiantes que se obtienen, que en gran medida son competenciales. Además de la competencia de tratamiento de la información y mundo digital que todos los profesores consideran que sí mejorará, también se valora que pueden verse favorecidas la competencias de aprender a aprender, autonomía e iniciativa personal y comunicación lingüística.

En el próximo curso, centraremos la investigación en una mayor concreción de estas ventajas potenciales, que siempre dependerán de las actividades de enseñanza y aprendizaje que se realicen con los recursos de las aulas AULATICE.Seguiremos definiendo los mejores modelos de uso didáctico de estas tecnologías, prestando especial atención a las actividades de uso compartido de instrumentos TIC, libros de texto y contenidos digitales. Y también veremos de identificar algunas de las competencias básicas cuya adquisición por parte de los alumnos se ve facilitada con estas actividades y algunas formas de evaluación no memorísticas que permitan valorar mejor las competencias que van adquiriendo los estudiantes.

Publicado también en WIKISABER. Ver

Investigación AULAS 2.0: buscando el valor añadido que aporta la tecnología en las aulas

martes, agosto 31st, 2010

La investigación AULAS 2.0 MICROSOFT / DIM-UAB se desarrolla a partir de un convenio de colaboración entre las empresas MICROSOFT y el grupo de investigación “Didáctica y Multimedia” (DIM-UAB) de la Universidad Autónoma de Barcelona. En el estudio, que se desarrolla entre 2009 y 2011, participan más de 120 profesores y 3.000 estudiantes de 21 centros docentes situados en diversas zonas del país y representativos de los niveles educativos de primaria, ESO, bachillerato y formación profesional.

Las FINALIDADES de la investigación son: identificar los mejores modelos didácticos para aplicar en las AULAS 2.0, conocer en qué medida la realización de estas actividades innovadoras incide en la mejora de los aprendizajes de los alumnos y elaborar un plan de formación básica sobre “didáctica digital en AULAS 2.0” que resulte idóneo para todo el profesorado.

En cada centro piloto participan un mínimo de 5 profesores, que van recibiendo “in situ” 5 seminarios de formación: dos en el primer año y tres en el segundo año. Además uno de los profesores, con conocimientos más avanzados del uso educativo de las TIC, actúa como profesor de apoyo para ofrecer ayuda a los demás cuando lo requieran.

Durante este primer año de la investigación, y a pesar de que algunos centros se integraron más tarde por retrasos en la recepción de sus equipos, la mitad del profesorado ya ha realizado un uso bastante intensivo de las pizarras digitales (empleándolas en más del 40% de sus clases) y también, aunque algo menor, de los ordenadores de los estudiantes. El próximo curso, nos proponemos que la mayoría de los docentes integre el uso de estas tecnologías en más de un 60% de sus clases.

Los MODELOS DIDÁCTICOS más utilizados, y con más valoraciones excelentes por parte del profesorado, son los que están centrados en la actividad y control del profesor con la pizarra digital: exposiciones magistrales (95%), realización de ejercicios entre todos y comentarios entre todos a partir de la visualización de vídeos o diarios digitales (80%), corrección pública de ejercicios (70%)

En menor medida, también se utilizan bastante y con buenos resultados algunos modelos didácticos centrados en la actividad e iniciativa de los estudiantes y también con el apoyo de la PDI: presentación pública de trabajos y materiales elaborados o buscados en Internet (70%), asunción del rol de profesor (60%) para explicar temas a los compañeros… En algunos casos los estudiantes habrán utilizado previamente los ordenadores para realizar estos trabajos.

En lo que respecta a los modelos didácticos más centrados en el uso del ordenador por parte de los estudiantes, los más utilizados son: la realización de ejercicios autocorrectivos o para su posterior corrección con la PDI (45%), la realización de consultas por e-mail, el desarrollo de proyectos

La aplicación de estos modelos didácticos en las AULAS 2.0 conlleva también algunos INCONVENIENTES a los profesores: necesitan dedicar más tiempo para preparar las clases (73%) y deben afrontar frecuentes problemas de conexión a internet (65%) y las averías y problemas de software en los ordenadores de los estudiantes (37%).

Pero las VENTAJAS son muchas. El profesorado manifiesta casi con unanimidad (alrededor del 90%) que aumenta la atención, la motivación y la participación e implicación del alumnado. También consideran que se facilita la comprensión de los temas, la enseñanza, el aprendizaje y el logro de los objetivos educativos.Y valoran que se facilita la renovación metodológica y aumenta la satisfacción, motivación y autoestima docente.

Y es que casi todos los estudiantes manifiestan que les gusta realizar las clases con estos recursos. Y a casi todos los profesores les resulta agradable organizar actividades en las AULAS 2.0; aunque manifiestan que les supone un aumento significativo de trabajo consideran que merece la pena por las mejoras en los aprendizajes de los estudiantes que se obtienen.

De la misma manera valoran que ahor apueden acceder a muchos recursos para comentarlos en clase y compartirlos y que pueden contextualizar más las actividades y tratar mejor la diversidad del alumnado. Ahora los alumnos disponen de más oportunidades para investigar, desarrollar la creatividad y realizar actividades colaborativas y correcciones colectivas.

Centrándonos en los APRENDIZAJES, prácticamente todos los profesores (91%) y una mayoría de alumnos (75%) consideran que mejoran los aprendizajes con las actividades que realizan en las AULAS 2.0, no obstante solamente un 46% de los docentes cree que también mejoren sus calificaciones académicas. Posiblemente la persistencia de exámenes esencialmente memorísticos impide que los estudiantes puedan aplicar los aprendizajes más competenciales que realizan con el apoyo de las PDI y los ordenadores. Este es un tema que abordaremos y estudiaremos el próximo curso.

Precisamente en una primera apreciación, el profesorado ya ha detectado un impacto significativo de la utilización de los recursos de las AULAS 2.0 en la adquisición de algunas competencias, especialmente la competencia de tratamiento de la información / mundo digital y la competencia de aprender a aprender.

En cualquier caso, estas ventajas que se obtienen en las AULAS 2.0, y que parecen tener una influencia positiva en todo tipo de estudiantes (desde los más aplicados a los más desmotivados) pueden ser de gran ayuda para contribuir a reducir el alto porcentaje fracaso escolar que tenemos al final de la etapa de enseñanza obligatoria (un 30%) y mejorar en general la formación de todos los alumnos. Seguiremos estudiando la forma de conseguirlo.

Ver el informe completo de la investigación aquí.
Ver en catalán en UAB-Divulga
Los resultados de esta investigación son similares a los obtenidos en la investigación AULATICE en la que han participado otros 10 centros docentes de nuestor país. Ver síntesis en WIKISABER

.

¿Por qué no mejoran las notas de los alumnos con las TIC? (1)

lunes, febrero 22nd, 2010

Actualmente (plan Escuela 2.0, “projecte EduCAT 1×1”…) nuestras aulas están recibiendo las mayores dotaciones tecnológicas de la historia: pizarras digitales y lectores de documentos, ordenadores portátiles a disposición de cada alumno, intranets con plataforma educativa…

Estas tecnologías de la información y la comunicación (TIC) proporcionan a los profesores y a los estudiantes nuevos canales de comunicación entre ellos y con la comunidad educativa, entornos virtuales de trabajo colaborativo, herramientas ofimáticas y la posibilidad de trabajar en la pizarra o en los portátiles con los infinitos recursos educativos multimedia de Internet.

Pero no basta con dotar las aulas de TIC. Para lograr su “buen uso” didáctico e impulsar la innovación educativa, es necesario ofrecer una adecuada formación y apoyo a los profesores, proporcionándole modelos didácticos de uso de las TIC que sean fáciles, eficaces y eficientes. El profesorado debe “ver” que las TIC facilitan su trabajo y que también facilitan los aprendizajes de los estudiantes.

Y es que efectivamente las investigaciones (ver http://www.pangea.org/dim/) indican que, “bien utilizadas”, las TIC facilitan la docencia, logran una alta motivación y participación de los estudiantes en las actividades de aprendizaje y facilitan la adquisición de algunas de las competencias básicas.

No obstante, estas mismas investigaciones una y otra vez nos indican que, pese a que los alumnos aprenden más, en general (porque en experiencias «de laboratorio» si se logran mejoras notables) no se observan mejoras significativas en los rendimientos académicos de los estudiantes, en sus calificaciones. ¿Cómo se explica esta paradoja?

En estos momentos desde el grupo de investigación DIM-UAB estamos realizando nuevos estudios en aulas con pizarra digital y también en aulas 2.0 (ver investigaciones en http://www.pangea.org/peremarques/) centradas en esta problemática y también en identificar las competencias básicas que se pueden trabajar mejor con el apoyo de las TIC.

Como punto de partida consideramos que lo que aprenden los estudiantes trabajando con las TIC, generalmente con actividades de aplicación y disponiendo de acceso a diversas fuentes de información, no es lo que luego se les pide en los exámenes, que siguen siendo los tradicionales exámenes memorísticos empecinados en evaluar la memoria de los alumnos en vez de valorar la adquisición de las competencias que hoy demanda la sociedad.

Es necesario cambiar la manera en la que evaluamos. Por supuesto hay que seguir cultivando la memoria y asegurar a cada estudiante una adecuada red mental de conocimientos, pero de forma progresiva acorde a la edad, pensamos que los estudiantes deberían poder afrontar los exámenes con libre acceso a diversas fuentes de información (libros, Internet…).

Y aún más. Además del cambio metodológico y en la evaluación, pensamos que no basta con maquillar el viejo curriculum con un “enfoque de competencias”. Debemos repensar los objetivos de la escuela a la luz de nuestro ideal humanístico y de las exigencias de la sociedad actual, y construir un nuevo curriculum para Primaria, ESO y Bachillerato. ¿Es que no vemos que la sociedad nos lo exige?